El Buscón

Máquinas expendedoras en lugar de camareros en la Asamblea de Madrid

   

Arturo Fernández dice que estaba harto de perder dinero en muchos de sus restaurantes y ha optado por cerrarlos. Además de trabajadores en la calle ha dejado sin comedor a muchos madrileños.

El cierre más llamativo ha sido el de la cafetería de la Asamblea de Madrid. Fue en julio y los órganos de Gobierno de la Cámara se han topado con las normas. Hicieron un intento de poner un catering provisional invitando a ocho empresas a un concurso restringido. De las ocho se presentaron dos, que no cumplían los requisitos marcados por la Ley. Este jueves comenzó el periodo de sesiones sin restaurante y con los trabajadores protestando en la calle, mientras sus señorías debatían sobre el estado de la región.

La alternativa ha sido instalar unas máquinas de bebidas, café y bocadillos en el espacio de la cafetería para que diputados y trabajadores puedan reponer fuerzas. El jueves, Gobierno regional, parlamentarios, empleados y prensa consumían de las máquinas.

Un diputado de IU llegó a proponer en la Mesa, órgano de Gobierno de la Cámara, un microondas para que parlamentarios y empleados pudieran comer caliente. Pero finalmente se han instalado unas máquinas de vending que ya trabajan a destajo.

Claro que no todos los diputados están de acuerdo en esta medida. Gregorio Gordo, portavoz de IU, calificó de “auténtica vergüenza” que se hayan instalado esas máquinas expendedoras de comida y bebida para sustituir el servicio de la cafetería. Ha pedido que se tomen acciones legales contra Arturo Fernández por incumplimiento de contrato. El diputado estuvo en la concentración de los trabajadores que protestaron en la calle por el cierre.

Los 16 empleados serán posiblemente contratados por el próximo gestor, pues es obligatorio. Pero, según algunos técnicos contactados por este buscón, a ninguna empresa le salen las cuentas del concurso de la Asamblea de Madrid con ese número de empleados y los precios subvencionados.

Los diputados y empleados estarán sin café y sin comer en la Cámara mucho tiempo, pues la convocatoria de un concurso público, las plicas, la adjudicación, los recursos, etc… tardarán meses. “Hasta Navidad nada. Estaremos sin café pero lo peor son los empleados que están sin trabajo”, decía ayer a este Buscón un conocido diputado popular.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba