El Buscón

Barriocanal, en el punto de mira de algunos obispos de la Conferencia Episcopal

.

Fernando Giménez Barriocanal podría tener las horas contadas como presidente de la cadena Cope. Soplan vientos de apertura en la Conferencia Episcopal, que pueden convertirse en huracán capaz de llevarse por delante al hombre que, por encima de cargos concretos, se ocupa de las cuentas de los obispos. Hasta ahora, el mencionado parecía tener el sillón asegurado ad infinitum. Sin embargo, a este Buscón travieso le cuentan que algunos prelados no están contentos con la gestión del hombre fuerte y silente de la emisora. Entre otras cosas, a determinados miembros de la curia no les ha hecho demasiada gracia que se hayan conocido algunas actitudes de Barriocanal en relación al ex de la Cope José Antonio Abellán. Por todo ello, no son pocas voces las que intentan convencer a Ricardo Blázquez de que cambie al presidente de su radio.   

Considerado un moderado, el flamante presidente de la Conferencia Episcopal no es muy amigo, a priori, de acometer cambios nada más llegar al puesto. Pero algunos obispos cercanos a él sí quieren dar un golpe de timón y sustituir ya al ultra Barriocanal, que, a su juicio, ha aglutinado más importancia de la que merece. La cercanía de éste a los kikos, seguidores del Camino Neocatecumenal dirigido por Kiko Argüello, tampoco estaría bien vista por algunos, sobre todo en estos tiempos en que parece que desde Roma, con el jesuita Papa Francisco, hay otra visión sobre estos movimientos (kikos, Opus Dei, Legionarios de Cristo) que alcanzaron bastante influencia, demasiada para ciertos prelados, en la recién concluida etapa de Antonio María Rouco Varela como presidente de la Conferencia Episcopal.

Comportamiento nada católico

Para muchos, Barriocanal era una suerte de contable de Rouco, pero más conservador que Rouco si cabe. Su cercanía al arzobispo de Madrid puede costarle el puesto, según susurran varias voces en esta capital del poder y los negocios. Tampoco ayuda su perfil bajo, con pocas y nada espectaculares apariciones públicas, como si le tuviera miedo al micrófono y a las cámaras, algo llamativo y poco adecuado, por no decir surrealista, en quien pilota un medio de comunicación. Como ya se ha dicho, a algunos en la Iglesia española les parece que determinados comportamientos respecto a periodistas no casan, en absoluto, con los principios del catolicismo. Antes al contrario. Por ejemplo, hay prelados que han sentido escalofríos al ver las denuncias que hizo recientemente el mencionado Abellán. En un post en su blog "La verdad os hará libres" ya recogido por Vozópuli, el exlocutor de la Cope denunciaba una forma de actuar de Barriocanal que no suena precisamente edificante

Abellán acusó al cuestionado Barrionacal de actuar como un 'capo' de la mafia siciliana

En ese artículo Abellán denunció que, una vez que fue despedido de la Cope, hubo presiones por parte de los directivos de la cadena a otros grupos de comunicación para silenciar la voz del periodista. Silenciar a periodistas incómodos es la gran especialidad de Giménez Barriocanal, un tipo muy poco o nada amigo de la libertad de expresión. Hombre básicamente gris y huidizo, con aspecto un tanto enclenque y muy bueno con los números, según dicen quienes han tratado con él. Merece la pena, a juicio de este Buscón nada amigo de censuras ni mordazas ni cilicios, recordar el último párrafo del relato: "Fernando Giménez Barriocanal, el segundo de la Iglesia española, (Presidente de COPE y Vice-Secretario de la Conferencia Episcopal) se ha comportado en esta historia como un capo de la mafia siciliana"


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba