Blogomaquia

Ecuador, Irán... y las muñecas Barbie

Cuanto más se empeñan los gobernantes en meter sus narices en la vida privada de los ciudadanos, más aumenta el riesgo de perder cotas de libertad individual o, dicho de otra manera, mayor es el peligro de que acabemos controlados. En Ecuador, p. e., el Presidente Rafael Correa está alentando una ley sobre el pundonor. ¿Con qué argumentos? Desde la idea del bien moral del Estado. De este estrambote no hay que olvidar un dato interesante: que los revolucionarios del siglo XXI alientan y apoyan el ultratradicionalismo en calidad de hijos fecundos de Jean-Jacques Rousseau (1712-1778). Recordemos que a este filósofo le encantaba ver a la gente humilde del pueblo embutida en sus trajes regionales y entonando melodías patrióticas de sus tataratatarabuelos. Con tales antecedentes, se entiende entonces que el Sr. Correa luche con “heroísmo” y “bravura”, muy al estilo rousseauniano, por detener las manecillas pestilentes del progreso, pues a sus ojos presidenciales no se ha de soportar la osadía de las mujeres ecuatorianas que, ante el público y cuando pasean por la calle, no ocultan ni esconden, sino todo lo contrario, la geometría de sus anatomías redondas y además, habrase visto, visten como quieren.

Desde luego, estos gestos, tendentes desde la esfera política a regular los caminos de la virtud ajena, no son exclusivos de esta nación hispanoamericana. De hecho, en la antípoda de Ecuador, en Irán ha sido prohibida hace unas semanas la venta de las muñecas “Barbie”, aunque no podía ser de otro modo. Al fin y al cabo, este país sigue caminando por los senderos de esa revolución que, allá por el año 1979, el AyatollahJomeini inició en su residencia del París de las sublevaciones. ¿Por eso el filósofo Michel Foucault adscribió a Jomeini rango de santidad? No lo sé, en cualquier caso, para los censores iraníes la Barbie exterioriza poco “glamour” rebelde-islamista, amén de que constituye, en opinión de las autoridades de Irán, un objeto diabólico con que el Occidente ateo intenta colarse, por la puerta de atrás, en la mente de las niñas que serán, en un futuro próximo, madres de muchos nacionalistas musulmanes. Así que frente a la independiente y laica “Barbie” las familias que quieran adquirir este juguete de Satanás se tendrán que contentar con réplicas de pseudoBarbies que lleven pañuelo en la cabeza, ropa muy amplia, naturalmente nada entallada y, claro está, colores que no llamen la atención, circunstancia ética y estética que se complementa con lo que decía el AyatollahJomeini en sus Principios políticos, filosóficos, sociales y religiosos (1980):  que <<cualquier juez estará habilitado para impartir la justicia en todos los casos si reúne estas siete condiciones: ser núbil, creyente, conocer perfectamente las leyes coránicas, ser justo, no estar afectado por la amnesia y no ser bastardo o de sexo femenino>>.

En una cruzada idéntica por alicortar la libertad de las mujeres no solo sobresale Irán, sino que Ecuador apunta maneras. Lo cual no es extraño, pues a través del diario ecuatoriano El Universo, periódico que el Presidente Correa quiere cerrar, nos enteramos de que estos dos países “amigos” han inaugurado recientemente una línea aérea que comunica ambas naciones, asunto este, el del afecto ideológico, que justifica y explica las constantes infiltraciones de Irán en  esa nación sudamericana que, cómo no, es receptora de grandes sumas de dinero iraní, destinadas no solo a edificar centros médicos hospitalarios en los que se obliga a las mujeres trabajadoras ecuatorianas a abandonar su status laico y a llevar el velo como si fuesen Barbies iraníes. Sino a construir mezquitas por todo Ecuador bajo el lema coránico de < <di a tus esposas, a tus hijas, a las mujeres creyentes, que se ciñan los velos>> (azora 34, aleya 31).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba