Música

Los 50 años de la que habló del rock "desde las tripas", medio siglo de la Rolling Stone

Medio siglo ha pasado. Medio siglo desde que aquel rostro con melena despeinada, casco militar y gafas ‘teashades’ -que posteriormente serían de color anaranjado y se utilizarían para esconder el efecto de las drogas en los 60-, protagonizase la portada de una auténtica institución. John Lennon fue la primera imagen de la revista 'Rolling Stone'. Son 50 años en los que las voces más prodigiosas, y las que no lo son tanto, han pasado por manos de fotógrafos que hacían y hacen honor a su profesión. Rostros de jóvenes talentos que jamás se hubieran imaginado llegar hasta donde llegaron. Ejemplos son la poderosa voz de Janis Joplin, un desconocido Prince antes de su ‘Lluvia púrpura’ o un pequeño Michael Jackson que cantaba para los Jackson 5. Rostros de reyes y reinas que conquistaron el difícil y duro mundo del cuarto arte.

Nació allá por 1967 en la bella ciudad estadounidense de San Francisco de la mano de un Jann Wenner de tan solo 22 años –sigue siendo su editor- y el crítico musical Ralph J. Gleason. Lejos de los ideales propios de la época, se centraron en seguir los estándares periodísticos y alejarse de las políticas que tantos quebraderos de cabeza estaban dando en aquellos años. En una sociedad reivindicativa junto al movimiento cultural y el cambio social. Aquella era hippie y el afán por las sustancias alucinógenas de la época que, además de crear una versión de los Beatles desconocida hasta entonces con ‘Sgt. pepper's lonely hearts club band’, también dio lugar a un refugio en forma de artículos.

Primera portada de la Rolling Stone, con John Lennon de militar
Primera portada de la Rolling Stone, con John Lennon de militar Rolling Stone

Sin embargo, 'Rolling Stone' no se enclaustró en el papel de la música ni de los artistas, ni mucho menos. La revista ha dado lugar a reportajes políticos como el que recuerda a este diario Juan Aguirre, del grupo Amaral: "Cuando estábamos grabando discos fuera de España recuerdo leer artículos sobre fenómenos sociales, recuerdo el que hablaba de la caída del muro de Berlín y lo relacionaba con los discos de David Bowie allí".

La política ha jugado un importante papel en la publicación, muestra de ello han sido algunas de sus portadas, protagonizadas por Barack Obama, Justin Trudeu o el magnate y actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Aunque no son los únicos, el expresidente norteamericano George Bush encabezó la publicación junto a la pregunta: “¿El peor presidente de la historia?”. Además, contó con firmas como la del creador del periodismo gonzo -aquel que plantea eliminar la división entre la ficción y la no ficción- Hunter S. Thompson.

Asimismo, la 'Rolling' dio nombre a la fotografía. Grandes leyendas de este arte como Annie Leibovitz crearon marca y su talento dio fruto a imágenes emblemáticas. Aquel ‘último abrazo’ de John Lennon y Yoko Ono o aquella primera portada en la que también aparecía el de Liverpool, en 1967. Pero no es la única, este periódico ha tenido el privilegio de hablar con quien protagonizó la década de los 60 de la revista, uno de los fotógrafos más importantes de su historia, que cumple 80 años. Baron Wolman habla desde Estados Unidos de lo que significó la publicación para la industria y de cómo fue conocer a Janis Joplin cuando aún no había tocado el cielo. 

Grandes e irremplazables nombres han sido protagonistas en esta revista que cumple años. Desde el propio creador del rock suave de ‘Imagine’ (1971) hasta la última estrella del pop y funk, Bruno Mars, pasando por la reina del soul, Aretha Franklin, el mágico dios de la guitarra eléctrica Jimi Hendrix o los reyes de sus respectivos géneros Michael Jackson y Elvis Presley. Las miles de portadas y los millones de artículos ya forman parte de la historia y esto es algo que en el panorama musical actual tienen claro. 

La magia de la fotografía

“¡Los fotógrafos del rock n’ roll de los 60 estamos envejeciendo!”, decía hace dos años una de las personas que más cerca ha estado y, para suerte de nuestras retinas, ha logrado captar imágenes para la memoria. Baron Wolman (junio, 1937) paró en el tiempo escenas de la música y artistas cuyas voces remueven. Y no quiso guardarse las historias que guardan esas instantáneas para él. Wolman contó qué había detrás del rostro del guitarrista del diablo Jimi Hendrix o de los miembros de Creedence Clearwater Revival justo antes de salir al escenario, nerviosos. Narró que él no iba a cumplir con aquello de que las historias detrás de las imágenes se van con los fotógrafos “al cielo".

Wolman fue el primer fotógrafo de la 'Rolling Stone', lo fue porque le preguntaron “¿Quieres ser nuestro fotógrafo?” y, como dice, “lo demás fue historia…”. Captó a Steve Miller tocando una guitarra que Hendrix no fue a recoger y, por lo tanto, cayó en manos del de Milwaukee. También paró uno de los eléctricos movimientos del australiano nacido en Escocia Angus Young (AC/DC) o de las más especiales, las instantáneas de Janis Joplin. “Es un poco extraño cómo la gente me pregunta si me acosté con Janis, como si fuera asunto suyo”, narraba Wolman. “Simplemente dejo que su imaginación se vuelva loca, sin decir nada definitivo, ni siquiera sugiriendo una respuesta”, añadía.

Para Wolman fue “un tiempo mágico”: “Soy muy afortunado por haber tenido la oportunidad de trabajar con 'Rolling Stone' en los primeros días de su inocencia”

Wolman ha charlado con este periódico sobre la revista que le permitió parar el reloj. Para él trabajar en la ‘Rolling Stone’ fue “una experiencia fantástica”. Tuvo la suerte de conocer a músicos que aún no eran “super estrellas” como Janis Joplin. “Ella vivía cerca de mí, coincidía con ella en las tiendas de la zona”, comenta. Además, quiere recordar a la gran Steve Miller Band, Grateful Dead o la Jefferson Airplane: “Todos vivían en mi barrio”.

“Ser el primer fotógrafo de la 'Rolling Stone' me daba mucha credibilidad. Los músicos eran felices cuando yo iba a hacerles fotos porque habían visto mis trabajos en la revista”, señala. Para Wolman fue “un tiempo mágico”. “Soy muy afortunado por haber tenido la oportunidad de trabajar con 'Rolling Stone' en los primeros días de su inocencia”.

Algunas de las primeras portadas de la cabecera
Algunas de las primeras portadas de la cabecera Rolling Stone

Baron Wolman está convencido de que es “un hito” que la revista cumpla medio siglo. Ha dado contenidos excelentes sobre música, cultura y política, “especialmente política”, asevera. Pero a lo que guarda un lugar especial es, evidentemente, a las instantáneas. “En mi opinión la fotografía ha jugado un importantísimo papel en el éxito de la revista”, cuenta. Al principio solo en la 'Rolling Stone' los fans podían ver fotos de “muy alta calidad” de los artistas que amaban.

“Si la gente quiere estudiar esos 50 años que han pasado desde 1967 hasta 2017, el mejor lugar para empezar a hacerlo es la 'Rolling Stone'”, afirma. “Más que cualquier revista, presentó una inteligente y honesta ventana sobre lo que ha ocurrido en los últimos 50 años…”, concluye.

Logró captar una de las imágenes más emblemáticas y con mayor mensaje que ha lanzado la revista, aquel abrazo a la eterna musa de John Lennon: Yoko Ono

Quien también destacó por ser durante una década una de las mejores fotógrafas del planeta fue Annie Laibovitz (octubre, 1949). La de Connecticut logró captar una de las imágenes más emblemáticas y con mayor mensaje que ha lanzado la revista y, en general, el mundo de la música. Aquel abrazo a la eterna musa de John Lennon: Yoko Ono, en la cama y abrazada por el ‘beatle’. Publicada el 22 de enero de 1981. Quizá la muestra más clara de que Lennon tenía decidido a quién amaba. La instantánea fue tomada en diciembre de 1980, poco antes del asesinato en el que David Chapman acabó con la vida del 'beatle' en la puerta del edificio Dakota del Central Park West de Manhattan. 

Para Amaral el papel de la fotografía en la 'Rolling Stone' ha sido primordial. "La revista ha estado ahí desde que nosotros tenemos memoria", cuenta Juan Aguirre. "Nos acordamos especialmente de una sesión de fotos, de las más bonitas que hemos hecho en nuestra carrera, que fue con Jero Álvarez. Nos poníamos en la piel de Bonnie and Clayd y guardamos un muy buen recuerdo de eso", añade Eva Amaral.

Según Niños Mutantes destaca más su conexión con la literatura y la fotografía que con la música: "Carreras como la de Annie Laibovitz" -recuerdan- "hay muchas imágenes míticas que vienen de ahí". Por su parte, Juanma Latorre de Vetusta Morla añade: "Ha modelado la manera en la que se recibe a grandes estrellas del rock and roll en el público (...) Sobre todo lo ha hecho con sus portadas, que es lo más icónico de la revista". 

Otro de los que recuerda a este diario el rol de la fotografía en la revista norteamericana es el cantante de Smile, John Franks. "La 'Rolling Stone' fue la primera revista de música en tener portadas que estaban a la altura de los artistas que retrataban", afirma.

Si tiene que elegir una única portada, Wolman tiene una predilección y, como no podía ser de otra manera, el protagonista es Jimi Hendrix. Con sombrero y americana son solapas, anillos y humo de un posible cigarrillo. Todo en blanco y negro. Esta es, para Wolman, su mejor portada de la 'Rolling Stone' o, al menos, de la que se siente más orgulloso a sus 80 años.

Portada con Jimi Hendrix, de Baron Wolman
Portada con Jimi Hendrix, de Baron Wolman Rolling Stone

"Rock desde las tripas"

En la edición original se escribieron textos con las firmas de estrellas como Iggy Pop, Bono o Tom Wolfe. Sin embargo, la cabecera también llegó a España en 1999. Aunque su recorrido no sería tan extenso, lo cierto es que la carrera sí lo sería, aunque quizá alejada de lo que la edición original predicaba.

Papeles importantes desempeñaron nombres como Andrés Rodríguez o Ignacio Quintana, quien negoció para que la publicación naciese en este país y quien conoció en primera persona al fundador de la revista, Jann Wenner. Pero no son los únicos, hubo alguien que jugó un rol fundamental, que tuvo que tomar decisiones duras y quien despidió la publicación española en 2015, Iñaki de la Torre. De sobra conocido entre expertos de la música y melómanos, actualmente, además de otras publicaciones, es uno de ‘Los Residentes’ de m80. De la Torre fue el último director de 'Rolling Stone España', y ha querido formar parte de este 50 aniversario.

'Rolling Stone' siempre ha escrito sobre el Rock desde las tripas del Rock"

Marc Ros, voz de Sidonie

“La 'Rolling Stone' es el nacimiento del verdadero periodismo musical, hasta el momento se hacía periodismo fan”, afirma sobre la publicación norteamericana. Desde que el 9 de noviembre de 1967 sale la primera edición a la venta “llega un modo de tratar el rock y el pop como si fuese un verdadero motor cultural”, añade. Fue gracias a esta publicación, comenta, que dejase de tomarse el rock and roll y el resto de géneros “como un divertimento”, para considerarse como “algo nuevo”. Se estaban escribiendo letras que delataban un pensamiento que hasta entonces no se tomaba en serio”, afirma.

Con De la Torre coincide Marc Ros, cantante de Sidonie. "A diferencia de 'Melody Maker' o 'NME' -otras dos célebres revistas musicales-, que miraban a la escena pop desde una posición alejada con su inevitable ironía y flema inglesa, 'Rolling Stone' se implicaba totalmente con el rock", cuenta. Para Ros "los periodistas tenían alma de estrella de rock": "Muchos de ellos eran auténticas divas de la cultura pop". El barcelonés recuerda nombres como Hunter S. Thompson, Robert Altman, Greil Marcus, Annie Leibovitz o Patti Smith. "'Rolling Stone' siempre ha escrito sobre el rock desde las tripas del rock", asegura. 

Nunca estuvo a la altura de la edición norteamericana fundamentalmente porque gran parte de los artistas eran excesivamente comerciales”

Iñaki de la Torre

Pero también hubo firmas importantes de nuestra cultura. Entre ellos, el escritor y periodista madrileño Javier Menéndez Flores y el músico y cantante barcelonés Rubén Pozo  –exmiembro del grupo Pereza-. Ambos han querido contar a este periódico cómo fue formar parte de la mítica revista.

Menéndez Flores también habla de la edición original: "Aunque nació como una revista no solo musical, sino de temática diversa y con vocación de denuncia, en lo estrictamente musical ‘Rolling Stone’ fue durante muchos años (no estoy seguro de que siga siéndolo) un símbolo de éxito, prestigio y singularidad". 

Pero, ¿qué ocurrió con la edición española? De la Torre tiene una idea clara: “Nunca estuvo a la altura de la edición norteamericana fundamentalmente porque gran parte de los artistas eran excesivamente comerciales”. Ejemplos son que la primera portada de la edición de este país fuese para Alejandro Sanz, después, para artistas como Shakira o Melendi. “Los enfoques eran completamente promocionales, justo lo contrario del espíritu original de la cabecera”, narra. “En EEUU si 'Rolling Stone' hace una mala crítica de tu disco, no duermes, aquí daba igual”, reconoce.

Alejandro Sanz, en la edición española
Alejandro Sanz, en la edición española Rolling Stone

Menéndez Flores destaca ese primer número con Sanz en portada. "Muchos (los de siempre) se rasgaron las vestiduras ante aquella elección, lo consideraron un sacrilegio", narra. Sin embargo, rompe una laza a favor de la publicación: la reivindicación de la música española le pareció "un gran acierto". "Sanz estaba entonces (1999) 'arriba de la bola, y su presencia dejaba constancia de que la filial española iba a tener un sabor eminentemente español", añade. El escritor cuenta que la revista buscaría apostar "por triunfadores de veras, que no ‘triunfitos’", aunque, como recalca, "no estuvieran tatuados ni escupiesen cada tres palabras ni fueran a morir cumplidos los 27". 

De la Torre, por su parte, confiesa que en esa última etapa de la revista trató, junto a Beatriz González Aranda y Josu Lapresa, de hacer eso que se echaba en falta: “Había mucha pose rockera, pero poca información musical de cierta profundidad”. Pero, por desgracia, “ya era tarde”.

El cierre fue “un cúmulo de circunstancias”, además de la decadencia del negocio editorial y de la publicidad en general en España. Justo en 2015 era el momento de renovar la licencia con el fundador, pero “no comprendió la situación económica general del país”. Sin embargo, como cuenta De la Torre, en Internet, la revista tenía su público fiel, un millón de usuarios únicos cuando cerró. Sin embargo, Wenner “quería siempre una edición en papel”. “Para los que trabajamos allí fue como perder un hijo”, concluye.

Con la idea de dar algo nuevo y alejado de lo comercial coincide Pozo: “Supongo que la 'Rolling' era la revista que desplegaba el abanico musical más amplio”. “Tenía cabida desde lo más underground del pop y del rock y lo más mainstream, con lo bueno y lo malo que ello conlleva”, añade.

Reivindicación de la música española

No obstante, Menéndez Flores alude a los complejos frente a la cultura norteamericana, pero, asegura, a algunos directores "les podía el influjo anglosajón". "Yo siempre agradecí que su portada la protagonizase un español o un hispano, ya que eso denotaba una clara falta de complejos", cuenta. "Vamos, que ver a Elvis o a Jim Morrison en la edición española me parecía una apuesta fácil y alicorta", reconoce. El escritor echó en falta la presencia en su portada de algunos "primeros espadas del rock (en) español". "Si mal no recuerdo, Calamaro y Loquillo nunca fueron portada, lo cual es un disparate", confiesa.

Asimismo, tiene algo claro: "Acusé la ausencia en su portada, y que se jodan los puristas, de Dani Martín, que es mil veces más auténtico que muchos de los que sí ostentaron ese honor. Y sé bien de lo que hablo".

No hay una sola de las hermosas canciones de amor de Lennon que contenga la carga de sinceridad del rotundo 'te amo' que encierra esa imagen"

Javier Menéndez Flores

Todos han reflexionado sobre cuáles son sus portadas, con las que recuerdan la revista. De la Torre se queda con la primera. "Esa portada elige, de modo premonitorio, al que quizá es el mayor mito del pop de todos los tiempos, John Lennon", cuenta. Pozo se queda "con cualquiera en la que sacaran a un grupo español". "Por aquello de defender lo de la 'tierra'", afirma. 

Para acabar, Menéndez Flores asegura que en la edición norteamericana "sólo podía ocupar su anhelada portada alguien que además de haber coronado la cumbre rebosara personalidad". El escritor y periodista recuerda la portada emblema de Leibovitz: "Aquella en la que un John Lennon desnudo y en posición fetal besa a una Yoko Ono vestida y con cara de esfinge es difícilmente superable". Menéndez Flores coincide con esa declaración de intenciones en forma de instantánea: "Lennon se despojó del disfraz de estrella de la música, de genio, de icono cultural y se dejó inmortalizar, libre de filtros, en la que a mi modo de ver es una de las más grandes declaraciones de amor gráficas de todos los tiempos". "No hay una sola de las hermosas canciones de amor de Lennon que contenga la carga de sinceridad del rotundo 'te amo' que encierra esa imagen", concluye.

Para ver más portadas de la Rolling Stone en estos 50 años, no te pierdas esta fotogalería

Última portada de la edición española
Última portada de la edición española Rolling Stone

La edición española se despidió un verano de 2015con una imagen lo necesariamente importante como merecía la ocasión. Kurt Cobain, cabello rubio y mirada al infinito, quizá una metáfora de la propia revista y el momento que vivía en este país, como si dijera un “nos vemos en la otra vida”. Kurt Cobain era el protagonista y no hubo ninguna alusión a que eso acababa. Artículos de Jagger y Richards y la reedición de ‘Sticky fingers’, el “Townshend y el adiós de los Who” o Ringo Starr, “el batería más tristemente feliz del mundo”.

“Para la industria musical el fin de la edición española sé que fue un gran disgusto, no solo por lo ‘romántico’ de la cabecera, sino porque hay pocos soportes con prestigio y con medios serios para hablar de la obra de grupos no comerciales”, concluye Iñaki de la Torre.

Como rezaba la edición original sobre los ‘groupies’ de Simon and Garfunkel, quizá la audiencia de la revista era y sigue siendo “peculiar”. “Nosotros tenemos ‘groupies’ poéticos, que están deseando leer poesía o discutir sobre literatura”, quizá así han sido también los lectores 'Rolling Stone' y por eso, este 9 de noviembre, cumple 50 años. 


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba