El Buscón

Piezas separadas para el ‘caso Nelson’ de Ausbanc y Manos Limpias

          

Luis Pineda.
Luis Pineda. EFE

Ni por la fiesta de San Nelson, ni por el almirante. La 'Operación Nelson', que terminó con la detención de Luis Pineda y Miguel Bernad, recibe su nombre por el abogado William Nelson que fue uno de los inspiradores del nacimiento de Panamá. Este abogado, vinculado a Wall Street consideraba que la viabilidad del país debía estar relacionada con la creación de un paraíso fiscal con posibilidades infinitas para crear sociedades off shore. Los investigadores comprobaron, también después de que algunos medios lo publicaran, que la abogada Virginia López-Negrete tenía un despacho en una conocida zona de negocios especializados en la capital.

También temían que Luis Pineda pudiera fugarse a ese país y desde allí realizar el control de sus inversiones. Tras esas premisas eligieron el nombre de Nelson por temor a que el presidente de Ausbanc terminara en Panamá. Ahora, una vez que se ha levantado el secreto del sumario de gran parte del caso, se ha podido comprobar que hay muchas pruebas documentales de los presuntos delitos de los dos detenidos. “Lo escribían casi  todo en correos”, ha señalado una persona que sigue las investigaciones.

Sólo estas comunicaciones sirven ya -señalan fuentes de la investigación- para mantener a los detenidos en prisión. También queda claro en estos documentos la relevancia de Luis Suárez Jordana de Pozas en la organización. Una de las conclusiones del equipo que trabaja en el caso es que desde principios del año 2013 Luis Pineda, presidente de Ausbanc, hizo una OPA amigable a Manos Limpias y la manejaba a su antojo. Se convirtió en el poder intelectual y decisorio frente a un Miguel Bernad siempre acosado por la falta de fondos para dar de comer a su metralleta de denuncias en todos los sectores.

Fuentes que conocen la investigación señalan que existen tal cantidad pruebas  incriminatorias contra Bernad y Pineda que es muy difícil que puedan sortear los dos años de cárcel preventiva que prevé la ley

Bernad recibía de Ausbanc un fijo de 1.500 euros para mantenimiento de la sede a la que se sumaba otros dos mil euros que aportaba Lorenzo González Díaz, responsable de una empresa de seguridad que quería salir de la crisis con la ayuda de Manos Limpias. Fuentes que conocen la investigación señalan que existen tal cantidad de correos y pruebas  incriminatorias contra Bernad y Pineda que es muy difícil que puedan sortear los dos años de cárcel preventiva que prevé la ley.

Además de los testigos cercanos a Bernad y Ausbanc que han facilitado información importante a la Policía, hay muchas personas que se han acercado motu proprio a declarar. En algunos casos lo hicieron para evitar ser imputados porque ocupaban cargos importantes en el organigrama de Manos Limpias, aunque no participaban en la gestión del sindicato que, como se ha dicho en varias ocasiones, no reunía a sus cargos directivos. Los investigadores no dan crédito a la declaración de Javier Castro en las que señalaba que Bernad se encontraba en una situación anímica muy mala porque alguien había enviado unas fotografías a su casa en las que insinuaba una relación con la abogada Virginia López-Negrete. 

Personas que conocen la investigación creen seguro que el juez decidirá abrir alguna pieza separada porque hay documentación y correos, como del conocido 'Caso Molinos' de Muel, Zaragoza, que hace aconsejable esta medida. Uno de los abogados César Ciriano, que defendía a Carmelo Audef, estaría utilizando a Manos Limpias para intentar retrasar el procedimiento. Querían que Miguel Bernad interpusiese una querella contra el instructor judicial que tenía como objetivo cercenar la tramitación para que no se celebrase el juicio. Finalmente, el juicio ha tenido lugar y se esperan fuertes penas de prisión para los acusados.

También continúan las investigaciones para determinar por qué aquellas personas que han sido defendidas por el abogado Martel, entre ellas Miguel Tejeiro en el caso Noos, han logrado que Manos Limpias rebajase la petición de diez años a cero. Asimismo, hay otro aspecto que podría suponer otra pieza y es la relación del empresario de seguridad Lorenzo González Díaz con Bernad. El contacto entre ambos era muy intenso y ambos personajes mantuvieron reuniones con el llamado 'pequeño Nicolás' asunto que aún sigue en los juzgados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba