Blogomaquia

No a los recortes

Están que trinan. Andan muy enfadados. Y enfadad@s. Todo por la nueva ley que se avecina. Sin embargo, entre tantas protestas y huelgas se olvida, el pormenor de que la LOMCE es la vieja LOGSE, habida cuenta de que aquélla seguirá siendo lo que fue la LOGSE: un canto a la incultura, una oda a la ignorancia, un himno a esa enorme, descomunal, monstruosa estupidez instituida en España desde hace más de 20 años. Y digo esto porque laLey Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa o LOMCE  no varía en lo esencial, y salvo en algunos puntos, el andamiaje de la Ley Orgánica General del Sistema Educativo  o LOGSE, causante del estrangulamiento académico y de los pésimos resultados anuales de nuestros alumnos en el ranking nacional e internacional.

Los ideales de la clase política

Mientras grupos del PSOE llevan décadas predicando la beneficencia de la educación y favoreciendo al mismo tiempo al sector privado con ese invento suyo de “la concertada”, las organizaciones del PP no han ido mucho más lejos. De hecho, aceptan el lema  de que la verdadera enseñanza, la de calidad, está reservada al ámbito particular. Por tanto, fuera de los centros públicos.

Lo curioso es que ambas formaciones manifiestan otras directrices igualmente comunes: no desmontan jamás el chiringuito de la submediocridad, rara vez sobresalen en cortar de raíz la sangría de los miles de “ciudadasnos” que salen cada año de la Secundaria, en ningún momento despuntan por desbaratar la torticera elección de un profesorado (universitario y no universitario) deficiente, ideologizado y mal preparado…

Y pasan los días, los meses, los años, y todo continúa igual. ¡¡¡No existe intención de cambio ni plan alguno -se llame “LOGSE”, “LOE” o “LOMCE”- que rectifique los errores y montañas de abusos cometidos en nombre de los sublimes ideales educativos!!! ¿Y por qué ese inmovilismo? Para unos la educación es, sin quizá, el último icono-fetiche que les queda de su ideario de “emancipación” (sic), para otros constituye el medio liberal (sic) de crear un “Estado II” con subvenciones, ayudas y servicios procedentes de ese “Estado I” que desatienden. Y no solo eso. Para la élite socialista, ajena a la neutralidad de la laicidad, siempre resulta fundamental propagar en todos los centros de enseñanza, y por imperativo legal, los mandamientos progresistas de su catecismo político, mientras que para la élite conservadora, ajena asimismo a la neutralidad de la laicidad, es prioritario regresar, también  por imperativo legal, al decálogo espiritual del catecismo católico. 

En cualquier caso, los partidos dominantes han confundido durante lustros “educación” con “politización”. Y, al no alejarse de los canchales de las ideologías, imposibilitan la preparación y promoción de los sectores más deprimidos de nuestra sociedad.

En el país de las maravillas

Para remate y complicar más la situación de la enseñanza, en el preámbulo de la LOGSE se defendió que el paradigma de la educación debía estar en sintonía con las líneas de descentralización autonómica. La invención de los reinos de las autonomías, sancionado por la Constitución postfranquista, conllevaba el hecho implícito de poner en marcha heráldicas y poemarios cantonales propios.Dicho de otra manera: la consolidación de las autonomías implicó aceptar en el ámbito de la enseñanza la pérdida de conocimientos “objetivos” en historia, en literatura, geografía, lengua, anatomía… para así poder divulgar (y hacer memorizar a los alumnos) crónicas de caballeros y las glorias alcanforadas del pasado.

Por nostalgias románticas pasó que a la relajación de los criterios de verdad le sobrevino el ascenso nacionalista de los relatos autonómicos, lo cuales, pese a ser tan reaccionarios como antimodernos, fueron convertidos en fuente absoluta de certeza, en paradigma inamovible de sabiduría. Así, por ejemplo, en un libro de texto de Filosofía de 1º de Bachillerato podemos leer el siguiente pasaje:

“el médico vasco Etxverry se dio cuenta de que muchos vascos no tenían la proteína conocida como RH en la sangre. Basándose en eso, sacó la hipótesis de que el euskaldún fue el primer pueblo que vivió en Europa”.1

En este fragmento no hay criterios nítidos que permitan definir al vasco. ¿Un vasco lo es por ser de 1ª generación o necesita disfrutar de 8 generaciones? Tampoco en el fragmento aludido se dice cuántos son esos “muchos” vascos o cómo se elaboró la muestra estadística, y si ésta llegó a incluir a sujetos “no vascos”. Menos aún es explicado el modo en que se investigó experimentalmente el citado RH. Y puesto  que los enunciados son intencionadamente vagos e indefinidos, o sea, frontalmente contrarios al lenguaje de cualquier proposición científica, incurren en un burdo error inductivo: de unos cuantos sujetos se afirma que fueron los primeros en poblar Europa. Y, lo que es peor, a sabiendas de que este chauvinismo es una quimera surgida de imaginaciones calenturientas, no obstante constituye la base obligada de estudio para los discentes de 16 y 17 años.

Y semejantes a estas necedades hay otras que, por cientos, circulan en los miles de recintos escolares de las distintas regiones de España. No me cabe duda de que “mientras los leones, -cuenta un proverbio nigeriano-, no tengan sus propios historiadores, las leyendas de caza siempre glorificarán al cazador”. Y los cazadores nacionalistas se han dedicado y dedican a engañar sobre geografía, medio ambiente, fauna, historia, biología…,  gozando de una inimaginable impunidad.

Soluciones

La falta de estudio en las aulas cierra las puertas del conocimiento. Y provoca falta de estudio. La carencia y laxitud de contenidos científicos favorece, a niveles insospechados, el arraigo del analfabetismo, amén de la intolerancia, dentro y fuera de las clases.

Por otra parte, la ideologización de nuestra clase política destroza una y otra vez el postulado de laicidad del Estado. Y dado que a las formaciones políticas les mueve el ideal de cercenar el acceso a las fuentes de la información hasta estimular el cierre social a amplios sectores de la sociedad, me pregunto: ¿por qué poner vallas al conocimiento, por qué impedir su divulgación?

La solución pasa por oponerse a la infame ideologización de la cultura, a la planificación de la ignorancia que consolidan los neobárbaros de nuestras élites políticas.

Así que no, no a los recortes.

1 Filosofía de 1ª de Bachillerato, editorial Gaiak, citado por José Díaz Herrera José & Isabel Durán en ETA, el saqueo de Euskadi, Planeta, Barcelona, 2002, p. 297.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba