Automoción

Jaguar XE, lujo inglés frente al poderío alemán en el segmento de las berlinas medias

La tradición de las marcas alemanas por las berlinas viene de lejos, dominando el mercado con los A4, Serie 3 ó Clase C principalmente. Frente a ellos, Jaguar llega ahora con un XE que combina el habitual lujo inglés con la más avanzada tecnología.

Aunque ahora en cierto modo ensombrecidas por el creciente interés por el segmento SUV y el monovolumen, las berlinas medias han sido tradicionalmente un segmento de lo más atractivo para las marcas, dominado por los fabricantes alemanes Audi, BMW y Mercedes-Benz que han situado desde siempre a sus modelos como punto de referencia para las principales marcas generalistas, tanto francesas como japonesas. Incluso Jaguar trató de acceder a él con un X-Type que, desarrollado sobre la base del Mondeo –Jaguar estaba entonces englobada dentro del Grupo Ford–, nunca logró alcanzar los objetivos de situarse como una clara alternativa a las berlinas alemanas.

Pero ahora, la marca inglesa retoma el interés por este segmento en el que, aun con un leve descenso en ventas el pasado 2014, se vendieron cerca de 70.000 unidades representando casi un 6% sobre el total del mercado. Se ha volcado en el desarrollo del nuevo XE para ofrecer una berlina de última generación, técnicamente tan avanzada o más que cualquiera de sus rivales alemanes.

De entrada, aprovecha una nueva plataforma modular construida en aluminio que permitirá sobre ella desarrollar diferentes modelos, incluidos el esperado SUV, el primer modelo de estas características que pondrá la marca inglesa a la venta. El novedoso XE mide 4,67 metros de longitud y, para estar a la altura de sus rivales, cuenta con un diseño de suspensiones muy elaborado, incluyendo un eje delantero derivado del utilizado en el deportivo F-Type, una dirección asistida eléctrica por primera vez en un Jaguar y un sistema electrónico que permitirá elegir entre cuatro modos diferentes de conducción, Eco, Normal, Invierno y Dinámico.

Por supuesto, no faltará una oferta mecánica amplia, aunque a diferencia de sus rivales, al menos de inicio, no contará con alguna versión de potencia muy básica –sus rivales alemanes ofrecen variantes de poco más de 110 CV–, toda vez que el XE menos potente arranca ya con un motor Desde de 163 CV, con una variante sobre el mismo bloque de cuatro cilindros y dos litros de 180 CV, ambas con cambio manual de seis velocidades.

En gasolina, también habrá dos versiones sobre el mismo cuatro cilindros de dos litros, con 200 ó 240 CV, además de un V6 de 340 CV al que, más adelante, se unirá una versión "R" por encima de los 400 CV como réplica a las versiones RS, M y AMG de Audi, BMW y Mercedes, todos ellos con el cambio automático de 8 velocidades. 

Y por dentro, acabados de primer nivel, diseño elegante por encima de todo y todo el equipamiento de última generación para no quedarse atrás frente a sus rivales. Pantalla táctil en la consola central, head-up display sobre el parabrisas delantero para tener toda la información a mano sin desviar la vista de la carretera y sistemas de info-entretenimiento a bordo serán los pilares de una calidad de vida a bordo que apunta alto.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba