El Buscón

Anasagasti revela la confesión de un ministro de Franco: "El Rey es el responsable del 23-F"

   

Anasagasti (c), junto a Duran Lleida y Jokin Bildarratz, durante la presentación de su libro en Blanquerna.
Anasagasti (c), junto a Duran Lleida y Jokin Bildarratz, durante la presentación de su libro en Blanquerna. EFE

El senador del PNV Iñaki Anasagasti se apunta a la teoría de la conspiración sobre el 23-F. El portavoz peneuvista en la Cámara Alta presentó ayer en la librería Blanquerna de Madrid su libro Jarrones Chinos: del poder a la desubicación (editorial La esfera de los libros), en el que narra vivencias propias, anécdotas e historias relacionadas con los seis expresidentes del Gobierno desde la Transición: Arias Navarro, Adolfo Suárez, Calvo Soleto, Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

En uno de los pasajes de esta obra, de más de 400 páginas, el autor aporta su visión del papel que jugó el Rey en los meses previos a la intentona golpista. Y lo hace en base a la confesión que le hizo Antonio Carro, quien fuera último ministro de la Presidencia del franquismo y posterior diputado del PP en el Congreso durante cuatro legislaturas.

Según cuenta Anasagasti en el libro, de las conversaciones mantenidas con Carro, hombre del régimen, de la confianza del almirante Carrero Blanco y procurador en Cortes en la dictadura, recuerda especialmente una. Tuvo lugar durante una recepción en el Palacio Real un 24 de junio, onomástica de Juan Carlos I. "La culpa del 23-F la tiene el anfitrión de esta casa. Se pasaba hablando mal de Suárez y de los políticos a todas horas y le tomaron la palabra", le comentó Carro, según la versión del senador peneuvista. En otro momento de la publicación, el testimonio de aquel día atribuido al parlamentario de Alianza Popular dice lo siguiente: "El responsable del 23-F es éste [se refería al rey, que por allí andaba]. Hablaba tan mal a los militares de los políticos que creó el ambiente propicio".

Para Anasagasti, el Rey pasó por encima de Suárez y su ministro de Defensa, Rodríguez Sahagún, a fin de nombrar como segundo jefe del Estado Mayor a su antiguo preceptor y jefe de su Casa, el general Alfonso Armada, uno de los implicados en el golpe y que "no era más que aquel militar que se iba a presentar allí en el hemiciclo".

"Estar con el Rey en una audiencia puede significar escuchar hablar mal del anterior visitante", señala el senador peneuvista en su última publicación

El dirigente nacionalista refuerza su diagnóstico del "trabajo de cocina" en Zarzuela que precedió al 23-F con otro relato llamativo. Tiempo después de la dimisión de Suárez, Santiago Carrillo, "uno de los pocos, junto al PNV, que no participó en aquellos movimientos reconductores", le hizo un sarcástico comentario al entonces jefe de la Casa del Rey, general Sabino Fernández Campo. Y es que, según cuenta Anasagasti, con anterioridad, en el transcurso de una audiencia con el Rey, éste le había hecho saber a Carrillo su auténtica impaciencia porque entre todos consiguieran "librarle de una vez" de su todavía presidente del Gobierno. "Si eso me lo dijo a mí —comentaría Santiago Carrillo—, ¿qué no le diría a alguien como Miláns del Bosch?", escribe el senador peneuvista citando palabras del exlíder comunista. "Estar con el Rey en una audiencia puede significar escuchar hablar mal del anterior visitante", apostilla.

Denunciado ante la Justicia argentina

A diferencia de la obra de Pilar Urbano, La gran desmemoria. Lo que Suárez olvidó y el Rey prefiere olvidar, donde la periodista basa su tesis fundamentalmente en testimonios de personas ya fallecidas, Anasagasti pone sobre el tapete el nombre de uno de los ministros de Franco que todavía siguen con vida. Por si le quiere desmentir. De hecho, Carro, junto a Licinio de la Fuente, Antonio Barrera, José María Sánchez-Ventura y Alfonso Osorio, ha sido recientemente denunciado ante la Justicia argentina en la causa que se sigue contra los crímenes del franquismo. 

En la presentación del libro, Anasagasti se refirió a José María Aznar como el expresidente del Gobierno "que peor lleva lo de ser un jarrón chino". Por ello, se mostró convencido de que el presidente de FAES regresará al terreno de la política. Respecto a Zapatero, calificó su paso por La Moncloa como la "historia de una frustración". En el acto le acompañaron otros políticos nacionalistas como Josep Antoni Duran Lleida (CiU) y Jokin Bildarratz (PNV). 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba