Blog de Blas Calzada

Augurios de gitano

Hay un dicho tradicional en el cual se asegura que los gitanos no quieren que sus hijos tengan buenos principios, ya que eso supone que su final será desastroso. Durante las dos o tres primeras semanas del nuevo Gobierno, parecía claro que los malos comienzos estaban asegurados. Según el dicho gitano, era una buena señal para el futuro. Pero los finales felices nunca están asegurados y dependen de las acciones y su adecuación más que de los caprichos del destino.

Una de las políticas en la que el nuevo Gobierno no debe fallar y que debe acometerse inmediatamente es la reforma del sistema financiero. En realidad no se trata de reformar, sino más bien de asegurar su solvencia y de asegurar que esa solvencia es reconocida de manera suficiente en los ambientes y mercados internacionales y es útil para la financiación de la economía .

La situación actual es que sus balances tienen en el activo partidas de dudoso cobro y, sobre todo, partidas cuya valoración es superior a la del mercado en los momentos actuales. Como consecuencia de ello, el valor patrimonial puede ser notablemente inferior al que se registra en los libros y su capacidad para otorgar créditos está muy disminuida. Por si fuera poco, los activos sanos de créditos a deudores solventes pueden deteriorarse si la economía no emprende un crecimiento sano.

Según se trasluce de sus declaraciones públicas las intenciones de gobierno son atacar el problema por dos frentes, capitalizar suficientemente los bancos para compensar las pérdidas presuntas de los activos contaminados y concentrar las instituciones financieras para que sus costes por operación disminuyan y su tamaño sea mayor y estadísticamente más solvente. Por el contrario, se descarta la creación de lo que se llama “bancos malos”, propiciados por las autoridades públicas aunque no se prohíbe que se hagan de forma particular.

Evidentemente, sería deseable que se capitalizasen los bancos, de tal manera que se absorbiesen todas las pérdidas del activo de manera completamente satisfactoria para los reguladores y público en general. El problema es que no hay un parámetro que determine cómo se llega a una situación que no ofrezca ninguna duda. En los últimos tiempos, hace unas semanas, se consideraba que un 9% de recursos propios con respecto a los créditos concedidos no perjudicados era el nivel adecuado para los bancos europeos, pero esa cifra se ha adelantado sin tener en cuenta que no existe una contabilización común para los bancos europeos y que tampoco existe un sistema homogéneo para determinar los riesgos de los distintos activos con una cierta consistencia científica.

Es, por lo tanto, una opinión sobre valores medios de personas urgidas a hacer algo que sea creíble. Es evidente que esta necesidad de fondos propios es pequeña para bancos que financien únicamente promotores inmobiliarios en España en la actualidad y es enormemente excesiva para un banco que solo tenga en el activo depósitos en el BCE, por poner ejemplos muy dispares. En estos momentos, el capital necesario tiene que ser el que determinen los supervisores en cada momento y considerados los casos uno a uno.

En mi opinión, el forzar la capitalización en bloque y de manera instantánea es un error de bulto. Sería deseable una capitalización progresiva que se cumpliese en cuatro o cinco años y, mientras tanto, el Banco de España determine el nivel de capitalización necesario de cada uno de los bancos y determinar de manera explícita que todos son solventes bajo su responsabilidad y el aval del Estado. En estos momentos hay que ‘mojarse’, no queda otro remedio.

La concentración es una medida saludable que va a mejorar los costes de funcionamiento y que producirá una reducción de la capacidad del sector y puede acortar el tiempo del saneamiento del sector. Será positivo sin duda alguna.

Todavía quedan por analizar dos iniciativas más que se propone este Gobierno. La mal llamada ‘tasa Tobin’, que es un error evidente, y las modificaciones de la actividad supervisora que, al parecer, se inclina hacia el sistema de los ‘Twin Peaks’. Los trataremos en otro artículo.Aciertos en el tratamiento del sistema financiero son deseables y forman parte del camino que lleva de los malos comienzos a los finales con éxito.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba