Blogomaquia

El guión de la mala Educación, y suma y sigue

Políticos de postín que hasta fechas muy recientes dirigían los destinos de este país han estado llevando a sus hijos  lejos de cualquier centro público. Así sabemos que los vástagos de José Blanco estudian en el Instituto Británico, los de M. A. Moratinos acudían al Liceo Francés, los retoños de J. Montilla al Colegio Alemán, los de M. Marín cursaron estudios en el Liceo Europeo… Y la lista continúa y continúa. Ahora bien, en medio de estas incoherencias entre lo que  los señoritos del puño y la rosa dicen y no hacen, aparece el Sr. Mario Bedera, quien en una entrevista a Magisnet, publicada el 29 de febrero de 2012, nos canta la milonga  de que nuestro sistema educativo “es durísimo”. Y agrega que “no dejamos pasar a los chicos”, tal es el nivel de exigencia. Lo cual es cuando menos una burla al sentido común, pues el guión de la mala Educación que a pies juntillas se sigue en España gira en torno a un sentido miserable de la “igualdad”, es decir, al “igual da” escolar.

Rescato las declaraciones de M. Bedera,  actual portavoz del PSOE en el Congreso, por el hecho de que tienen eco mediático, amén de un alto valor institucional. Y además de que este personaje público se aferra aún a la distopía  de su grupo parlamentario, este político justifica los pésimos resultados académicos de España al afirmar  que “con Pisa en la mano nos dimos cuenta de que nuestros resultados están en la media exacta de la OCDE […]. Por eso nos dice la OCDE que somos el país más equitativo junto con Finlandia”.

Traduciendo tanta sofistería a román paladino: para este ex Secretario de Estado de Educación fracasar no constituye un demérito, sino un ejemplo de justicia natural –eso es lo que significa  la palabra “equidad”-  y, además, lo subraya Bedera por la vía torticera, “somos el país más equitativo junto Finlandia”, que, para quien no lo sepa, es la nación que obtiene los mejores resultados académicos en todo el ámbito internacional.

Los herederos de Nietzsche

Entre la LOGSE y la LOE el Partido Popular elaboró la LOCE, proyecto que no pasó del papel, pues no llegó a estrenarse, pese a la mayoría absoluta que disfrutó este partido político. ¿Y por qué tanta inmovilidad, por qué tanto reparo a cambiar lo que no funciona? Claude Michéa hubiese contestado con esta perla extraída de  su libro La escuela de la ignorancia y sus condiciones modernas (1999): “los actuales progresos de la ignorancia, lejos de ser el producto de una deplorable disfunción de nuestra sociedad, se han convertido en una condición necesaria para su propia expansión”.

Un detalle más. Si de la mano del PSOE se prohibió durante lustros variar el modelo educativo, el pecado capital del PP ha consistido en sumirse en la inercia, en no hacer cosas, tal es el apego que siente por el orden, tan grande es el horror que le causan las corrientes de aire. Además, la gente del PP (que profesa un culto pagano a la (re) creación individual) se ampara en la idea nietzscheana de que las personas poseen por sí mismas fuerza e iniciativa capaces de romper el armazón de cualquier circunstancia y de alcanzar las cumbres de cualquier meta. Lo cual es falso porque, en primer lugar, “yo soy yo y mis circunstancias”, nos decía Don José Ortega y Gasset, y, en segundo término,  los señoritos del cielo y la gaviota llevan a sus hijos metidos en la mochila de sus circunstancias, o sea, a colegios y a universidades “privados” cuyo pago les garantiza a priori el éxito académico de sus retoños, amén de que éstos, aunque sean “torpecicos”, conseguirán, vía talonario, titulaciones de pompa y boato, muy cotizadas en las autopistas del éxito laboral. Ergo, y  salvo leves variaciones de maquillaje, el PP, igual que en el pasado,  no va a demoler el edificio educativo que desde hace más de 20 años segrega y castiga a la inmensa mayoría social a la ignorancia.

Entretanto el esperpento

Una profesora de Educación infantil de una escuela de Escaldes-Engordan ha sido despedida porque unos niños de 4 años que daban muestras de destreza intelectual se salían del espacio “equitativo junto con Finlandia”. De lo que se deduce, lo apuntó Ireneo de Lyon, que “la corrupción de lo óptimo genera lo pésimo”.

Hechos: los citados niños, informa el Periòdic d’Andorra, ya saben leer, aprenden a escribir, a sumar, a restar… con su querida “Señorita”. La dirección del centro que se mueve bajo el lema “tijeras, que no conocimientos”, pidió a la profesora que pusiese fin a sus malas prácticas y que regresase a España. Es más, el equipo directivo, apoyado por la inspección catalana, resolvía echar de la escuela a la maestra, dado que a sus ojos “esta hereje” no se circunscribía a los santos criterios mínimos de la LOE. Mientras, los padres (que no entienden que se penalice por enseñar más) elevaron sus quejas a la embajada de España en Andorra y de forma temporal han logrado detener la quema de brujas, visto el impacto que ha generado la noticia entre los medios de comunicación. Eso sí, lo que no saben éstos es que de manera diaria al docente que se sale de la ruindad académica, simbólica y administrativamente se le corta la cabeza como sucedía en el cuento que escribió un profesor de matemáticas, titulado Alicia en el país de las Maravillas.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba