El Buscón

Esperanza, a Estrasburgo: ¿Estrategia o chantaje?

        

Esperanza, a Estrasburgo: ¿Estrategia o chantaje?
Esperanza, a Estrasburgo: ¿Estrategia o chantaje? Efe

Enviar a Esperanza a Estrasburgo. La idea empieza a cundir. Y no sólo en Génova, donde ya circula con fruición. También se ha escuchado en Moncloa. Esperanza Aguirre puede recibir en los próximos meses una oferta para integrar las listas del PP en las elecciones europeas.

La presidenta del PP madrileño ya se ha manifestado contraria a esta posibilidad. En una declaración de pasillos rechazó esta misma semana tal sugerencia. Incluso puso rostro de sorpresa al ser preguntada.

Pero en Génova ya no es un secreto. Alguien diseña incluso una estrategia. Dolores de Cospedal dijo aquello de: "Aquí nadie está para hacer algo en lo que no crea". Sentencia disparada días después de las críticas varias e intensa efectuadas por la actual presidenta del PP madrileño a las subidas de impuestos del Gobierno. Aguirre recordó con insistencia su tradicional actitud sobre política fiscal (menos impuestos, más dinero en el bolsillo del contribuyente) tanto en su blog, como en declaraciones televisivas, radiofónicas, en Portugal y, por supuesto, en el seno mismo del partido. Confesó una discusión "bastante encendida" con Montoro al finalizar el Comité Ejecutivo. "A Montoro le gusta más subir los impuestos que a mí", se explayó la lideresa.

Alguien ha visto, sin embargo, una intención oculta tras este desparrame de rumores sobre el futuro europeo de Aguirre. Se trataría de una amenaza, un chantaje, una advertencia con la intención de aplacar la incontinencia declarativa de Aguirre. O silente en Madrid o a comer Foie en Estrasburgo. A saber.

Esperanza Aguirre dio un paso al costado en septiembre al renunciar a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Se retiraba de "la primera línea" de la política. Pero seguía al frente del partido en Madrid. Entró en la empresa privada en anunciado fichaje como cazatalentos. Tras unos meses de relativo silencio, Esperanza Aguirre, al hilo de los impuestos de Montoro, ha protagonizado una actividad declarativa intensa. Sus mensajes tienen más eco que el de cualquier otro miembro de su partido. Y si estos mensajes se centran en la crítica, el malestar en ciertos sectores del PP aumenta.

La sala de máquinas de los populares es consciente del nivel de afecto y adhesión que provoca Esperanza Aguirre entre amplísimas capas de la militancia y de los simpatizantes. Con Aguirre, pies de plomo, se escucha en Génova. Hasta 2016 no toca congreso del PP madrileño. Y nadie piensa en un congreso extraordinario. Estrasburgo, esa puede ser la solución. Esperanza Aguirre sería una magnífica candidata, por experiencia, perfil, idiomas, contactos. Mayor Oreja parece finiquitado aunque el ministro Cañete está en la lista de espera. El rumor sobre Aguirre a Europa ha dejado de serlo. Se estudia ya como algo más que una posibilidad. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba