Automoción

El nuevo Discovery Sport será el relevo del veterano Land Rover Freelander

Land Rover está siendo una de las marcas más activas. Tras el exito del Evoque, aprovecha el tirón de una estética que ha marcado tendencia para renovar en base a ella uno de sus más veteranos modelos, el Freelander, al que incluso rebautiza con una nueva denominación.

Desde su lanzamiento en 2010, el Freelander se ha ido actualizando año tras año, adoptando sobre todo un diseño cada vez más elegante. Pero el sorprendente éxito del Evoque alcanzado desde su lanzamiento, apoyado principalmente en una estética innovadora, ha llevado a la marca inglesa a aprovechar el tirón para aplicar la misma receta en sus últimas creaciones. Tras el Range Rover Sport, llega ahora, más bien a principios de 2015, un nuevo modelo, el Discovery Sport, que viene a sustituir en la gama al propio Freelander, toda vez que sus dimensiones, 4,59 metros de longitud, son ligeramente mayores que las de aquél, y que su precio apunta más en la dirección del Freelander, pues estará disponible ligeramente por encima de los 36.000 euros.

Pero además de diseño, el nuevo Discovery Sport  estrena también bastidor, sobre todo por parte de una suspensión trasera que permite con su configuración más sencilla ofrecer mayor espacio en la zona trasera, con un maletero que anuncia un volumen de casi 900 litros hasta el techo y con la posibilidad de optar por una configuración de hasta siete plazas. Ofrecerá también una mayor flexibilidad, con la segunda fila con respaldo reclinable y con la banqueta regulable longitudinalmente en 16 centímetros. Mayor practicidad y versatilidad por tanto que en el actual Freelander, pero también mayores niveles de distinción en el interior, en el que adopta un estilo similar al de los últimos modelos de la marca, con especial detalle en la calidad de materiales y en todo lo que a infoentretenimiento y conectividad se refiere, a través de una pantalla TFT de 5" u, opcionalmente, una táctil de 8".

Como novedad, estará disponible con dos sistemas diferentes de tracción total, Efficient Driveline y Active Driveline. El primero  a través de un embrague Haldex varía continuamente el reparto de par entre ambos ejes según las necesidades. El segundo, más sofisticado, deja la tracción total conectada de forma permanente, pero un embrague desconecta completamente los componentes mecánicos como el árbol de transmisión por encima de 35 km/h mientras no detecte pérdidas de tracción, actuando así como un tracción delantera con las ventajas que aporta así en cuanto a consumo sobre todo. Eso sí, en apenas 350 milisegundos conecta la tracción total cuando detecta esas pérdidas de adherencia.

La oferta de motores sí que será similar a la del Evoque, todos los motores de 4 cilindros sobrealimentados y con sistema Start/Stop de serie. En diésel el 2.2 da vida a las variantes TD4 de 150 CV y SD4 de 190. Para quienes prefieran potencia y prestaciones, estará disponible el gasolina 2.0 de 240 CV con cambio automático de 9 velocidades, un cambio que será opcional para las versiones Diesel.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba