La planta viguesa de Citroën recibió con alivio el inicio de la producción de la nueva berlina económica C-Elysée, un modelo que llega con las ideas muy claras, ofrecer un turismo práctico a precio muy ajustado, aunque manteniendo un mínimo de calidad necesaria para atraer a nuevos clientes que buscan este tipo de modelos, algo que muchas marcas han sabido ver lanzándose a desarrollar modelos que cumplan con estas premisas.

Citroën lo hace a través del nuevo C-Elysée, una berlina de 4,4 metros de longitud y que llega en un momento sin duda muy acertado toda vez que la renovación del Plan PIVE va a permitir que, quien pueda acogerse a él, podrá hacerse con un modelo muy funcional, confortable y con un maletero de grandes dimensiones.

Sin duda, todo ello lo cumple este nuevo Citroën que, aunque basado en la plataforma de utilitario, ha sido modificada para ofrecer mucho mayor espacio detrás y una amplia capacidad de carga, por encima de los 500 litros, que además se amplían abatiendo los respaldos traseros. Una plataforma tomada del pequeño C3, que ha permitido contener mucho la inversión necesaria para desarrollar un nuevo modelo. Se ha alargado la distancia entre ejes y ampliado ligeramente la anchura de vías pero manteniendo unos esquemas de suspensión sencillos, con el resultado de una berlina de planteamientos poco exuberantes pero con un resultado final muy consistente.

Interior bien resuelto

Tecnológicamente no aporta mucho el C-Elysée, pero sí lo hace funcionalmente, con un interior en el que delante encontramos una cómoda postura de conducción, aunque con limitaciones como la ausencia de regulación en profundidad del volante, lo que obliga a buscar la posición a base de jugar con los reglajes en altura del asiento. Razonable espacio entre los dos asientos delanteros garantizan el confort necesario para largas jornadas al volante.

Detrás, ofrece mucho espacio para las piernas y bastante altura al techo, aunque las dimensiones exteriores no dan para una excesiva anchura. Mejor con dos plazas que con tres, aunque admite ese tercer ocupante sin demasiados agobios. Los respaldos se abaten para acceder a un maletero que supera los 500 litros, con una boca de carga algo estrecha y un diseño que deja patente los bajos costes de producción. Para abrirlo, hay que pulsar un botón en el salpicadero o desde la llave de contacto, pero no hay opción de hacerlo desde el propio portón.

Al menos, no se le puede echar en cara una dotación de serie razonable. Así, en el acabado «Exclusive» se incluye aire acondicionado, control de estabilidad, elevalunas eléctricos traseros, radio CD con MP3, conexión Bluetooth y llantas de aluminio de 16 pulgadas.

Rápido pero ruidoso

De las versiones de gasolina, este 1.6 VTi pasa por ser la opción más aconsejable de cara a una utilización por carretera. Cuesta 2.000 euros más que la versión 1.4 de 70 CV, muy válido por agrado y consumos en ciudad pero muy limitado dinámicamente en carretera. El VTi de 115 CV logra ofrecer un equilibrio bastante razonable, con una agradable respuesta a bajo régimen en conducción urbana y enérgico cuando lo subimos de vueltas. Su única pega viene de parte de una caja de cambios de sólo cinco velocidades y desarrollos finales de cambio muy cortos, que hace que a 130-140 km/h, velocidad que mantiene con mínimo esfuerzo, nos llegue una sonoridad del motor demasiado acusada en el interior.

Bastaría una sexta velocidad algo más larga para redondear un motor que resulta muy eficiente, pero acaba por hacernos bajar el ritmo para viajar con mayor confort. También debido a ello, los consumos que arroja son algo más elevados de lo esperado, y no es fácil bajar de los 8 litros en carretera. Para realizar adelantamientos, esos cortos desarrollos sí ayuda a efectuarlos con mucha solvencia.

En el bastidor, es quizás donde más sale a relucir su origen, con un comportamiento suficientemente efectivo incluso a alto ritmo, pero con un confort de rodadura que no está al nivel de berlinas de precio algo más elevado como un Mazda 3 Sportsedan o un Seat Toledo. Se siente en mayor medida el contacto con el asfalto, pero se desenvuelve con eficacia entre curvas. Para las prestaciones del motor VTi de 115 CV —que es el más potente de la gama C-Elysée— va realmente sobrado. 

DATOS COMERCIALES:

Versión: C-Elysee 1.6 VTi ExclusivePrecio: 16.750 eurosGarantía: 2 años sin límite de kilómetrosRevisiones: cada 20.000 kilómetros

DATOS TÉCNICOS

Motor: 4 cilindros en líneaCilindrada: 1.587 cm3Potencia máx.: 115 CV a 6.050  rpmPar máximo: 150 Nm a 4.000 rpmTracción: DelanteraCaja de cambios: Manual de 5 velocidadesVel. máxima: 188 km/hAcel. 0 a 100 km/h.: 9,4 segDimensiones: 4,43 / 1,75 / 1,47 mCapacidad de maletero: 506 litrosDepósito de combustible: 50 litrosConsumo medio en recorrido de pruebas: 7,8 l/100 kmAutonomía máxima: 640 km


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba