Es la cuarta generación del exitoso SUV de Toyota, un modelo que marcó con su llegada en 1994 un nuevo estilo que mezclaba rasgos de todo terreno y de turismo. Solamente en Europa ha logrado unas ventas de 1,2 millones de unidades desde su llegada al mercado, un modelo que supuso toda una revolución por su estética y por su carácter.

El nuevo modelo apuesta por una estética elegante y dinámica a la vez, con un diseño muy modificado que recoge los trazos de modelos como el Verso recién presentado o el Auris. Además, por primera vez el portón trasero cuenta con apertura vertical en lugar de lateral.

Además del diseño, el nuevo Rav4 se distingue por una carrocería de dimensiones más amplias, 20 centímetros más que su antecesor de largo, una anchura 3 centímetros superior y reduciendo la altura en casi 3 centímetros. Unas proporciones más estilizadas para una imagen más dinámica y un interior más habitable y con mayores niveles de confort para los ocupantes, gracias en parte también a la mayor distancia entre ejes, 10 centímetros más que el modelo actual. El maletero gana volumen para ofrecer ahora casi 550 litros.

La gama arranca en 24.990 euros con motor Diesel de 124 CV. Las versiones de tracción total, con 150 CV, en 29.990

Disponible ya en los concesionarios, cuenta  con una oferta de tres diferentes motores, dos de ellos Diesel y un gasolina. El más básico en cuanto a potencia es Rav4 120D, cuyo precio de partida de 24.990 euros está ligado al equipamiento Advance y en versión de tracción delantera con un completo equipamiento de serie que incluye elementos como las llantas de aleación de 17’’, control de crucero, sistema Start & Stop, sensor de lluvia y luz, control de presión de los neumáticos, climatizador bi-zona, sistema de info-entretenimiento Toyota Touch, cámara de visión trasera y sistema de sonido con 6 altavoces. Más prestacional es el 2,2 litros de 150 CV (150D), aunque el más potente de la gama es el 2.0 de gasolina con sus 158 CV, un motor que se distingue sobre todo por una muy superior finura mecánica.

Todos ellos cuentan de serie con una caja de cambios manual de seis velocidades, mientras que en opción, para las versiones más potentes, estará también disponible un cambio automático, de variador continuo en el de gasolina y de convertidor de par con seis velocidades en el Diesel. La tracción total queda igualmente asociada a las versiones más potentes, mientras que el Diesel 2.0 sólo se comercializará con tracción delantera.

El sistema de tracción total está configurado para funcionar en condiciones normales con todo el reparto de par sobre las ruedas delanteras, activándose de forma automática el reparto al eje trasero cuando detecta pérdidas de motricidad. Si se activa el modo de conducción «Sport» —tiene pre configurado tres modos, «Normal», «Sport» y «Off-road»—, las ruedas traseras reciben en todo momento fuerza, mientras que para conducción por campo, se puede bloquear el reparto al 50/50 para asegurar la máxima motricidad ante pasos complicados.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba