Prensa del corazón

La evolución de la prensa del corazón: de la realeza y aristocracia, al mundo ‘Sálvame’ y del reality

La evolución de la prensa del corazón: de los nobles, ricos y artistas, al mundo ‘Sálvame’
La evolución de la prensa del corazón: de los nobles, ricos y artistas, al mundo ‘Sálvame’

No hay más que tirar de hemeroteca para ver cómo han cambiado las portadas de las revistas del corazón y los rostros que aparecen en televisión. Los primeros vestigios de lo que hoy se conoce como la prensa del corazón, del ‘cuore’ o prensa rosa surgen en España en 1850 bajo el nombre de crónica de salones. En ellas no sólo podías encontrartebodas, ceremonias, actos, bailes y funciones de teatro sino también cotilleos y rumores de las reuniones y veladas de la alta sociedad.

Poco a poco el tono comienza a ser menos formal y se introducen elementos más morbosos que recogen escándalos e infidelidades que se sugieren sutilmente y que  obligan al salonista o cronista a ocultarse bajo un pseudónimo. Además hay una premisa, relatar sin herir sensibilidades, lo que lo convierte en un género difícil que requiere de escritores con gran experiencia, estilo brillante, buena retórica, tacto y un conocimiento total de los protagonistas de la crónica, de su vida e historia.

Comienzan a aparecen revistas especializadas en crónicas de salones como ‘La Semana Madrileña’(1833-1855), ‘Gente Conocida’ (1900-1903) o ‘Vida Aristocrática’ (1919-1925). El fundador y director de ésta última fue el periodista Enrique Casal y Torrejimeno, que firmaba con el pseudónimo de León Boyd, y que también trabajó para ‘El Heraldo de Madrid’.

Este género se cultiva durante el siglo XIX y primer tercio del siglo XX y comienzan a destacar otros cronistas como Ramón de Navarrete, conocido por firmar como ‘Asmodeo’, ‘Leporello’ y ‘Juan Fernández’ en ‘La Época’ y ‘El Correo’;  Pedro Antonio de Alarcón, Isidoro Fernández Flórez (Fernanflor) en ‘El Imparcial’ y ‘El Liberal’, el poeta del posromanticismo Gustavo Adolfo Bécquer que hacía crónica de salones en ‘El Contemporáneo’ o Juan Spottorno y Topete, en ‘ABC’, entre muchos otros.

El escándalo sexual de Koplowitz-Cortina-Chávarri

Tras la guerra civil española aparecen las revistas semanales especializadas, como ‘Semana’ (1940), ‘¡Hola’! (1944), ‘Diez Minutos’ (1951) o ‘Garbo’ (1953-1987). Por su parte ‘Lecturas’ se funda en 1921 pero es publicación literaria. En 1950 comienza a centrarse en la crónica social hasta la década de 1950. Después, en 1972 nace ‘Pronto’, ‘Sorpresa’ en 1995, ‘QMD’ en 1997, ‘Cuore’ en 2006 y en 2011 ‘Love’ y ‘Corazón TVE’.

En el siglo XX comienza a producirse una transformación de los ecos de sociedad o crónica social en la conocida prensa del corazón o prensa rosa, en la que comienzan a aparecer personajes que se hacen conocidos por ser ‘novios de’ o ‘amantes de’ sin que se les conozca otra actividad.En las últimas revistas que han aparecido en el mercado también prevalece más el tono de humor y desenfadado tratando de captar a un público más joven.

Poco a poco se van dejando a un lado los nombres ilustres de la alta sociedad para dar paso a los artistas o ricos ociosos. También comienza a prevalecer más la vida privada que la pública del personaje como le ocurrió a Alberto Cortina. El empresario comienza a aparecer en las revistas no por su profesión sino por su affaire con Marta Chávarri mientras estaba casado con Alicia Koplowitz, un escándalo sexual que salió a la luz en 1989.

El escándalo sexual de Koplowitz-Cortina-Chávarri
El escándalo sexual de Koplowitz-Cortina-Chávarri

Desde hace unos años, los personajes de las revistas son conocidos, fundamentalmente, tras su paso por algún concurso o reality. Aunque algunos no tengan oficio ni beneficio, se han convertido en famosos y hay cierto interés público en ellos. Le gente quiere saber de ellos: qué hacen, cómo viven, con quién están, etc.

La prensa rosa se extiende a la televisión

De la prensa escrita, los personajes saltan a la televisión, como es el caso del magazine ‘Bla, bla, bla’ de TVE en 1981 pero realmente estos formatos no despegan hasta 1995 con el programa ‘¡Qué me dices!’, de Telecinco, que fue todo un éxito y duró hasta 1998. Fue un soplo de aire fresco, en el que predominaba el humor con el que los presentadores y periodistas contaban las noticias.

En 1997 aparece ‘Tómbola’, emitido en la FORTA hasta 2004 y que marcaría también un antes y un después. Aquí comienzan a aparecer los primeros enfrentamientos entre entrevistados y colaboradores, todos periodistas, y entre ellos mismos como las míticas peleas de Jesús Mariñas y Karmele Marchante.

Tras este espacio nacen otros como ‘Aquí hay tomate’ (2003-2008) con sus innovadores cebos que mantenían al televidente pegado a la pantalla para ver el desenlace de la noticia. También aparecen otros programas como ‘Salsa Rosa’, ‘A tu lado’ y ‘Sálvame’ de Telecinco, ‘Dónde estás corazón’ de Antena3  o ‘Corazón, corazón’ de TVE. También surgen magazines que mezclan corazón y actualidad como ‘Día a día’ , ‘Espejo Público’ o ‘El programa de Ana Rosa’, entre otros.

Incluso también aparecen los contraprogramas de estos espacios en los que se usa su contenido para criticarlo o hacer parodias como ‘Sé lo que hicisteis’, en La Sexta. El hacer su programa a costa del contenido de la competencia, le llevó a ser demandado por Antena 3 y Telecinco. Tuvieron que ingeniárselas para no emitir sus imágenes, lo que provocó una caída de la audiencia y acabó desapareciendo.

La crisis económica también afecta a la prensa rosa

La crisis económica en España también afecta a este sector del corazón en el año 2008. Hay un momento en el que no entra la publicidad y hay que recurrir a otros rostros menos caros. La bajada de publicidad provoca la disminución de páginas de las revistas y la reducción de tarifas.

Según expertos del sector, ya no se paga tanto por los reportajes, por el que antes se ganaba 10.000 euros ahora se obtiene 1.500. Lo mismo ocurre con las exclusivas, antes se podía ganar 300.000 euros y ahora, en torno a 40.000 euros y como algo excepcional. Tampoco hay ya exclusivas como las de hace años, los famosos se han convertido en una especie en extinción. Ante la escasez de ‘celebrities’, a la prensa del corazón se le ocurre un plan alternativo, crearlos, como ocurre en los platós de televisión, y para abaratar costes, se apuesta por la producción propia que pagar a otros por las fotos.   

Las redes sociales han reventado el negocio de las exclusivas

La irrupción de los medios digitales y de las redes sociales también ha tenido mucho que ver. Muchos famosos desvelan sus exclusivas a través de sus cuentas de Twitter o Instagram, publican fotos que están al alcance de todos, etc. y la gente de a pie también publica en las redes sus propios 'robados' o fotos de famosos.

Muchos famosos antipaparazzis han encontrado aquí la forma de reventar las exclusivas para que ningún tercero obtenga beneficio económico a sus espaldas o evitar que le sigan para captar la imagen más perseguida. Es el caso de Elena Anaya, que lo hizo con su embarazo pidiendo a sus amigos que compartieran su foto con su pareja, o Paz Padilla, con su boda en Cádiz. También los photocalls, y el que un famoso sea imagen de una marca o campaña de publicidad, han hecho que algunas exclusivas se den en este tipo de actos.

Elena Anaya, con su parea.
Elena Anaya, con su parea.

Antes también existía una más estrecha relación entre los periodistas y los famosos. Por ello no es de extrañar que algunos periodistas como Jesús Mariñas, Carlos Ferrando, Pilar Eyre, José Luis López Galiacho, Lydia Lozano o María Patiño consiguieran buenas exclusivas y de primera mano. Por ejemplo, hace años era frecuente que Jesulín invitara a entrar en ‘Ambiciones’ a los reporteros que hacían guardia en su casa y se tomara algo con ellos, en este grupo se encontraba María Patiño.

Exclusivas en packs

También se han creado los packs de exclusivas tanto en televisión como en las revistas. En la pequeña pantalla, por ejemplo, se concede una entrevista gratis en ‘Sálvame’ y otra, bien pagada, en ‘Sábado Deluxe’: un dos en uno.

En las revistas también se hacen packs, por ejemplo de una preboda, boda y luna de miel. El famoso no sólo recibe la astronómica cifra de la exclusiva sino que además entran en juego firmas como Pronovias o Rosa Clará que regalan los trajes a la novia o novios por llevar su marca y que se saque en los medios. Hay muchos ejemplos, entre los últimos están la boda de Fonsi Nieto y su mujer Marta Castro o Risto Mejide y Laura Escanes, que se publicaron en ‘¡Hola!’, aunque hay muchos otros y también en otras cabeceras de revistas.

A todo esto hay que sumarle que se ha producido un cambio de conducta del público, les interesa más la vida del clan Campos, por ejemplo, que la de Isabel Preysler, lo que ha provocado un transformación en los personajes de las revistas y sus portadas. Según el último Estudio General de Medios, la revista más vendida es ‘Pronto’ con 2.867.000 ventas a la semana, después le sigue ‘¡Hola!’, con 2.217.000 y luego ‘Lecturas’, con 1.359.00.

El glamour desaparece y prevalecen los enfrentamientos

En la pequeña pantalla hemos visto cómo un programa de cuatro horas, ‘Sálvame’, se convirtió en un éxito rotundo de una manera fácil y sobre todo, barata, ya que se prescindió de muchos reporteros y de los directos, con los gastos que esto conlleva. Los temas de conversación giran, la mayor parte del tiempo, sobre las historias personales de sus colaboradores entre las que están también sus conflictos  o enfrentamientos de los unos con los otros en pleno directo.

Las noticias y exclusivas van surgiendo espontáneamente, es el elemento innovador de este programa, a pesar de que muchos crean que sus discusiones están preparadas. Incluso los colaboradores dan exclusivas según transcurre el programa por una llamada o mensaje de móvil que reciben. Esto hace años era impensable.

Además, existe otro fenómeno, creado por Mediaset, que también ha ayudado mucho a fortalecer sus audiencias y que sus temas sean de interés, el tener programas a diario en la parrilla que se retroalimentan entre sí de los mismos personajes e historias dando una continuidad.

El intrusismo en los platós

El tirón de algunos personajes es tal que han acabado ocupando puestos de presentadores y colaboradores en televisión. Intrusismo en toda regla. A las cadenas les renta más pero degenera la profesión y a la prensa del corazón. También pagan ciertos ‘peajes’ como las patadas lingüísticas que dan al diccionario o rumores que dan como noticias sin contrastar las fuentes. Si en deportes, hay periodistas especializados en esta área, ¿no debería ser igual para el mundo del corazón?

El éxito de estos rostros y programas es tal, que incluso las revistas han contratado a algunos de ellos para que tengan sus propias secciones, como son los blogs de Mila Ximénez o Jorge Javier Vázquez, que son muy leídos. Kiko Matamoros también llegó a tener uno un tiempo.

La revista ‘¡Hola!’ es casi la única que se puede seguir manteniendo y sosteniendo ese muro de contención contra este tipo de rostros. Durante años ha procurado cuidar a sus personajes de cabecera, evitando sacar noticias que les disgusten y publicando reportajes amables para que luego les den las exclusivas de turno. Antes y ahora, son los que más dinero pueden ofrecer a los personajes. Sin embargo, hasta esta revista ha terminado sacando a algunos de estos personajes ya que pagar exclusivas millonarias siempre, y a los mismos, no le es tan rentable como antes.

Los ‘hijos de’ famosos que viven de exclusivas

Otros personajes que han acaparado las portadas y programas son los conocidos como ‘hijos de’ entre los que están desde las hijas de Isabel Preysler, antes Chabeli y después Tamara Falcó y Ana Boyer, a los hijos de Isabel Pantoja como Kiko o Chabelita, o los hermanos del DJ, Francisco y Cayetano, de los que se habla más por sus parejas que por el toreo. Aunque podrían haber optado por no aparecer en el papel cuché son los primeros que quisieron beneficiarse de este mundo vendiendo exclusivas, acudiendo a actos como imagen de marca en los que saben que van a preguntarles por su vida privada y no por el perfume o reloj de turno.

Investigaciones judiciales, como la que se ha llevado a cabo a Borja Thyssen por presunta evasión fiscal, han sacado a la luz las cifras desorbitadas que perciben estos rostros conocidos. En 2007, ¡'Hola!' pagó a Borja 1,4 millones de euros por la exclusiva de su boda con Blanca Cuesta y su primer hijo.

Atrás quedaron los artistas de antaño que concedían entrevistas a pie de calle o donde fuera, sin parné de por medio, y atendían a los medios amablemente como el caso de la fallecida Rocío Jurado o Concha Velasco.

La hipocresía acerca del consumo de la prensa del corazón

Este cambio ha llevado a que la prensa rosa llegue a ser denominada prensa amarallista o sensacionalista y se refieran a programas de televisión como 'telebasura', ya que sus detractores la critican por buscar sólo el morbo.

Sin embargo, por mucho que se critique a este tipo de espacios, no hay más que acudir a los datos de audiencia o al número de ejemplares vendidos para comprobar que sí que se consume. Por ejemplo en el caso de 'Sálvame', uno de los más criticados, hay que tener en cuenta que si lleva 8 años en antena es porque tiene audiencia. Si la gente no lo viera, no habría durado ni un mes. Si un programa no da buenos datos, no se consiguen anunciantes y publicidad, -la razón de ser de todo medio-, y entonces desaparece fulminantemente como le ocurrió a 'La Noria' cuando se produjo un boicot contra los anunciantes tras entrevistar a la madre de 'El Cuco'.

En España existe cierta hipocresía o miedo a decir que se consume este tipo de prensa, ya sea escrita o televisada. La gente prefiere decir que ve documentales de La 2 o lee sólo noticias de política o economía pero luego la mayoría sabe quién es Belén Esteban o Kiko Hernández. Por poner un ejemplo la boda de Belén Esteban dio unos datos de audiencia jamás vistos en programas como ‘Gente’ de TVE o ‘Está pasando’ en Telecinco, que lo retransmitió en directo.

Intentos de reducir los espacios de corazón

En los últimos años, aunque ha habido un auge de los programas de entretenimiento y familiares y se han reducido los programas de corazón, estos se siguen consumiendo y las revistas comprándose. Cuando Paolo Vasile retira el programa 'Aquí hay tomate', en 2008, con la intención de regenerar la televisión y subir la audiencia, se prueba con formatos de humor o de noticias de actualidad sin ningún éxito, 'Las gafas de Angelino' o '¿Por qué no te callas?', hasta que se da con el formato de éxito de ‘Sálvame’.

También ocurre lo mismo con la noche de los sábados, se eliminan los programas de corazón,  ‘Salsa Rosa’, después llamado ‘Dolce Vita’ y luego aparece ‘La Noria’. Este programa nace con la intención de ser un programa con temas políticos y de actualidad, al igual que sus entrevistados. También tenía una sección de ‘Nostalgia’ que recuperaba los mejores momentos de la televisión y hacía entrevistas 'blancas' a personajes de la década de los 80 y 90. Sin embargo, no se obtienen los datos de audiencia de antaño que sí se logran en el momento en el que se introducen personajes famosos o del mundo del corazón.

Es frecuente ver como un programa se muta en otro o incorpora nuevos elementos, como le ocurrió a este espacio, según la reacción de la audiencia que es la que manda. Es lo que le está pasando ahora por ejemplo a 'Sábado Deluxe'. 'Sálvame Deluxe' perdió posiciones frente a los programas de la noche de los viernes como 'Tu cara me suena' y decidió trasladar el programa a los sábados y regenerar el espacio. Ya no es corazón puro y duro, como era el espacio de los viernes, sino que se han introducido temas de actualidad y sociedad de nuevo recurriendo en algunos casos a rostros conocidos para hablar de ello. También es el caso del nuevo programa 'Made in Spain', en la noche de los domingos.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba