Automoción

Prueba a fondo del Skoda Scout TDI 184 CV, uno de los modelos más completos de la gama

Luce un diseño más vistoso que el del Octavia familiar del que deriva, mantiene un interior tan amplio y práctico como el de aquél pero añade, además, la pos¡bilidad de salirse del asfalto sin perder apenas virtudes en carretera.

Está basado en el Octavia Combi con tracción a las cuatro ruedas, monta una suspensión ligeramente distinta que le permite ganar algo más de tres centímetros de altura al suelo y cuenta con una configuración mecánica —motor TDI de 184 CV y cambio DSG— que no está disponible en aquél, cuya versión más parecida, con motor TDI de 150 CV, tracción total y cambio manual, cuesta unos 4.000 euros menos. Una diferencia que puede llegar a compensar por la mayor potencia disponible, el cambio automático y la posibilidad que ofrece de salirse del asfalto hacia terrenos más o menos comprometidos. No llega a ser un SUV ni mucho menos un todoterreno, pero el radio de acción va más allá del que puede ofrecer un Octavia Combi 4x4.

Un modelo, el Scout, con diversos rivales en el mercado, como el Audi A4 Allroad, el Opel Insignia Country Tourer o el recién presentado Volkswagen Passat Alltrack, aunque todos ellos situados por precio claramente por encima del Scout.

Dinámicamente, no está a la altura en carretera del Allroad o del Alltrack principalmente, pero se mueve con mayor agrado que ellos en pistas o caminos en mal estado. La suspensión es blanda y en curva el balanceo es apreciable si nos movemos a muy alto ritmo, pero el confort de marcha resulta muy agradable por la capacidad de absorción que ofrece. No invita a moverse a velocidades muy elevadas en trazados virados, aunque convence a ritmos más tranquilos la dirección y la precisión del tren delantero. Su mayor altura frente al Octavia Combi le hace algo menos ágil cuando los cambios de trayectoria son muy continuos, pero los apoyos en curva mantienen una trazada muy estable.

Pocas pegas al conjunto motor/cambio, con 184 CV que dan para mucho, permitiendo con el Scout movernos al ritmo que queramos con total sencillez. La rápida respuesta del cambio —con programas de funcionamiento desde económico hasta deportivo— se adapta tanto a una utilización en ciudad por suavidad y rapidez como a sacar en carretera abierta todo el potencial al moto TDI. A ritmos más o menos tranquilos, buscando mantener los 140 km/h de marcador de forma continua, los consumos se mueven en torno a los 7 l/100 km, cifra que permite hablar de una autonomía claramente por encima de los 700 kilómetros.

Una larga distancia que puede cubrirse con un elevado confort en el interior, donde el habitáculo pasa por ser uno de los grandes activos del Scout. Buen espacio de piernas detrás y un enorme maletero permiten viajar a cinco personas con mucho equipaje con mucha naturalidad, aunque se echa en falta algún centímetro extra en la anchura de las plazas traseras. Además, el portón posterior tiene apertura y cierre eléctricos, siempre desde la llave, desde un mando interior o desde el propio portón.

FICHA:

  DATOS COMERCIALES:  Modelo: Skoda Scout  Versión: 2.0 TDI 184 CV 4x4 DSG  Precio: 31.100 euros

DATOS TÉCNICOS  Motor: 4 cil. en línea   Cilindrada: 1.968 cm3  Potencia máx.: 184 CV a 3.500 rpm  Par máximo: 380 Nm a 1.750 rpm  Tracción: Total permanente   Caja de cambios: Automática de 6 vel.  Dimensiones: 4,68 / 1,81 / 1,53 m  Peso: 1.559 kg  Depósito de combustible: 55 litros  Capacidad del maletero: 610 litros

PRESTACIONES  Vel. máxima: 219 km/h  Acel. 0 a 100 km/h.: 7,8 seg.  Consumo en recorrido de pruebas: 6,9 l/100 km  Autonomía en carretera: 797 km


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba