TECNOLOGIA | AUDI GARAGE PARKING PILOT

Audi avanza un paso más hacia la conducción autómata

Llegar a un aparcamiento y dejar que nuestro coche encuentre la plaza libre y aparque por sí mismo está más cerca de lo que creemos. Audi, nos lo demuestra con un complejo sistema que nos lleva hacia el automatismo total.

Con el Garage Parking Pilot, Audi nos lleva directamente al futuro, un futuro encaminado hacia una conducción pilotada en la que el conductor cada vez ocupe menor protagonismo a los mandos. En la actualidad, ya encontramos en algunos modelos de la propia Audi sistemas de ayuda al aparcamiento capaces de detectar el hueco necesario entre dos coches y hacer girar el volante de forma automática para que ajuste la maniobra y sitúe el coche correctamente aparcado.

Unos sistemas que hace cuatro o cinco años nos parecían algo muy lejano y que, sin embargo, forma parte ya de una realidad que avanza a pasos más rápidos de lo que podemos asimilar en muchos casos. Pero Audi va más allá todavía y está desarrollando un sistema más evolucionado que facilite la movilidad, un sistema orientado a lograr que los coches puedan llegar a realizar maniobras completas de aparcamiento incluso accediendo a los aparcamientos sin necesidad de que el conductor esté a sus mandos, simplemente mediante una aplicación en un smartphone que permite buscar una plaza de aparcamiento, realizar el pago e incluso reservar servicios adicionales. Un proyecto llevado a cabo por la empresa Audi Electronics Venture, subsidiaria de Audi para el desarrollo en el área de la electrónica, que tiene previsto llevar esta tecnología de futuro a una realidad a no muy lejano plazo. A grandes rasgos, el funcionamiento sigue un esquema muy simple; el conductor comprueba la disponibilidad de plazas libres en los parking más próximos a su destino mediante el sistema de navegación. A la entrada al parking el conductor se detiene, baja del vehículo, lo cierra y utiliza su smartphone para emitir una señal que activa el sistema.

En el garaje, una unidad central de control gestiona el proceso de aparcamiento pilotado, que establece contacto inalámbrico con el vehículo para analizar datos necesarios como el tamaño del mismo. El ordenador central localiza la plaza más cercana y transmite un mapa esquemático del recorrido al sistema de navegación del vehículo. Con esta información, el vehículo se pone en marcha y la dirección electromecánica lo guía a través del garaje a una velocidad de entre 5 y10 km/h. Un programa de ordenador compila una imagen completa de todo el área que rodea al vehículo, y la compara con el mapa del recorrido a seguir en el garaje. Si detecta riesgo de que pueda producirse una colisión, el proceso se interrumpe, como también lo hace si se pierde el contacto con el ordenador central. La unidad de control del garaje supervisa todos los movimientos del vehículo con escáneres láser de alta precisión. Según Audi, el equipo tiene una precisión al centímetro, pero el verdadero reto no es conseguir la fiabilidad de los módulos individuales, sino que todos los controles y sensores necesarios trabajen juntos como si fueran un único sistema. Para recuperar de nuevo su vehículo el conductor sólo tiene que utilizar de nuevo su smartphone para realizar una llamada al equipo del garaje, indicando que le envíen su vehículo al punto de salida.

Lógicamente, para llegar a ser viable requiere equipar zonas específicas en los garajes para el funcionamiento del parking pilotado. El ordenador central controlaría todos los movimientos y la velocidad de los vehículos, para una máxima seguridad. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba