El Buscón

El cabreo del alcalde berlinés con Botella por la chapucera recepción municipal

               

Botella con el alcalde berlinés, Klaus Wowereit, ayer por la mañana.
Botella con el alcalde berlinés, Klaus Wowereit, ayer por la mañana. EFE

Participó este viernes por la mañana el alcalde de Berlín, el socialdemócrata Klaus Wowereit, en un par de actos en Madrid. Berlín y Madrid, dos capitales con tres y pico millones de habitantes por cabeza, llevan 25 años hermanadas, y este viernes tocaba conmemorarlo por todo lo alto: primero un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum y luego un acto protocolario en los jardines de Cecilio Rodríguez, en el Retiro. El primer evento, en un hotel, salió bien, pese a que no acudieron tantas figuras como la alcaldesa Ana Botella hubiera deseado (Arturo Fernández, el embajador alemán, Álvarez del Manzano…); el segundo acto fue, en cambio, “una chapuza”, según varios de los (escasos) asistentes.

“La delegación berlinesa se ha marchado con cara de pocos amigos”, de acuerdo con estas fuentes. Algo no sucedió como se esperaba en la organización municipal, porque al emblemático parque en el que tuvo lugar el 25º aniversario apenas fueron una veintena de invitados. “Éramos más concejales de la oposición que del equipo de Gobierno”, cuenta un edil que no es del PP. Bajo un sol de justicia aunque con la protección de la masa arbórea, el Consistorio, anfitrión, no es que estuviera a la altura de una celebración nada baladí, el hermanamiento político con la capital del país de las huestes de Angela Merkel, lamenta la oposición.

“La organización fue un desastre, una oportunidad perdida. El Ayuntamiento podía haber aprovechado la ocasión para dar más bombo a un encuentro que realmente puede servir para favorecer la economía, especialmente en el lado empresarial. O en vender la ‘marca Madrid’. O incluso en vender los Juegos de 2020”.

Al parecer, también hubo un fallo en el área de comunicación municipal, desde la que se enviaron dos convocatorias que cruzaban datos de los actos sin ton ni son. “Cuando tu turismo está bajando, no es de recibo dar un perfil tan bajo a un hermanamiento con Berlín”, apunta otro concejal que estuvo por el parque y que tampoco es de la bancada popular.

Dicen que Wowereit fue uno de los que más se molestó, aunque no se notó demasiado cuando le tocó hablar. De hecho, cuando fue preguntado por el papel de Merkel en la crisis respondió que los alemanes deben "comportarse en ese proceso de la manera más sensible posible para no alimentar ese tópico de que los alemanes quieren imponer las cosas". Pero luego, eso sí, se puso el armazón de káiser: “Los españoles tienen que comprender que si se presta ayuda no tiene que ser percibida como una ayuda sin límites”.  


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba