El Buscón

César Luena, el alter ego de Pedro Sánchez, fue el auténtico ejecutor de Tomás Gómez

Pedro Sánchez y César Luena conversan en el Congreso de los Diputados en una foto de archivo.
Pedro Sánchez y César Luena conversan en el Congreso de los Diputados en una foto de archivo. EFE

El golpe de timón contra Tomás Gómez como secretario general del PSM tiene un nombre propio, y no es, precisamente, el de Pedro Sánchez: el creador, gestor y ejecutor del golpe fue el secretario federal de Organización del PSOE, César Luena, un hombre que llevaba preparando la liquidación de Gómez desde meses atrás, antes de finales de año. Si no se hizo entonces fue porque Sánchez no se atrevió a entrar a hierro y fuego en la organización de Madrid, la más compleja y delicada del Partido Socialista.

Sin embargo, según han confirmado a este Buscón fuentes socialistas, Sánchez dio su visto bueno al plan pergeñado por Luena tras hablar con Pérez Rubalcaba -que le transmitió también el apoyo de Felipe González, que se encontraba al tanto-, y después de cerciorarse de que el resto de los secretarios regionales -es decir, los barones socialistas en las autonomías- no iban a levantarse contra esta acción. Sánchez tuvo especial cuidado en buscarse el apoyo de la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, quien ya había sido previamente convencida por el propio Felipe González de la necesidad de dar este golpe en Madrid.

Hay que destacar que González fue también el que convenció a Díaz para romper con Izquierda Unidad y convocar elecciones anticipadas a la Junta de Andalucía. La convenció en varias reuniones que ambos mantuvieron en la finca que González posee en Extremadura.

Pero, en todo caso, el auténtico cerebro de la operación contra Gómez en Madrid, así como el único brazo ejecutor fue César Luena, un hombre que de eso de cortar cabezas sabe mucho, y que está preparándolo todo para que Sánchez gane unas hipotéticas primarias y sea el candidato socialista a la Moncloa.

De Luena es también obra el segundo golpe de efecto que Sánchez ha conseguido en estos dos primeros meses del año: la cumbre de los líderes socialistas europeos recientemente celebrada en Madrid. Abrir al lado de Felipe González y luego hablar en un inglés muy fluido fue sin duda un golpe de efecto, porque, aunque la cumbre socialdemócrata en sí misma tuvo un contenido escaso, ha significado un espaldarazo para Sánchez en la consolidación de su liderazgo.

El cerebro gris de todo, es decir, Luena (Bobadilla, La Rioja, 1980), sabe mucho de estas cosas, porque ya llegó al federal suficientemente experimentado como secretario de Organización de Juventudes Socialistas de España entre 2007 y 2012, y aquello sí que era para tener mano dura y usar constantemente el lático, o, lo que es lo mismo, el Reglamento para mayor gloria del aparato. Luego fue secretario general del PSOE de La Rioja entre 2012 y su nombramiento en 2014 como el alter ego de Pedro Sánchez. Un nombre, el de Luena, para tener en cuenta en próximas operaciones internas de Sánchez.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba