El Buscón

Ruiz-Gallardón tantea marcharse al extranjero para disfrutar de un año sabático

El exministro presume de haber hecho de la administración de Justicia una de las más ágiles de la Unión Europea.

El exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón.
El exministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón. Gtres

El exministro de Justicia se fijó el mes de enero como fecha tope para decidir sobre su futuro profesional y ahora no descarta poner pies en polvorosa y marcharse al extranjero, pero no precisamente para trabajar, sino para disfrutar de un año sabático. En todo caso, lo que más asombra a quien ha tenido estas últimas semanas oportunidad de hablar largo y tendido con Alberto Ruiz-Gallardón es el aplomo con el que defiende que, gracias a su tarea de Gobierno, la Justicia española es una de las más rápidas y eficaces de toda la Unión Europea.

Así se lo espetó el extitular de Justicia hace dos semanas a un antiguo alto cargo del PP en un céntrico restaurante de Madrid: “Mariano [Rajoy] puede decir lo que quiera de mi gestión, me da igual, pero lo que ninguno de mis excompañeros de Gobierno puede rebatirme es que he dejado en herencia una de las administraciones de Justicia más ágiles de la UE”. El testimonio no tendría mayor importancia si no fuera porque es el mismo que Ruiz-Gallardón ha pregonado también delante de un conocido barón autonómico con el que conserva cierta amistad. El interesado extrajo la conclusión después de almorzar en Madrid con el exministro de que está realmente convencido de lo que dice e, incluso, piensa plasmarlo en un libro de memorias.

El ejercicio de autoestima del extitular de Justicia contrasta con el intenso vacío que se le ha hecho por parte de la mayoría de los ministros y de los dirigentes del PP con los que tuvo trato, desde que el pasado septiembre abandonó el cargo. Desleal es el calificativo más suave que algunos de ellos le regalan, después de comprobar, algo que ya ha padecido Rafael Catalá, la casa patas arriba que ha dejado en herencia en el viejo caserón de la calle San Bernardo. Buena parte del Gobierno comparte que, en realidad, la polémica reforma de la ley del Aborto, finalmente bloqueada, fue la que contribuyó a eclipsar la penosa gestión de Ruiz-Gallardóny la responsabilidad que contrajo al haber dejado la mayoría de las reformas legislativas a medio hacer.

Las fantasmadas del exministro

Así ha pasado con la ley Orgánica del Poder Judicial, destinada a acabar con los llamados ‘jueces estrella’, con la ley de Enjuiciamiento Criminal o con la reordenación del mapa judicial que se perseguía con la nueva ley de Demarcación y Planta, sin olvidar la prometida reforma de la jurisdicción contencioso-administrativa o el nuevo Código Mercantil. Para mayor desastre, su sucesor se ha encontrado con la mayoría de las asociaciones de jueces, magistrados, fiscales, secretarios judiciales… en pie de guerra por el retraso de las reformas y también por la situación de bloqueo que se vive en numerosos juzgados de toda España.

Casi nadie se acuerda de Ruiz-Gallardón en el Gobierno, si no es para desear tenerle lo más lejos posible. Además, las versiones que el propio exministro ha ido difundiendo de forma selectiva sobre sus posibilidades de volver al primer plano de la política si las elecciones de mayo rompen la espinilla a Mariano Rajoy, solo se interpretan como una fantasmada más de quien no se resigna a soportar que nadie de los que él considera importantes le llame por teléfono, ni siquiera para felicitarle las Navidades.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba