Automoción

Volvo tendrá en dos años 100 coches preparados para circular de forma autónoma

El programa 'Drive Me' del fabricante sueco sigue dando pasos al frente en busca de desarrollar la tecnología necesaria para alcanzar una conducción autónoma. Para 2017, tiene previsto una prueba piloto con 100 turismos que serán capaces de circular por sí mismos en ciudad y en carretera.

El sistema 'Drive Me' está en constante comunicación con el exterior.
El sistema 'Drive Me' está en constante comunicación con el exterior.

Ponerse a los mandos de un turismo y dedicarse a manejar nuestra tablet o a leer el periódico mientras que el coche nos guía por sí solo al destino elegido forma parte de un futuro cada vez más próximo. Tanto que Volvo tiene ya tan avanzada la tecnología que dispone de varias unidades de su berlina S60 circulando de forma autónoma en Gotemburgo (Suecia), por recorridos en los que el conductor no llega a intervenir en ningún momento sobre el funcionamiento del coche. Pero la prueba definitiva de que todo está preparado para poner en práctica este tecnología tendrá lugar en 2017, cuando la marca sueca tiene previsto poner en circulación nada menos que 100 vehículos en los que viajarán conductores de los más diversos perfiles en la propia Gotemburgo, que realizarán recorridos tanto dentro de la ciudad como en carreteras de los alrededores para testear las posibilidades reales de la conducción autónoma.

Dotados de una compleja red de sensores y cámaras que interactúan entre sí en milésimas de segundo y conectadas a un ordenador central, el conductor podrá elegir en todo momento entre una conducción autónoma del propio vehículo o asumir el mando del mismo. Las antenas exteriores forman parte del sistema de navegación específico para estos modelos, uno de los aspectos sin duda más relevantes por cuanto todo el desarrollo está basado en saber metro a metro por dónde circula el vehículo.

Con el desarrollo actual, el Volvo Drive Me es capaz de circular de forma autónoma a una velocidad limitada a 90 km/h. Basta iniciar la marcha y conectar el sistema –en el cuadro de instrumentos queda reflejado que circula de forma autónoma– para que el coche circule leyendo las señales de límite específico de velocidad adaptándose a ellas. Los sensores van instalados en la zona delantera, aunque tanto el número de ellos como su ubicación no son definitivas, pues el proyecto contempla diseñar una especie de escudo alrededor del coche para poder monitorizar el entorno segundo a segundo. 

Para que el funcionamiento de la conducción pilotada sea un éxito, adquiere especial relevancia la introducción de un nuevo sistema de posicionamiento con múltiples rutas alternativas alojadas en la nube, además de varios sistemas de seguridad y asistentes de la conducción, como la frenada automática y un dispositivo de dirección inteligente. Algo que parecía ciencia-ficción no hace muchos años está cada vez más cerca de hacerse realidad.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba