Automoción

Mercedes GLA 220 CDi 4Matic, ¿mejor que Audi Q3 quattro y BMW X1 xDrive?

Ha sido el último en llegar, un modelo que apunta directamente a sus rivales alemanes de Audi y BMW frente a los que destaca sobre todo por un confort de conducción más elevado y unas mejores cualidades dinámicas a la hora de moverse fuera del asfalto.

No es el más refinado de los Mercedes, pero el GLA ha permitido a la marca de las estrella situarse en el segmento de los todocaminos compactos con un producto en cierto modo diferenciador, desarrollándolo a sabiendas ya de lo que ofrecían sus principales rivales, también alemanes, como son el Audi Q3 —éste fabricado en España, en la planta barcelonesa de Seat— y el BMW X1. Quizás por ello, Mercedes aporta con su GLA un SUV en términos generales más confortable y agradable en su conducción, en base a una puesta a punto del bastidor sobre todo diseñada para ello, dejando en segundo plano la eficacia en curva y el tacto deportivo que sí ofrece el Clase A del que deriva.

Un tacto que tanto en el Q3 como en el X1 es más fácil de identificar, reacciones en general más directas frente a la conducción más pausada que propone el GLA. Quienes busquen un modelo ciertamente equilibrado, lo encontrarán sin duda en este SUV de diseño muy cuidado y fuerte personalidad estética, en contraste con un interior menos vistoso, más apagado que el de sus dos rivales. Las dimensiones del habitáculo sitúan al GLA ligeramente por delante de Q3 y X1, con algo más de espacio para las piernas y una altura al techo similar. Los 420 litros del maletero se quedan, por el contrario, por debajo de los 460 del Audi Q3, y en la misma línea del X1. Eso sí, sus formas interiores, con una anchura algo superior, permite ajustar con mayor facilidad objetos de amplias dimensiones, como una bolsa de palos de golf. Además, cuenta con apertura eléctrica del portón trasero, una opción de algo más de 500 euros, pero recomendable sin duda.

Ya en marcha, en carretera destaca sobre todo por el confort de su pisada, con una amortiguación que absorbe con mucha eficacia las irregularidades del asfalto traducido en un paso de los kilómetros muy agradable, como si de una berlina se tratase, afrontando las zonas de curvas con gran naturalidad y eficacia. La mayor altura de carrocería frente al Clase A se deja sentir en una entrada en curva menos ágil, debiendo estar más atentos a sus reacciones, aunque estas se muestran siempre progresivas y previsibles. Sin llegar a mantener el ritmo en este terreno del Clase A, se desenvuelve con suficiente soltura para disfrutar incluso a buen ritmo. Eso sí, pierde en esta situación frente a Q3 y X1, más eficientes en este tipo de conducción.

También lo hace en el funcionamiento que ofrece el motor diésel de 2,2 litros, menos refinado a bajo régimen que los de Audi y BMW de menor cilindrada ambos, pero con un resultado luego en cuanto a dinamismo a la altura de ambos, apoyado además en el buen hacer del cambio automático 7G-DCT, con el que resulta muy fácil moverse a elevado ritmo en trazados de todo tipo y con unos consumos muy ajustados, poco más de 6 litros a ritmo ya suficiente para lograr medias elevadas, manteniendo en el marcador los 140 km/h de forma constante. No es tan rápido en general como el de 8 velocidades del BMW X1, pero sí lo suficiente como para hacer muy dinámica la conducción, provisto de levas en el volante para cuando queremos sacar todo el partido a los 170 CV del motor sobre tramos virados. Un cambio que, además de los modos Manual, Sport y Eco, añade una función Off-Road que gestiona la respuesta del acelerador y del cambio de velocidades dulcificándolos para proporcionar una mayor eficacia en la motricidad sobre tierra o barro, junto a un control de descenso DSR que limita la velocidad máxima de descenso.

Unas ayudas a la conducción en campo que permiten moverse por terrenos mucho más complicados de lo que podrías pensar de inicio, con una excelente motricidad en pendientes pronunciadas de tierra y piedras sueltas y, a ritmo muy lento eso sí, evitando rozar los bajos del GLA. Sin duda, se mueve en campo con mayor solvencia que sus dos rivales de Audi y BMW. Como todocamino compacto, el GLA se muestra más completo en términos absolutos. Sólo si buscas un modelo de corte muy dinámico en carretera quizás el GLA no llegue a la altura de Q3 y X1, pero como vehículo para el día a día, ofrece todo lo nesario para disfrutar de él... aunque el precio no acompañe mucho, casi 40.000 euros.

FICHA:

  DATOS COMERCIALES:  Modelo: GLA   Versión: 220 CDI 4MATIC 7G-DCT  Precio: 39.400 euros

DATOS TÉCNICOS  Motor: 4 cil. en línea   Cilindrada: 2.143 cm3  Potencia máx.: 170 a 3.400 rpm  Par máximo: 350 Nm a 1.400 rpm  Tracción: Total permanente   Caja de cambios: Automática de 7 vel.  Dimensiones: 4,42 / 1,80 / 1,49 m  Peso: 1.535 kg  Depósito de combustible: 50 litros  Capacidad del maletero: 421 l.

PRESTACIONES  Vel. máxima: 215 km/h  Acel. 0 a 100 km/h.: 8,3 seg  Consumo en recorrido de pruebas: 6,3 km  Autonomía en carretera: 793 km.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba