Entrevista a Peter Godfrey-Smith

“La evolución tiende a crear mentes”

El filósofo Peter Godfrey-Smith se sumerge en su último libro en un fascinante viaje en busca de los orígenes de la consciencia. Y lo hace a partir del estudio de los fascinantes pulpos y sepias.

El filósofo Peter Godfrey-Smith
El filósofo Peter Godfrey-Smith Random House

Peter Godfrey-Smith es un filósofo submarinista, un tipo que bucea rodeado de luminosas sepias gigantes a las que bautiza con nombres de pintores como Kandinsky o Modigliani mientras intenta comprender qué hay detrás de su aparente inteligencia. En su libro “Otras mentes” (Taurus, 2017) parte de su conocimiento de estos cefalópodos para intentar desentrañar el modo en que la evolución dio lugar a diferentes tipos de estructuras capaces de crear una experiencia subjetiva e incluso “mentes”. Y por el camino se propone entender qué es eso que conocemos como “consciencia” y que se supone que nos diferencia a nosotros de animales como los pulpos. Charlamos con él por videoconferencia desde Australia.

Lo primero, enhorabuena, porque han descubierto ustedes una segunda “ciudad” de pulpos, ¿verdad?

Sí, ahora hay un nuevo sitio, que es muy similar al primero que encontramos en 2009 en aguas australianas, lo cual es una gran noticia. Se trata de otro asentamiento donde viven estos animales y está muy cerca del anterior, a menos de un kilómetro. Es muy parecido al primer sitio, está un poco mas extendido, pero se da la misma mezcla de apareamientos y luchas que en Octópolis. La gran diferencia es que en este segundo sitio [Octlantis] no hay ningún objeto hecho por el hombre a partir del cual se iniciara todo. En la primera “ciudad” que descubrimos los pulpos habían empezado a construir sus madrigueras en torno a un objeto grande y metálico que debió caer hace años desde una embarcación.

¿Y saben ya lo que es ese objeto?

No tenemos ni idea, está cubierto de algas y de todo tipo de cosas, no es muy grande, tiene unos 37 cm de largo, pero no queremos moverlo para no perturbar el hábitat.

"En Octópolis los pulpos habían construido un asentamiento a partir de un objeto humano"

Ese objeto debió cambiar la vida de los pulpos como aquella lata de refresco que cae del cielo en la película “Los dioses deben estar locos”…

¡Jeje! Veo la analogía, pero sospecho que los pulpos no ven el objeto como inusual, sino solo como algo práctico.

¿Demuestran estos hallazgos que los pulpos son más sociales de lo que creíamos?

Todavía no lo sabemos y me pregunto a menudo si esta especie es un poco más social o si este sitio en concreto es muy anómalo y ha obligado a que los animales tengan que interactuar más y adaptarse a una nueva situación.

¿Cuándo se dio cuenta de que los pulpos podrían servir para explicar en parte nuestra mente?

Hace mucho tiempo, y realmente fueron las sepias gigantes, más que los pulpos, las que despertaron mi interés. Empecé a encontrarme a estos animales en las aguas alrededor de Sídney y me di cuenta de que tenían una especie de curiosidad y establecían una conexión con el buceador. Algunas eran amistosas, otras eran agresivas… No tenía ni idea de qué pasaba en sus cabezas, si es que pasaba algo, pero parecían criaturas tan complicadas con todos aquellos cambios de color y de forma, que aquello me hizo interesarme. Por entonces yo no sabía mucho de la historia de la vida animal y de lo primero que me di cuenta fue de que el primer ancestro común entre ellos y nosotros vivió hace mucho tiempo y seguramente era un animal muy simple. Los pulpos estaban a mi alrededor todo el rato, pero me costó darme cuenta porque se camuflaban y me llevó tiempo aprender a localizarlos. Hay mucho que aprender de los pulpos y probablemente son más complicados en cuanto a comportamiento que las sepias y los calamares, así que empecé a darle vueltas y a pensar mucho sobre ellos.

“No tienen consciencia como nosotros pero hay muchas pruebas de que se siente algo siendo un pulpo”

Distingue usted entre consciencia y experiencia subjetiva, ¿cómo se diferencian?

La palabra consciencia se usa en muchos sentidos de una manera muy amplia. No es una palabra muy buena porque siempre sugiere algo más rico y complicado que una mínima sensación en el sistema. La cuestión es saber si el animal puede hacer inferencias o tratar de adquirir un sentido global de las cosas. En el caso de los pulpos hay muchas pruebas de que se siente algo siendo un pulpo. Lo que también podemos decir con bastante confianza es que la integración particular que encontramos en los humanos probablemente no está presente en los pulpos ni en ningún animal con excepción de un par de mamíferos. Creo que es poco probable que los pulpos tengan algo como eso, pero creo que se siente algo siendo ese animal.

Dice un amigo que cuando uno ve a una sepia imitando los movimientos de un cangrejo ermitaño cuesta creer que no tenga una teoría de la mente.

Yo sería mas prudente, he visto los vídeos y me parece fantástico y un comportamiento muy interesante. En general creo que ese tipo de mimetismo puede que no requiera ningún tipo de proceso mental. Puede ser un programa moldeado por la evolución y que el animal lo haga sin tener ninguna idea de lo que está haciendo. Los pulpos también son capaces de imitar a muchos animales, como una serpiente de mar o un pez plano, y el hecho de que puedan cambiar de forma es intrigante. Pero creo que es un tipo de imitación que se desarrolló biológicamente pero no requiere complejidad psicológica. Sería interesante ponerlo a prueba.

Tal vez se parece al proceso por el que los pájaros imitan sonidos.

Aquí [en Australia] tenemos pájaros que imitan todo tipo de sonidos, incluidas alarmas de coches. No sé, pero no veo razones para atribuir una teoría de la mente detrás de esto.

Apuesta usted en el libro porque lo que verdaderamente nos diferencia a los humanos es el lenguaje y esa charla interior con nosotros mismos.

De hecho siempre me sorprende cuando otras teorías no lo tienen en cuenta. Para mí es una parte importante y central de la consciencia que a menudo se ignora, pero es cierto que hay otras partes que intervienen. El tipo de memoria de trabajo que encontramos en la mente humana, por ejemplo, es también algo importante a la hora de hacer emerger la conciencia humana.

Es significativo que hayan aparecido “mentes” tres veces, es muy diferente a que hubiera sido un caso único

Si la evolución ha dado lugar a varios tipos de mentes, ¿cabe pensar que la vida tiende a terminar creando consciencia?

Creo que es una teoría razonable. El hecho de que haya al menos dos casos en los que la evolución ha construido sistemas nerviosos muy grandes, con propiedades que permiten la inferencia de sentir ser ese animal, es importante y muestran la tendencia de la naturaleza a crear mentes. También hay que pensar en el grupo de los artrópodos, que tienen una versión más simple pero con las mismas características. Son los tres grupos que han desarrollado estos sistemas y comportamientos complejos; cefalópodos y vertebrados, cada uno a su manera, y los artrópodos de forma más simple. Puede que no haya nada mas allá de esos grupos en los que se pueda aplicar la palabra mente. Es significativo porque ha sucedido tres veces, es muy diferente a que hubiera aparecido como un caso único.

Si la vida aparece en otros planetas, sería lógico pensar que seguiría la misma tendencia a crear mentes, ¿no?

Creo que tienes razón. Es especulativo, por supuesto, pero me parece una conclusión razonable a la vista del patrón que vemos en la Tierra.

“Que los pulpos puedan reconocer a humanos individuales dice mucho sobre lo que está pasando dentro de sus cabezas”

Tengo curiosidad por saber qué comportamiento le ha impresionado más en los pulpos, que son capaces de hacer cosas tan extraordinarias.

El tipo de comportamiento que más me ha impresionado siempre, en la naturaleza, es su interés por los objetos nuevos. Su tendencia a atraparlos y manipularlos, a no dejarlos ir. Este tipo de comportamiento lo encuentro siempre muy interesante y no es muy habitual en animales estar interesados en las novedades de esa manera. Y entre las cosas que no he visto por mí mismo, pero que son muy importantes científicamente, está el hecho de que puedan reconocer a humanos individuales, lo que se ha demostrado con experimentos. Es muy impactante y sugiere muchas cosas sobre lo que está pasando dentro de sus cabezas.

Además de reconocer a un humano particular, también escupen agua desde el tanque a determinados individuos.

Sí, aunque la combinación entre reconocimiento y escupir agua no ha sido comprobada experimentalmente, pero sí que es muy conocida a nivel de anécdotas y es algo que tiene pinta de ser verdad.

¿Cuándo ha sido la última vez que ha buceado con los pulpos?

Hace un par de semanas. Estos días estoy haciendo muchas inmersiones en la zona de la bahía de Nelson, que está más al norte, en parte porque estoy empezando otro libro y quiero ampliar mi experiencia con otros animales sobre los que pienso. Quiero entender si hay una red más complicada de animales en ese lugar, pero hay muchos pulpos allí, y a veces me persiguen y tenemos encuentros muy interesantes.

“Lo que encuentro encantador es esa mezcla de precaución y curiosidad que demuestran los pulpos”

¿Qué siente cuando el pulpo le agarra el dedo con el tentáculo para intentar explorarle?

Creo que intentan entender que eres, de alguna manera. Lo que encuentro encantador es esa mezcla de precaución y curiosidad que demuestran. Tú eres mucho más grande que ellos, que son más o menos del tamaño de una pelota de futbol. Se mueven entre curiosos y precavidos, aunque algunos individuos te persiguen y yo tengo mucho cuidado de que no me muerdan, porque sé que es desagradable, así que procuro evitar a los ejemplares más agresivos.

¿Esa curiosidad del pulpo pudo haber moldeado su mente?

Si intentas entender cómo llegaron a tener un sistema nervioso tan grande, lo cierto es que no lo sabemos, pero una historia que podría tener sentido es que esa combinación entre vivir en ambientes muy difíciles, con muchos depredadores y en constante peligro, junto con la necesidad de andar por ahí cazando en busca de comida pudo ejercer una presión evolutiva para algunos de los aspectos de su sistema nervioso.

¿Dónde habría llegado la inteligencia de los pulpos si hubieran tenido menos presión y hubieran sido menos vulnerables?

De nuevo es una especulación, pero creo que hay dos características que uno puede identificar como determinantes para que un animal sea incluso más inteligente. Uno es su corta esperanza de vida y el otro el hecho de que no haya relación entre los padres y su descendencia. En los cefalópodos no sucede como con los pájaros, que aprenden comportamientos de sus padres. Si imaginas un pulpo en el futuro con una vida más larga y capacidad para este intercambio generacional de información, creo que serían dos formas muy naturales de obtener una versión incluso más inteligente del pulpo.

No es habitual que a un filósofo se le entienda, y menos que conozca tan bien la biología.

Creo que en los últimos años en filosofía de la biología en concreto ha habido un deseo de conectar con más audiencias que los propios filósofos. Uno de los primeros en hacer filosofía de la biología accesible fue David Hull. Y en filosofía de la mente hay buenos ejemplos, como Daniel Dennet, cuyo éxito ha sido inspirador. O sea que hay mucha gente que me ha enseñado cómo hacerlo.

“Una de las cosas que más me interesan es encontrar ideas nuevas sobre la evolución de la vida animal”

Sin embargo confiesa usted que nunca supo mucho sobre animales.

Siempre pensé en la evolución y las implicaciones filosóficas de la teoría de la evolución. Lo que no conocía tan bien, y ahora creo que debería haber estudiado antes, es la historia particular de la vida animal, de dónde viene cada uno y qué relaciones tienen entre ellos. Eso es algo que solo empecé a mirar con detalle como consecuencia de mi interés por los cefalópodos y ahora es uno de los campos que más me interesan, las ideas nuevas sobre la evolución de la vida animal en particular.

En su libro advierte usted de los peligros de acabar convirtiendo nuestros mares en zonas muertas. ¿Ha visto muchos cambios a peor estos años?

No hay duda de que la Gran Barrera de Coral está mucho peor y la he visitado muchas veces en mi vida. La primera fue en los 80, cuando era indescriptiblemente bella y me impactó. Después he vuelto cada diez años y el declive es innegable y visible. Mucha gente ha escrito sobre eso y hay mucha gente haciendo ciencia para intentar pararlo, es el caso más dramático. Sin embargo, en las partes del sur de Australia no he visto las cosas empeorar en los años en los que llevo yendo allí, en parte porque hay muchas reservas naturales y el gobierno protege estas áreas a pesar de las presiones.

En Galicia (España) este año los pescadores no encontraron pulpos. El hecho de que se reproduzcan una sola vez y vivan solo dos años, ¿los pone en riesgo de desaparecer?

Sí tendría sentido que una especie que se reproduce solo una vez fuera vulnerable a un impacto concreto, pero me parece difícil creer que en un solo año puedan desaparecer. No me atrevo a especular sobre lo que pasa con los pulpos allí, solo espero que se recuperen pronto.

El biólogo William Hamilton soñaba con que le enterraran con escarabajos, ¿tiene usted alguna fantasma parecida con cefalópodos?

Tengo que admitir que sí lo tengo, no he pensado la manera concreta, pero la idea de un enterramiento marino es muy atractiva para mí, desde luego. No he pensado en los pulpos, pero en general me gustaría terminar en una zona bonita del mar.

Para más info: Otras mentes. El pulpo, el mar y los orígenes profundos de la consciencia (Taurus)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba