Blogomaquia

A cuestas con la enseñanza

Se avecinan, en fechas próximas, días de protesta, de reclamaciones, de huelgas. El motivo de éstas resulta claro: las condiciones de trabajo en los centros de enseñanza llevan hace bastantes años rigiéndose por las leyes de la desesperanza y del desahucio cultural. Y, desde hace más de un lustro, también por los principios de la crisis económica gracias al descubrimiento de la todopoderosa túrmix, recién bautizada “neoliberal”, del “barato-barato”.

Y mientras los profesionales de la Sanidad, Justicia y Educación sufren los efectos de la precariedad, usted nunca verá a nuestras camarillas (en el poder o en la oposición, nacionales o autonómicas) recortar sus honorarios y sus pagas en idéntica proporción que a la ciudadanía. ¡¡¡Y tampoco las verá trabajar más horas semanales por bastante menos salario!!! Al fin y al cabo, el “sacrificio” es cosa de otros, es decir, una solución que se ordena a golpe de legislación cirujana para los demás y, en consecuencia, nunca afecta a quienes se erigen altos dignatarios del "Pueblo".

El modelo de enseñanza

Igual que don Quijote explicaba que un cuerpo “partido por medio” podía a través del bálsamo de Fierabrás quedar “más sano que una manzana”, nuestras élites dirigentes de ayer y de hoy, y amigas del laissez-faire, siguen codiciando que el alumnado español dé un salto alquímico capaz de conseguir conocimientos desde el no conocimiento, y democracia a partir de hábitos violentos y disruptivos. Sin embargo, ¿este es el modelo de enseñanza que de verdad queremos proteger?

Tal asunto constituye una de las cuestiones cardinales tratadas en los manifiestos e idearios de los sindicatos minoritarios, como CGT, CNT, Sindicato de Profesores de Secundaria, Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza, Asociación Nacional de Profesores de Enseñanza, etc. Excluimos a CCOO y a UGT porque, en su afán por convertirse en élites directoras, se han vendido por un sillón. Y por un plato de lentejas, que hubiese dicho Octavio Paz.

Repito, ¿qué tipo de enseñanza sería deseable para las generaciones presentes y futuras? Pienso que es posible concretar la respuesta en la necesidad urgente de instaurar un modelo de educación al margen de las pasiones políticas. Lo cual conlleva:

1.- implantar un modelo de enseñanza que deje de usar las aulas como trincheras, es decir, que no haga de la educación un arma arrojadiza en manos de las oligarquías dominantes;

2.- buscar un marco de enseñanza que abomine de cualquier aspiración de control de mentes y personas. La enseñanza de contenidos “objetivos” debe ser parte esencial del trabajo docente, en tanto que la educación en valores (o adoctrinamiento de los hijos) es asunto privado de padres y madres.

3.- exigir un modelo de enseñanza que aspire a la ilustración y a la calidad de contenidos, al esfuerzo y al trabajo del alumnado;

4.- en definitiva, un modelo de enseñanza emancipado de las ideologías de turno, pues, de lo contrario, seguiremos bajo la tiranía de la ignorancia o, peor, bajo la planificación de la ignorancia. Lo cual, cuando menos, es un rasgo de antidemocracia.

Concluyendo que es gerundio

Que, en este ese maltrato made in Spain ala cultura, muchos desconozcan qué es un gerundio resulta entendible. Lo que no es tanto es que la enseñanza desde el ideal de manipulación se haya convertido en un formidable aparato ideológico de control social,en un espacio para creer, en un lugar para crear sectas y partidarios llenos de “idiotas”, o sea, de tontos sin ápice de entendimiento ni apenas briznas de cultura.

Ante este horizonte harto desastroso; y con esta revolución silenciosa que no descansa y causa al año cientos de miles de “ciudadasnos” y en la que los que menos saben menos tendrán, y los que menos tienen menos sabrán; quiero recordar que a mediados del XIX Proudhon había definido el Estado como hermano menor de la Iglesia, mientras que Raymond Aron, cien años más tarde, acuñará el término de ideología secularizada para referirse a las ideas políticas que adoptan funcionalidad religiosa. Y subrayo las opiniones de estos dos filósofos porque la enseñanza de la culturaha de salir del dominio de ese ejército de clérigos que luchan en nombre de un partido político por mantener su catecismo pedagógico y no por eliminar el arraigo de la pobreza que, como sabemos, se ceba entre los que menos saben y menos recursos económicos poseen.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba