Automoción

Comparativa: BMW Serie 2 Active Tourer frente a VW Golf Sportsvan

Novedad total en lo que a concepto se refiere para BMW en un segmento en el que Volkswagen le lleva casi diez años de ventaja.

Volkswagen ya exploró este camino con el Golf Plus desarrollado en 2005, aunque su lanzamiento no supuso un cambio excesivo en los planteamientos de la marca como sí ha sucedido con BMW —también no hace mucho Mercedes con el Clase B—, marcas ambas que han accedido al segmento de los monovolúmenes compactos con modelos Premium, pero las dos renunciando a los valores que siempre defendieron, la tracción trasera y, sobre todo en el caso de BMW, la deportividad que respiran todos sus modelos.

Y ante la llegada del nuevo Active Tourer, Volkswagen ha encontrado un serio y directo rival en él para la versión Sportvan del Golf, tratando de ofrecer ambos mayores niveles de confort y versatilidad que las berlinas de precio equivalente en sus respectivas gamas de modelos, algo que en el caso del Golf Sportsvan llega solapar por su funcionalidad a modelos como el Golf Variant y el Touran, aunque con un precio ligeramente superior a ambos. El Passat Variant, quizás el referente dentro de Volkswagen por espacio y amplitud interior, se mueve en precio cerca de 2.000 euros por encima del nuevo Sportsvan.

Frente al anterior Golf Plus, el Sportsvan muestra importantes mejoras en todos los aspectos, algo necesario para rivalizar el Avtive Tourer. Más grande, amplio, mejor equipado y con una calidad acorde a lo ya conocido en la séptima generación del Golf, el Sportsvan resulta sobre todo muy agradable a sus mandos. Muy amplio y confortable delante, sobresale por las dimensiones de sus plazas traseras, que ofrecen mucho espacio para las piernas, buena anchura y mejor altura, además de poder regular la banqueta para ampliar cuando se necesite la capacidad del maletero, que puede pasar de los 500 litros hasta los casi 600. Además, las formas del mismo ofrecen buena anchura de cara a situar grandes bultos y equipaje en su interior.

En marcha, la suavidad de la suspensión garantiza un rodar muy cómodo en carreteras de todo tipo. La capacidad de bacheo es notable, aunque la mayor altura de carrocería frente al Golf se evidencia en cambios de apoyo, con un balanceo de carrocería algo más acusado que invita a rodar algo menos rápidos que con aquél. Un rodador de largas distancias muy eficaz, sobre todo con esta motorización TDI de 150 CV. Mueve con mucha soltura al Sportsvan, sobre todo en trazados amplios, y mantiene cruceros muy elevados de marcador sin apenas esfuerzo, con unos consumos muy ajustados que, manteniendo de marcador los 140 km/h, se sitúan ligeramente por debajo de los 6 l/100 km.

El Active Tourer lleva en su sello la innata deportividad que define casi a cualquier BMW. Más rápido de reacciones que el Sportvan, con una dirección quizás excesivamente viva para lo esperado de un monovolumen, quienes busquen un modelo familiar pero muy dinámico lo encontrarán en él. No llega a ser tan confortable como el Sportvan, pero sí algo más eficaz en trazados virados. También exige algo más de pericia para ir muy rápido, mientras que en el Sportvan las reacciones son algo más previsibles.

El motor del 218d, de similar potencia que el del Golf, muestra una respuesta algo más contundente, da la sensación de mayor empuje, aunque una vez en carretera mantiene ritmos de marcha elevados con similar facilidad al TDI del Sportvan. Consume ligeramente más, pero la mayor capacidad de depósito le otorga una superior autonomía, por encima de los 900 kilómetros si conducimos de manera eficiente.

Por dentro, las dimensiones del Sportvan son ligeramente mejores que las del Active Tourer, sobre todo por la mayor anchura de la fila trasera que permite acomodar mejor a tres ocupantes. En ambos modelos, como monovolúmene que son, disponen de regulación longitudinal de la banqueta, 13 centímetros en el BMW, 18 en el Volkswagen. Por ello, y teniendo en cuenta que ambos miden poco más de 4,3 metros de longitud, cuentan con interiores bien aprovechados, algo mejor en el caso del Sportvan, pero con mucha versatilidad ambos para distribuir el espacio según las necesidades puntuales. Eso sí, la apertura del portón trasero en el caso del Active Tourer es eléctrica, un elemento especialmente cómodo en este tipo de modelos.

FICHA:

DATOS COMERCIALES:  Modelo: BMW Active Tourer / Volkswagen Golf Sportvan  Versión: 218d / 2.0 TDI BMT Sport  Precio: 30.300 / 29.780 euros

DATOS TÉCNICOS  Motor: 4 cil. en línea / 4 cil. en línea  Cilindrada: 1.995 / 1.968 cm3  Potencia máx.: 150 CV a 4.000 rpm / 150 CV a 3.500 rpm  Par máximo: 330 Nm a 1.750 rpm / 340 Nm a 1.750 rpm  Tracción: Delantera / Delantera  Caja de cambios: Manual de 6 vel. / Manual de 6 vel.  Dimensiones: 4,34 / 1,80 / 1,55 m // 4,34 / 1,81 / 1,58 m  Peso: 1.450 / 1.474 kg  Depósito de combustible: 61 / 50 litros  Capacidad del maletero: 468 / 500-590 l.

PRESTACIONES  Vel. máxima: 208 / 212 km/h  Acel. 0 a 100 km/h.: 8,9 / 9,2 seg  Consumo en recorrido de pruebas: 6,3 / 5,9 l/100 km  Autonomía en carretera: 968 / 847 km.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba