El Buscón

Carromero ‘returns’: sus partidarios se movilizan para asaltar Nuevas Generaciones

          

Ángel María Carromero, en un mitin del PP de Madrid.
Ángel María Carromero, en un mitin del PP de Madrid.

Antes de saltar a la fama este verano por su desgraciado accidente en Cuba, Ángel María Carromero combinaba su cargo de asesor en el Ayuntamiento de la capital con la vicesecretaría general de Nuevas Generaciones de Madrid. A la sombra del presidente de esta federación, el aguirrista y diputado por Ávila Pablo Casado, en todos los mentideros del PP madrileño se comentaba  que Carromero ambicionaba presentarse, cuando le llegase el turno, al puesto que Casado ocupa desde 2005. Pero el fatídico asunto del coche estrellado en Bayamo, en la parte oriental de la isla, y la muerte de los disidentes anticastristas Osvaldo Payá y Harold Cepero trastocó completamente los planes del cachorro popular,  quien, tras años esforzándose por superar su timidez y mejorar su oratoria, ya daba rienda suelta a su verbo en público y hasta recibía cometidos difíciles de Génova. Como el del funesto accidente.

En espera de ser indultado por las autoridades cubanas por la condena de cuatro años de privación de libertad por homicidio imprudente, ya todos saben que Carromero, de 27 años, partió a Cuba dejando un buen cogollo de carromeristas en puestos clave de las Nuevas Generaciones madrileñas. Y que ha creado un cisma, algo impensable durante el periodo de Casado, joven dirigente, promesa de hecho y liberal hasta la médula que ha conseguido en estos siete años gestionar la rama lechal del PP sin fisuras ni fracturas, según relatan varios militantes consultados.

Los carromeristas han abierto una grieta insospechada en el joven aparato aguirrista, hasta el punto de que estos días tienen lugar reuniones entre las cúpulas de distritos y municipios de la Comunidad para calibrar las fuerzas. Así, los seguidores del todavía preso en Cuba manejan los hilos de la organización en distritos importantes de la capital como Salamanca, Chamartín y Moncloa, el último dirigido por Víctor Pampliega, persona de confianza de Carromero.

En principio, apuntan algunos afiliados, no debería de peligrar la mayoría oficialista. No obstante, los carromeristas se reúnen este fin de semana en alguna parte de la capital y eso ha inquietado a no pocos, que temen que el posible salto a la arena nacional de Pablo Casado deje un hueco copado por los partidarios de Carromero. La paradoja de todo esto es que el propio Carromero, que podría ser repatriado en los próximos días según ha transmitido el Gobierno cubano al Ministerio de Exteriores, probablemente sea ajeno al desencadenante de esta gresca interna. ¿O quizá no lo es?


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba