Automoción La redacción se suma al reto de la bicicleta eléctrica como movilidad sostenible

El segmento de la bicicleta eléctrica está en pleno auge, un constante crecimiento año tras año que supo ver hace casi siete años una empresa española que se ha volcado con el desarrollo de modelos propios. En Vozpopuli, nos sumamos al reto de movernos con algunos de sus modelos, en ciudad y fuera de ella.

En 2007 nacía Bector Bikes, una empresa española que se adentraba en un segmento, el de las bicicletas eléctricas, que ya entonces apuntaba claramente al alza, con ventas que año a año iban en claro crecimiento. Un modelo importado sobre todo del norte de Europa, donde en países como Holanda se vendían anualmente más de 120.000 unidades de este tipo de bicicletas o en Alemania, por encima de las 130.000. En toda Europa, la cifra supera ya las 700.000 unidades anuales, cifras sin duda que dejan a nuestro mercado con un amplio camino aún por recorrer.

Así, Bector Bikes se lanzó entonces a desarrollar su propia marca, Yamimoto, bicicletas producidas en China pero desarrolladas en nuestro país por un equipo de profesionales que han buscado sobre todo lograr la máxima calidad de fabricación y la fiabilidad necesaria para fidelizar a los nuevos clientes. Una gama muy completa que incluye versiones adaptadas a diferentes gustos o necesidades. Desde los modelos más urbanos y prácticos con sistema de plegado incluido hasta más sofisticados modelos de carretera y montaña con rueda grande. Y todo ello con una amplia red de distribución y un servicio técnico propio con recambios de cada uno de los diferentes modelos para asegurar una rápida reparación de cualquier avería que pudiera presentarse. 

Al igual que en Europa, es para un uso en ciudad donde reside la mayor parte de las ventas de este tipo de bicicletas, un sistema de transporte que gana adeptos cada vez con mayor rapidez apoyado en unas cifras que avalan este tipo de movilidad sostenible, con cero emisiones en pleno corazón de las grandes urbes. Un medio de transporte ideal sobre todo para distancias cortas, estimando que en recorridos en torno a los diez kilómetros en ciudad resulta más rápido que cualquier otro medio y, sobre todo, claramente más económico. Si el coste medio por kilómetro en automóvil se estima entre 0,3 y 0,5 euros, la bicicleta eléctrica ronda los 0,001 euros.

Entre los modelos urbanos, el Advanced Evolution (1.390€), un modelo plegable, con ruedas de 20 pulgadas, 22 kilos de peso y una autonomía de unos 50 kilómetros. La batería, situada tras el asiento, se puede extraer para recargar en cualquier enchufe convencional, y permite alcanzar hasta 25 km/h de velocidad máxima. Algo más sofisticada, con la batería integrada en el propio cuadro, el modelo City Evolution (1.499€), resulta algo más ligera. 

Y entre los grandes modelos, la MTB Evolution (1.875€) y la FX Evolution (1.875€) suponen las opciones más próximas a las bicis de montaña y de carretera convencionales, con ruedas de 26 pulgadas la primera de ellas, autonomías de hasta 60 kilómetros, frenos de disco y un completo display digital sobre el manillar para mantener informado tanto del recorrido como de los distintos modos de funcionamiento del motor eléctrico. Precisamente, con estos dos modelos hemos querido en Vozpopuli sumarnos a una tendencia, o moda, que crece año tras año, conviviendo durante una semana con estas dos bicicletas eléctricas para descubrir su funcionalidad tanto en ciudad en el día a día como en un uso más de ocio el fin de semana.

Redactores de nuestro periódico han podido descubrir las ventajas de moverse con total libertad y mínimo esfuerzo en ciudad a diario, donde la asistencia al pedaleo permite desplazarse de casa al trabajo en tiempos mucho más bajos casi que en cualquier otro medio de transporte, exceptuando quizás la motocicleta, con un coste inferior a cualquiera de ellos. Por muchas pendientes que encontremos en el recorrido, superarlos conlleva mínimo esfuerzo, manteniendo velocidades de 15 ó 20 km/h con total sencillez. Al llegar al trabajo, un pequeño gesto de retirar la batería del cuadro nos permite recargarla durante la jornada laboral para poder disfrutar al finalizar de la suficiente autonomía para volver a casa... o aprovechar para descubrir sitios nuevos en pleno casco urbano, donde no puedes llegar sino a pie.

Manuel López Torrents, director comercial de Vozpópuli, probó la FX Evolution Black durante un fin de semana, en el que apunta haber recorrido unos 70 kilómetros, a través de carril bici y anillo ciclista de Madrid. “La bicicleta eléctrica tiene muy buen uso deportivo, también”, afirma. “Pese a que tiene un fuerte grado de asistencia, si se pretende hacer deporte con ella se puede hacer perfectamente, ya que a velocidades altas hay que dar pedales con fuerza. Se consumen prácticamente las mismas calorías, aunque las rodillas sufren menos y en las cuestas adelantas a todo el mundo, incluidos algunos ciclistas de lo más equipado. Es muy divertido que la bici mantenga el nivel de asistencia hasta que se alcanzan los 35 km/h porque permite subir cuestas a toda velocidad”. Asimismo, alerta de que “hay que tener cuidado cuando se arranca en curva con el nivel de asistencia alto, ya que la bicicleta sale con mucha fuerza a la mínima presión sobre el pedal y hay riesgo real de salirse de la calzada”.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba