El Buscón

Susana Díaz mandó al paro a unos 200 cargos de IU Andalucía

La ruptura del acuerdo de Gobierno en Andalucía le ha salido caro a IU.
La ruptura del acuerdo de Gobierno en Andalucía le ha salido caro a IU. EFE

Todas las rupturas traen cola, pero algunas más que otras; y no dejan sólo secuelas psicológicas, sino monetarias, desde luego. Por ejemplo, el ‘divorcio’ entre la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, y la Izquierda Unida andaluza ha tenido un alto coste para esta última formación política, que va a pagar todos los platos rotos.

Primero, porque al salir del Gobierno andaluz, IU pierde poder político, es obvio, pero eso –junto al efecto Podemos- va a tener un claro coste electoral en los próximos comicios autonómicos del 22 de marzo: IU puede bajar en votos y escaños, lo que sería terrible para la coalición de izquierdas.

Segundo, porque con la salida del Gobierno se calcula que se han quedado en la calle unos 200 militantes de IU Andalucía entre consejeros, directores generales, asesores, etcétera y etcétera. Todos ellos se han ido al paro, por lo que el malestar entre los dirigentes regionales es máximo, sobre todo si tenemos en cuenta que Susana Díaz ya ha dicho que, pase lo que pase, no piensa reeditar ningún tipo de pacto con IU tras las elecciones de marzo. En Andalucía, precisamente, no sobra el trabajo, y mucho menos para políticos de fuerzas pequeñas.

Y, en fin, tercero, porque si bajan los votos y escaños en los comicios del 22M, obviamente van a bajar también las subvenciones oficiales que IU Andalucía recibe del Estado y del Parlamento autonómico. Es una sencilla regla: a menos diputados, menos dinero.

Lo dicho, que los divorcios, aunque sean los políticos, traen muchos quebraderos de cabeza y muchos recortes para el bolsillo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba