Automoción

Seat León TGI con gas natural Fenosa; 20 euros de Barcelona a Madrid

Movido por un motor de 110 CV alimentado por gas natural, el León TGI ha cubierto el trayecto entre las dos capitales consumiendo 21,53 kilos de gas natural comprimido, un 50% más económico que con gasolina.

El desarrollo de nuevas fuentes de energía en el automóvil lleva caminos de lo más diversos. Uno de ellos es el uso del gas natural, y Seat una de las marcas que mayores esfuerzos está realizando para llevar esta tecnología a la calle. Cierto es que, como en otros sistemas alternativos, el desarrollo va ligado al de las propias infraestructuras y, de hecho, en España actualmente solamente existen para un uso privado 39 estaciones de gas —conocidas como 'gasineras'—, una cifra que irá poco a poco en aumento para poder llegar a ofrecer un mínimo de servicios con el que activar definitivamente este combustible.

El sobreprecio en el caso de este León sobre la versión equivalente de gasolina convencional ronda los 2.000 euros, otro pequeño hándicap pero, con el tiempo, subsanable dada la eficiencia que presenta el gas natural, que resulta hasta un 50% más económica que la gasolina y un 30% que el diésel. También más limpia, toda vez que este tipo de energía supone un ahorro del 25% de CO2 respecto a la gasolina, y una reducción del 87% de óxido de nitrógeno en comparación con un motor diésel.

Una energía que, en la Unión Europea, supone ya cerca de dos millones de vehículos propulsados por gas natural comprimido, siendo Italia el principal mercado europeo para este combustible, mientras que en España actualmente suponen unas  4.000 unidades. Al margen de la cada vez mayor concienciación ecológica de la población, el futuro aumento en la red de puntos de repostaje de gas estimulará sin duda la venta de este tipo de vehículos en nuestro país, sobre todo cuando se conozcan sus principales ventajas, sobre todo económicas.

Y para comprobarlo sobre el terreno, nada mejor que un viaje desde Barcelona a Madrid con un León TGI de 110 CV alimentado por gas natural Fenosa, recargando su depósito en una gasinera de la capital para ir analizando durante el recorrido el consumo que va marcando.

A su paso por Lérida, con 162 kilómetros recorridos, el León TGI ha consumido 5,67 kilos de gas natural comprimido, lo que supone un coste de poco más de 5 euros. Tras pasar por el arco que marca el Meridiano de Greenwich y llegar a Zaragoza, los 317 kilómetros recorridos han supuesto 11 kilos de gas natural consumidos y un coste de 10,30 euros. La conducción no varía en relación a un motor de gasolina convencional, con 200 Nm de par disponibles desde muy bajo régimen que contribuyen a mantener con facilidad la velocidad de crucero y a recuperarlo cuando el tráfico o la orografía del recorrido obligan a bajarlo.

Entrando por el Paseo de la Castellana, ya en Madrid, el León TGI lega a su destino final conducido por Andrew Shepherd, experto de la marca española en materia de gas natural comprimido. El consumo en los 615 kilómetros recorridos llega los 21,5 kilos de gas natural. Al precio actual, ligeramente por debajo de 1 €/kg, apenas ha supuesto 20 euros. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba