Automoción

Yamaha Tricity, la alternativa sencilla entre los scooters de tres ruedas

Es el primer fabricante japonés en adentrarse en este todavía novedoso segmento, y lo hace con un producto que destaca frente a la competencia por unos planteamientos técnicos más sencillos, un motor de baja cilindrada y un precio más ajustado, por debajo de los 3.600 euros.

No es un mercado todavía de grandes volúmenes, pero los scooters de tres ruedas van poco a poco haciéndose un hueco en el tráfico urbano, atrayendo a usuarios sobre todo del automóvil y que nunca antes se habían planteado dar el salto hacia este tipo de vehículos. Una mayor confianza fruto de la superior estabilidad que supone disfrutar de dos ruedas en el eje delantero son las principales causas del auge que poco a poco van logrando los scooters de tres ruedas.

Un concepto que puso en el mercado Peugeot hace ya seis años con el lanzamiento del MP3 y al que han ido siguiendo con el paso de los años algunas otras marcas, la última de ellas Yamaha, especialista en el segmento del scooter tradicional y que ha visto un posible potencial en un tipo de modelos aún por desarrollar.

Su incursión en el mercado de las tres ruedas llega a través del nuevo Tricity, y lo hace muy alejado de uno de los últimos modelos en llegar como es el Peugeot Metropolis. Porque en lugar de un motor de alta cilindrada y unas dimensiones generosas, el Tricity se conforma con un motor de 4 tiempos y 125 centímetros cúbicos que puede, por tanto, ser conducido con el carné A1. Para una mayor seguridad en la conducción, cuenta con un sistema de frenos combinados que, cuando sólo se usa la maneta delantera izquierda la frenada se aplica tanto a la rueda trasera como a las dos delanteras.

Si sólo se acciona la maneta derecha se activan entonces los frenos delanteros y si se usan las dos manetas, el sistema distribuye la presión de frenado a las ruedas delanteras y a la trasera, una especie de control de estabilidad durante la frenada que permitirá a conductores poco habituados a rodar en un scooter disfrutar de una sensación de seguridad sin duda superior. En cuanto a las llantas, son de 14 pulgadas en la parte delantera, —con neumáticos 90/80-14— y de 12 pulgadas la trasera con un neumático 110/90-12.

Con su motor de 125 centímetros cúbicos y unas dimensiones compactas, el Tricity anuncia un peso contenido, 152 kilos para convertirse en uno de los modelos más ligeros del segmento. En el eje delantero monta un sistema de suspensión más sencillo y ligero que el de cualquier otro modelo, formado por horquillas telescópicas con dos barras independientes para cada rueda. Las barras traseras funcionan como guías mientras que las delanteras se encargan de la amortiguación y proporcionan una gran absorción gracias a su recorrido de 90 milímetros. El sistema de suspensión de cada rueda funciona de un modo completamente independiente, para ofrecer así un tacto estable al rodar por asfaltos bacheados gracias también a un reparto de pesos que busca el máximo equilibrio en forma de proporción 50/50 delante y detrás. Es también más ágil no sólo por la mayor ligereza, sino también por una distancia entre ejes más corta, 385 milímetros frente a los 465 de un Piaggio MP3.

El equilibrio logrado llega también desde un motor de 125 centímetros cúbicos que rinde poco más de 11 CV. Gracias a la inyección electrónica y a una optimización máxima, anuncia consumos del orden de 2,5 l/100 km. Suave y agradable, hace muy sencilla la conducción en ciudad, casi tanto como un scooter tradicional, por lo que no llevará mucho tiempo hacerse a él entre quienes se estrenen con este tipo de modelos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba