Blog de Blas Calzada

Cómo se va a financiar la inversión empresarial

No esperen una contestación contundente, el titulo es más una interrogación que una afirmación. Sin embargo, el tema es fundamental para el crecimiento en los próximos años y la única manera de salir adelante como país, sin el peso de un paro agobiante y con una cohesión razonable.

Una de las características claras de la actual crisis es que su salida pasa por una reforma internacional, y muy profunda, del sistema financiero y, por lo tanto, del mecanismo de transformación del ahorro en inversión. El sistema de financiación de inversiones a través del crédito bancario ha sufrido un rudo golpe en muchos países desarrollados y, desde luego, en España.

Después de que se haya conseguido el saneamiento del sistema bancario español, las exigencias de capital y las probables nuevas reglas de solvencia, alejarán a los bancos de adquirir participaciones en todo tipo de empresas y de la concesión de créditos a largo plazo, en general, y desde luego, a empresas de nueva creación o con dimensiones que ofrezcan poca superficie financiera. Lo que se puede esperar de la financiación bancaria es una disponibilidad suficiente del capital circulante, que financie las cuentas de clientes y en algún caso las existencias. Hemos oído a responsables políticos y a muchos profesionales mediáticos decir una y otra vez que el crédito bancario es la sangre de la economía y que una vez que circule renacerá la actividad económica. Si eso es cierto, también lo es que sin inversión no puede existir crecimiento del tipo que necesitamos, es decir, con la productividad suficiente para competir en el mundo actual.

Una de las fuentes tradicionales de la financiación de las inversiones empresariales es el ahorro de las mismas empresas, que ha sido importantísimo en el pasado de la economía española. Para impulsar esta fuente de financiación se han establecido incentivos fiscales variopintos, para reducir el impuesto de sociedades cuando se invierte en determinados activos. En estos momentos las  necesidades del sector público han deteriorado esta posibilidad de mejorar la autofinanciación pidiendo a las empresas adelantos de impuestos futuros y reduciendo las posibilidades de desgravación. En conclusión, la vía de la autofinanciación está más difícil ahora, precisamente cuando es más necesaria.

Beneficios pobres, prioridad de devolver créditos

Por otra parte, hay dos problemas más que disminuyen la financiación de las inversiones por la vía del ahorro de las empresas. El primero de ellos es que los beneficios no atraviesan su mejor momento y la segunda es que la prioridad es devolver créditos, que son excesivamente grandes y que no tienen la posibilidad de renegociarse en buenas condiciones con un sistema crediticio en las actuales circunstancias. Esta situación, que es grave para las empresas de cierta dimensión, es mucho más grave para las empresas que comienzan o pueden crecer rápidamente, precisamente las más importantes para crecer y crear empleo. Desde siempre, estas inversiones se han financiado con autofinanciación y crédito bancario, con algunas excepciones de “Business angels” y capital riesgo, además del consabido ahorro de los familiares y amigos. Este sistema es demasiado lento para las necesidades de la economía española, no solo en estos momento sino en el futuro previsible.

En realidad, si la situación es ahora más exigente, la financiación de las inversiones empresariales ha dependido demasiado de la banca en España. Según datos muy redondos, en España la financiación externa de las inversiones empresariales se ha financiado en un 80% a través del crédito bancario y solo el 20% a través de los mercados, precisamente al revés que en los países más desarrollados. Si esta era una situación poco favorable en un momento económico normal, lo es mucho más cuando es urgente lograr una actividad inversora importante.

El sector donde más útiles serían las inversiones sería el de pymes, con capacidad de crear crecimiento y actividad

Probablemente el sector donde serían más útiles las inversiones es el de pymes con capacidad de crecimiento y por tanto de crear empleo y actividad. En España existe una proporción exagerada de pequeñas empresas sin superficie financiera suficiente para atender mercados globales. Por tanto, la inversión en este tipo de empresas no solo es interesante a corto plazo sino que contribuye a una reforma conveniente del sistema productivo español.

Desde luego esta transformación no será sencilla. En su contra actúan reticencias a cambios en el gobierno corporativo de esas empresas y miedo de los inversores a este tipo de emprendimiento. En estos momentos, ni siquiera la inversión en bolsa en grandes empresas tiene una aceptación garantizada. Y sin embargo, no puede dejarse de considerar un tipo de inversión crucial para nuestra economía.

El Mercado Alternativo Bursátil (MAB) que se ha considerado por algunos como un teme secundario, casi un capricho, es una pieza indispensable del tipo de inversiones que son claves en estos momentos. Permite la obtención de recursos para las inversiones de que estamos hablando y permitirá en el futuro la salida de las inversiones de un capital riesgo y de inversores profesionales  que analicen y descubran las iniciativas de mejores resultados. El impulso del mercado MAB no es un adorno interesante en estos momentos, es una pieza indispensable para una política económica de largo recorrido.

La situación general de incertidumbre hace que las inversiones en este mercado sean difíciles y hay salidas al mismo que no están pudiendo realizarse por falta de inversores. A pesar de ello se han conseguido ampliaciones de enorme importancia cuando la empresa tiene perspectivas claras y evidentes. Es el caso de Gowex, que es seguramente el caso de mayor éxito del MAB .

Todo aquello que redunde en una mayor facilidad para las inversiones en la Pymes con capacidad de crecimiento es, seguramente la más útil política económica para mejorar nuestra situación actual. La ley de Emprendimiento largamente esperada debe ser la palanca que desbloquee la inversión en este punto. Para ello no habría que ser cicatero para cualquier tipo de incentivo, cualquier gasto estará justificado a mayor o menor plazo.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba