Automoción

Nos subimos al Renault Twingo, un urbano diferente a todo

El esperado Twingo no defrauda en esta primera toma de contacto, un pequeño turismo que se desenvuelve con enorme soltura en ciudad fruto de una configuración que rompe con lo establecido al situar el motor en la parte trasera.

Es, en cierto modo, el Seat 600 del siglo XXI, un modelo que recupera parte de la originalidad que demostró el primer Twingo nacido en 1993 y que causó sensación fruto de un diseño desenfadado, diferente a todo y, sobre todo, cargado de personalidad tanto por fuera como por dentro. Más de dos décadas después, y tras una segunda generación menos exitosa que la primera, llega al mercado el tercer Twingo, completamente diferente en todos los aspectos al anterior, con una configuración ya en desuso pero que Renault ha recuperado en busca de ofrece más espacio interior y un mejor radio de giro en ciudad.

Las dimensiones son ahora ligeramente más recortadas incluso -mide 3,60 metros, 9 centímetros menos que su antecesor- aunque la disposicion trasera del motor y la adopción de una carrocería de cinco puertas por primera vez en el Twingo permiten que el nuevo modelo ofrezca una habitabilidad similar a la del anterior, aunque el maletero mejora ligeramente el volumen de aquél, 174 litros ó 219 con los respaldos traseros colocados de forma completamente vertical, mientras que en el Twingo anterior ofrecía 165 litros con el asiento trasero completamente retrasado -podía regularse longitudinalmente, algo que ya no ofrece el nuevo- ó 285 si se adelantaba al máximo el asiento. Eso sí, en lo que ha mejorado sustancialmente es la facilidad de acceso a las plazas posteriores al adoptar por vez primera una carrocería de cinco puertas, aunque las ventanillas traseras no bajan, sino que tienen un sistema de apertura tipo compás.

Al subirnos a él, encontramos suficiente espacio para acomodarse, con asientos de grandes dimensiones para el reducido tamaño de carrocería que, por otro lado, limitan el confort a los ocupantes de los asientos traseros, sobre todo por lo que lo que a la visibilidad se refiere.  Aunque el diseño del salpicadero resulta sencillo, encontramos en él todo lo necesario e imprescindible en cuanto a información —solo se echa en falta el cuentarrevoluciones— y equipamiento, disponiendo de dos opciones en cuanto a sistemas multimedia, R&GO o R-Link. El primero, más sencillo, cuenta con una radio y un soporte en el que adaptar un teléfono y, descargando una aplicación gratuita, puede tener navegador, ordenador de viaje y acceso a emisoras de radio por internet. Más completo y mejor integrado resulta el sistema R-link, similar al del Clio, con pantalla táctil a color desde la que se tiene acceso a diversas funciones, como el sistema de navegación, el teléfono, el ordenador de a bordo o el equipo de sonido.

Por sus dimensiones, el Twingo está diseñado sobre todo para moverse en ciudad, donde gracias a un reducido radio de giro y a una dirección provista de la función `City´ que aumenta la asistencia a baja velocidad, permite maniobrar con enorme facilidad en los espacios más reducidos. Acompaña una respuesta del motor tricilíndrico suficientemente agradable a bajo régimen, incluso en el caso de la versión SCe de 70 CV. Para quienes se muevan con cierta frecuencia fuera de la urbe, el TCe de 90 CV garantiza en carretera un nivel de dinamismo sin duda elevado, que se acompaña de un chasis que cumple con buena nota. Su corto voladizo delantero —recordemos que el motor está detrás— le hace muy ágil entrando en curva y, aunque lógicamente no es un deportivo, su conducción resulta cuando menos entretenida, mucho más sin duda que el anterior Twingo. Una especie de Mini pero de dimensiones y precio más ajustados, con una suspensión trasera firme quizás en exceso pero que logra disfrutar de él no sólo en ciudad, sino lejos de ella.

GAMA Y PRECIOS DESDE:

Twingo SCe 70: 11.700 euros

Twingo TCe 90: 13.500 euros


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba