Automoción

Hacienda investiga a los grandes del motor: Peugeot-Citröen, en el top con una deuda tributaria de 175 M.

La Agencia Tributaria ha elevado actas por disconformidad en el pago del IVA, Impuesto de Sociedades, IRPF y Aduanas contra los grandes grupos del motor. En Renault, los inspectores llevan más de dos años investigando, pero Peugeot, Daimler, Ford o Nissan ya han empezado a provisionar recursos. Muchos creen que estas operaciones de Hacienda son fruto de una persecución por el gran tamaño de las multinacionales. 

Ignacio Bayón, presidente de Peugeot Citroen Automóviles España.
Ignacio Bayón, presidente de Peugeot Citroen Automóviles España.

Tras años de investigación de las grandes compañías automovilísticas, Hacienda está levantando actas contra varios grupos del motor por su disconformidad en relación al pago de impuestos como el IVA, Sociedades, IRPF y Aduanas. En muchos casos, estos procesos se han judicializado, y se están convirtiendo en verdaderas y largas batallas. 

En la sede Renault, los inspectores de la Agencia Tributaria llevan dos años estudiando la compañía; pero Peugeot-Citröen, Daimler, Ford o Nissan, por ejemplo, ya han empezado a provisionar recursos, aunque todas estas compañías creen que en el supuesto de que les toque afrontar los pagos que le exige el fisco, éstos no afectarán de manera significativa a sus cuentas. De momento, Peugeot-Citröen España es la compañía que más dinero se juega. 

Peugeot-Citröen: 175 millones, por Sociedades

La guerra entre Peugeot-Citröen y Hacienda se ha judicializado y en estos momentos se encuentra encallada en la Audiencia Nacional, después de una larga investigación en la que Hacienda le reclama una deuda tributaria de 175 millones. 

El caso se remonta a 2009, cuando Hacienda incoa actas de disconformidad por impuesto de sociedades sobre los ejercicios de 2001 a 2005, por 157,8 millones de euros (de los cuales 36,9 millones son intereses de demora), en relación a la compra de la filial Peugeot Citröen Argentina en junio de 2001 a una sociedad del Grupo PSA.

La filial española, que da empleo a unas 9.000 personas en España en sus dos fábricas (Vigo y Madrid, según datos de cierre de 2012), no corre peligro, ya que su matriz francesa, el Grupo PSA, responderá ante “cualquier hipotético pago que tuviera que afrontarse a favor de Hacienda”, según la información de los registros públicos consultados.

El grupo francés presentó recurso ante la Audiencia Nacional y aportó como garantía su fábrica de Villaverde, en Madrid

La discusión gira en torno a la deducibilidad fiscal de las provisiones por deterioro contabilizadas por Peugeot durante 2001 y 2005. Peugeot recurrió en primera instancia ante el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC), y éste acordó estimarlas admitiendo la tramitación. Peugeot empezó a constituir en 2009 una provisión sobre los intereses de demora, por 7,9 millones de euros.

Adicionalmente, y en relación a las citadas actas, la Agencia Tributaria notificó en 2010 la apertura de un procedimiento sancionador abreviado por 29,2 millones de euros. La empresa presentó sus alegaciones, y, posteriormente, la Agencia acordó imponer en septiembre de 2010 dos sanciones por 22,4 millones. La empresa recurrió ante el TEAC y pidió al Tribunal la acumulación del expediente sancionador con el principal (actas de inspección).

Pero en 2011, el TEAC desestimó las reclamaciones económico-administrativas, tanto de la deuda tributaria (153,2 millones), como la sanción posterior (22,4 millones). Peugeot presentó recurso ante la Audiencia Nacional y aportó como garantía las instalaciones de la fábrica de Villaverde (garantía hipotecaria).

La compañía formalizó el escrito de demanda el 21 de junio de 2012. Y a día de hoy, según los últimos datos de los registros públicos, está pendiente de la decisión por parte de la Audiencia Nacional. Preguntada por este asunto en reiteradas ocasiones, la empresa ha declinado hacer comentarios a este periódicoLos administradores consideran después del correspondiente asesoramiento legal y fiscal que la sanción impuesta no corresponde.

En paralelo, Peugeot inició ante las autoridades tributarias francesas y españolas un procedimiento amistoso para evitar la doble imposición.

Renault España, por IVA, Sociedades e IRPF

Hacienda también está investigando a fondo el grupo francés Renault, la cuarta marca más vendida en España (por debajo de Volkswagen, Peugeot y Seat, según datos de cierre de 2012).

Se trata de una macro inspección que afecta a todos las áreas del fabricante (IVA, Sociedades e IRPF). La compañía que dirigeJosé Vicente de los Mozos confirma a este periódico que la investigación sigue abierta, con lo que dicho procedimiento ya ha cumplido más de dos años, desde que en julio de 2011, la Agencia Tributaria comunicó el inicio de este proceso con la inspección de las declaraciones fiscales de 2006, 2007 y 2008. 

"La investigación sigue abierta. No tenemos previsto realizar provisiones"

De momento, el fabricante francés "no tiene previsto realizar ninguna provisión de fondos" (las empresas suelen efectuar este tipo de provisiones una vez que finaliza la investigación y deciden judicializar el proceso), según confirman fuentes oficiales de la compañía a este diario. 

A la fecha actual los administradores consideran que se han practicado adecuadamente las liquidaciones de los mencionados impuestos, según los registros consultados, y en caso de materializarse, "no afectarían de manera significativa a las cuentas".

Mercedes, por Sociedades

La compañía cuenta con una provisión de 1,3 millones de euros para cubrir las contingencias fiscales del pago de determinadas actas de inspección correspondientes a las declaraciones del impuesto de Sociedades de los ejercicios 1987-1991 y 1992-1996. La compañía recurrió las actas y se encuentra pendiente de resolución.

"Hacienda quiere que compremos a Alemania los coches más caros para tributar más en España"

Además, Hacienda está investigando las discrepancias relativas al IVA sobre las automatriculaciones. “Son diferencias de interpretación. Hacienda no nos permite que la matriz alemana nos venda los coches para uso interno a precio de fábrica. No somos revendedores con nuestra casa matriz. Hacienda quiere que compremos a Alemania los coches más caros y que así tributemos más”, dice a Vozpópuli un portavoz de la compañía.

Ford España, Toyota…

Ford España, la sexta marca más vendida, cuenta con una provisión de otros 10,2 millones de euros, para hacer frente a las deudas derivadas de las actas de inspección de Hacienda en materia de Aduanas y tributación indirecta, según los registros públicos.

Por su parte, Toyota tiene sujeta a inspección fiscal las transacciones realizadas de 2007 a 2011 en relación con los principales impuestos. En 2010 finalizó la inspección fiscal llevada a cabo por el IVA de Importación y Aranceles correspondiente al ejercicio 2008, y firmó las actas en disconformidad. "Los responsables de la Sociedad esperan una resolución favorable de los recursos interpuestos frente a dicha regularización".

Además, en mayo de 2002 la Agencia Tributaria levantó actas a la Sociedad por la revisión efectuada de las declaraciones del Impuesto sobre Sociedades, IVA e IRPF correspondientes a los ejercicios 1996 a 1999, ambos incluidos, qué han sido recurridas y estimadas parcialmente por la Audiencia Nacional. Dichas actas han sido recurridas ante el Tribunal Supremo. “Los administradores consideran que las contingencias no tendrían un carácter significativo”, según los registros.

Nissan, por IVA y Sociedades

La compañía japonesa, décima marca más vendida y con 4.800 empleados en España, tiene provisionados 7,3 millones de euros en relación a los intereses de demora de las actas de inspección de IVA y la provisión por posibles contingencias fiscales derivadas de la inspección fiscal en curso.

En 2010, Hacienda inició las actividades inspectoras por impuesto sobre sociedades en los ejercicios 2005, 2006, 2007 y 2008; y por IVA en 2006 y 2007.

“Los administradores han estimado que existe un riesgo probable de que las autoridades fiscales determinen que no es deducible la amortización de una serie de activos al considerar que no existen pruebas”.

¿Persecución?

Desde algunos círculos empresariales tachan este tipo de operaciones como una auténtica "persecución" por el gran tamaño de las compañías, pero desde otros ámbitos destacan el gran apoyo económico y político que reciben desde los diferentes gobiernos.

Créditos blandos, incentivos a la compra del vehículo eléctrico, PIVE… Todos los mandatarios son conscientes del gran poder de la industria del motor sobre la economía y el empleo (genera un 10% del PIB y emplea a 270.000 personas).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba