Blogomaquia

“Ka" de KAMARADAS

Cuando repican las horas del cisma en el seno de Izquierda Unida y los no convidados a la gran fiesta con Podemos son expulsados sin miramientos, por díscolos, del cielo carmesí comunista, no pocos políticos que estos días han sido elegidos certifican la ironía cirenaica de "si quieres saber quién es Juanillo, dale un carguillo".

El que fuera nombrado por Tierno Galván "director de la Oficina Técnica de Urbanismo" de la Villa de Madrid acaba de transferir todas sus propiedades a su consorte para no pagar a los trabajadores. La cónyuge del tal arquitecto es una antigua comunista, hoy elevada a alcaldesa, a la que le gusta jugar con dados a la utopía, convertir parques públicos en huertos y... crear montepíos de madres dispuestas, dando brillo y esplendor, a fregar los váteres de los colegios porque ello es un signo de compromiso y..., además, querido Kamerad, las mujeres limpiamos mucho mejor que los varones, pues la naturaleza de los genes de la maternidad, muy superiores a las leyes laborales y, por supuesto, a los genes del macho, anda fusionada con el alelo no recesivo del estropajo y la lejía, a tenor de las declaraciones primeras de Manuela Carmena.

Al lado de esta señora tan principal marcha una portavoz municipal que no quiere dimitir tras ser pillada como “asalta-capillas” de una iglesia

Al lado de esta señora tan principal marcha una portavoz municipal que no quiere dimitir tras ser pillada como “asalta-capillas” de una iglesia, no mahometana se entiende, y gritar "vamos a quemar la Conferencia Episcopal". También tenemos a una regidora, Ada Colau, que anda entonando música insurreccional a partir de un libreto suyo con letra de “si hay que desobedecer leyes injustas, se desobedecen. Nada descontento con estas situaciones, ha aparecido un aspirante a Robespierre, concejal para más señas, que afirma que a los del #PPSOE “les preocupa el olor a guillotina. Con el mismo argumento los seguidores de Ahora Madrid pidieron para los de Ciudadanos la guillotina y la horca.

En esta guerra, otra vez jaleada, contra el presente prospera, y a qué niveles, la estupidez de los políticos, podemitas en esta ocasión, que viven obsesionados por sacar a la luz necrológicas tan antimodernas como dogmáticas. ¿Por eso hay un edil, de apellido Pontones, que clama “pena que no exista el Grapo”? Sin duda. Y dado que la hemeroteca no miente, la eurodiputada Lola Sánchez nos explica que la gente “sabe organizarse para asaltar ayuntamientos y asambleas autonómicas.

Entre ocurrencias, improvisaciones y mucha incultura democrática, las salidas extemporáneas de esos neopolíticos que proclaman #nosercasta están generando esperpentos a manos llenas. ¡¡¡Las celebrities de Podemos es que no paran de ser portada!!! Y el eco de sus declaraciones llega allende los mares hasta el rotativo New York Timesque da a conocer los escritos antisemitas y terroristas, cuán edificantes, de un podemita concejal de Cultura a cuya defensa ha salido otro podemita, el mismísimo alcalde de Zaragoza Pedro Santisteve, que ve una "caza de brujas" contra el pobrecito, cachis, Guillermo Zapata.

El populismo de Laclau

En la vuelta al romanticismo neomarxista, "postmarxista" lo llaman los cursis, han colaborado los Slavoj Žižek, los Alberto Toscano, los Thomas Piketty... y, claro está, Ernesto Laclau, siempre omnipresente en la bibliografía podemita habida cuenta de que Laclau es el pensador que ha influido en Pablo Iglesias, como ese filósofo falangista y joseantoniano, luego marxista, Manuel Sacristán, según el mismo Iglesias reconoce.

En cualquier populismo habita el peligro del autoritarismo, la sombra de los nuevos mesías que juegan con la palabra "pueblo" como pretexto para satisfacer deseos absolutos de mando

Hecha esta presentación, los neoautoritarios españoles reivindican la noción de grupo como categoría y justificación de la actividad política. Lo cual no es raro, ya que el citado Laclau lo dejó bien clarito al expresar que "la noción misma de "individuo" no tiene sentido en nuestro enfoque".[1]

Tras comentar que Venezuela está jugando "junto con otros regímenes progresistas del continente un papel fundamental", Laclau, que fue el inspirador del peronismo kirchnerista en Argentina, concluye que "el movimiento de Chávez en Venezuela es profundamente democrático". Y no solo eso. Laclau que defiende siempre a las élites rectoras populistas reflota con colores lacanianos el postulado rousseauniano de la comunión mística entre el líder y el pueblo, idea que ha hecho suya nuestro Pablo Iglesias.

Y es que al empeñarse en el "lazo libidinal" entre el líder y el pueblo, Laclau discurre que la ausencia de liderazgo implica la desaparición de la política, que "sin esa forma de identificación con el líder, esas masas no estarían participando dentro del sistema político y el sistema político estaría en manos de élites que reemplazarían la voluntad popular".[2] De lo que se desprende, así como lo oye, que el pueblo es resultado de la acción de líderes carismáticos, como la masa de pan en manos del panadero.

Pese a que el marxista de Laclau haya trazado una línea de separación entrepopulismos buenos, los populismos radicales "progresistas", como el de Hugo Chávez, Evo Morales y el propio Néstor Kirchner, y los populismos malos, los populismos de derechas, totalitarios por enemigos del pueblo,[3] lo cierto es que en cualquier populismo habita el peligro del autoritarismo, la sombra de los nuevos mesías que juegan con la palabra "pueblo" como pretexto para satisfacer deseos absolutos de mando.

La política, ese teatrillo tan ajustado a apariencias y disfraces, constituye el lugar propicio para incautos y crédulos, para cuentos y buen número de mentiras

"Kameraden" Karl Marx, Engels y Lenin

Pienso igual que los cínicos, que los cirenaicos y que los filósofos hedonistas de la Antigüedad: que la política es un espacio para falsos reclamos, que la política, ese teatrillo tan ajustado a apariencias y disfraces, constituye el lugar propicio para incautos y crédulos, para cuentos y buen número de mentiras, como las que se acabadeinventar el líder de Podemos al practicar la censura sobre los autodenominados "comunistas" Marx, Engels y Lenin y calificarlos meramente de "socialdemócratas". Olvida este profesor universitario que estos autoritarios eran defensores de la dictadura pura y dura, nunca adalides de la democracia y menos aún socialdemócratas.

Trufando verdad con falsedades, Pablo Iglesias asevera que Lenin, "mente maravillosa", era un hombre, qué bondad, que "exigía para los rusos <<paz y pan>>" (minutos 5'46 y 6'17). Pero, con sus silencios y sus corcheas, el funcionario Iglesias omite una evidencia histórica: la de que Lenin fue el fascista de izquierdas que se inició, mucho antes que Hitler, en los baños de sangre, o sea, en las políticas de exterminio de la ciudadanía, pues condujo a la muerte a millones de rusos. Y no solo a burgueses y disidentes políticos, sino a campesinos y obreros.

Por esta ideología despótica que palpita en Podemos, ¿se explican entonces los lazos de amistad de P. Iglesias con la dictadura de Irán, o las afinidades de los miembros de Podemos con la dictadura venezolana o su cercanía a los autoritarios de HB Bildu? Por supuesto, ¿o todavía lo duda usted?

__________________________________________ 

[1] Ernesto Laclau (1935-2014), Larazón populista, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2005, p. 196.

[2] Ernesto Laclau (10-VII-2005), Diario La Nación.

[3] Ernesto Laclau (31-V-2009), Diario La Capital.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba