Automoción

Casi 20 años después, Porsche volverá a tener motores de cuatro cilindros

Más baratos de producir, más eficientes en términos de consumo y emisiones y con similares rendimientos. La técnología `downsizing´llega también a Porsche que, por primera vez en dos décadas, volverá a desarrollar motores de cuatro cilindros.

Acaba de presentar en el novedoso Macan, hermano pequeño del Cayenne, una versión con motor de gasolina de cuatro cilindros de origen Audi como variante más económica, pero será de aquí a uno o dos años cuando estrene sus propios propulsores en configuración, por supuesto, bóxer. Y es que la corriente iniciada ya hace años por casi todos los fabricantes de automóviles de apostar por motores más pequeños y eficientes se ha extendido ya hasta una de las marcas con mayor tradición por modelos deportivos caracterizados por sus motores de elevada cilindrada y pluricilíndricos, Porsche, para quien sus mecánicas boxer de seis cilindros opuestos ha sido una de sus principales señas de identidad a lo largo de su historia.

Pero el mercado manda y, por ello, la marca alemana se ha visto obligada a aceptar la llegada de motores de menores cilindradas, algo que acaba de aplicar en su novedoso Macan –de momento sólo lo ha anunciado para el mercado británico– tirando de un motor de origen Audi, el 2.0 TFSi de cuatro cilindros que servirá además para ofrecer una versión de acceso a la gama más ajustada en precio. Montado en posición delantera, sobrealimentado por turbocompresor y con dos litros de cilindrada, rinde 237 CV de potencia.

Pero Porsche no se va a limitar a recurrir a las sinergias que le aportaría el Grupo Volkswagen para motorizar por abajo sus versiones más accesibles, pues está ya inmersa en el desarrollo de novedosas mecánicas de cuatro cilindros, pero por supuesto caracterizadas por su particular configuración bóxer de cilindros opuestos dos a dos.

Una nueva gama de motores destinada de entrada a sus más pequeños deportivos, Cayman y Boxster, aunque no será ni mucho menos a corto plazo. En una primera evolución, estos nuevos bóxer de cuatro cilindros contarán con inyección directa de gasolina y con sistema de alimentación mediante turbocompresor que, dependiendo de las versiones, podrá utilizar más de un turbo.

El hecho de que las cilindradas que baraja la marca en este desarrollo incluya variantes de 1,6, 2 y 2,5 litros sugiere también la posibilidad de que puedan incluso ser utilizados por modelos tanto de Audi como de Volkswagen, como alternativa a los actuales TFSI o TSI de cuatro cilindros. No hay lógicamente datos definitivos de rendimiento, pero se estima que el 1.6 podría rendir en torno a los 210 CV, el 2.0 cerca de 290 CV y el 2.5 ya cifras como los actuales bóxer de seis cilindros, unos 360 CV. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba