El Buscón

A rey muerto, rey puesto: nadie se acordó de Juan Carlos I en el debate del estado de la nación

Juan Carlos I y Felipe VI durante un desfile militar.
Juan Carlos I y Felipe VI durante un desfile militar. EFE

Solían gritar ya desde las cortes medievales aquel lema de “El rey ha muerto, viva el rey”, o bien este otro de semejante y aparente contradicción: “El rey ha muerto, larga vida al rey”. Y, también, aquel más popular que dice “A rey muerto, rey puesto”. Todos venían a significar lo mismo: algo así como que cuando una persona se va de un sitio y la sustituyen rápidamente por otra, el sustituido cae en el más profundo de los olvidos.

Y eso es lo que le ha ocurrido al rey emérito rey Juan Carlos I: nadie se ha acordado de él en el larguísimo debate sobre el estado de la Nación que se ha desarrollado las dos últimas jornadas en Madrid. No es que no le hayan citado ni Rajoy ni Pedro Sánchez, que no lo hicieron, es que por no citarle ni le citaron los partidos netamente republicanos, como IU o la mayor parte del Grupo Mixto. Sólo el flamante candidato de IU, Alberto Garzón, lanzó al final de su discurso un “¡Salud y república!”.

En todo caso, se trata de un olvido muy curioso y significativo por muchas razones, pero fundamentalmente por dos, a saber:

Primera, porque todavía no ha pasado ni un año desde que Juan Carlos I abdicara en favor de su hijo Felipe de Borbón (actual Felipe VI), y con esta abdicación ponía fin o broche final a la transición política en España. Juan Carlos I era el último resto del franquismo, dado que fue colocado ahí precisamente por la mano del dictador, aun cuando le ratificaran las Cortes Constituyentes y su figura sea plenamente constitucional precisamente por la forma del Estado que consagra la Constitución Española que votamos en diciembre de 1978. Se quiera o no, la sucesión en la Corona ha significado, sin duda, el cierre de la transición.

Segunda, porque justo estos días en los que se ha celebrado el debate sobre el estado de la Nación se han cumplido exactamente 34 años desde que un teniente coronel de la Guardia Civil intentara -en compañía de otros- un golpe de Estado que de haber triunfado aquel 23-F hubiera llevado a este país a una senda muy distinta de la que siguió luego. Y hoy, en este 34 aniversario, aún permanecen sin desvelarse muchas interrogantes sobre aquel intento, tales como si Juan Carlos I tuvo conocimiento previo del golpe.

En cualquier caso, los diputados han hecho gala de una mala memoria selectiva y nadie, ni para bien ni para mal, ha citado al monarca emérito ni al que le sucedió. Quizás porque corren vientos republicanos y nadie quiere abrir un complicado melón. Quizás, simplemente, porque ya nadie cuenta con el rey.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba