NEUROCIENCIA

Nuestros cerebros se sincronizan cuando conversamos

Un dispositivo móvil permite medir por primera vez en varios usuarios la sincronización de sus señales cerebrales durante una conversación. Esta tecnología portátil podría utilizarse para comprender mejor nuestras interacciones sociales. 

Nuestros cerebros se sincronizan cuando conversamos
Nuestros cerebros se sincronizan cuando conversamos Universidad de Drexer

Como señala a menudo el neurocientífico Xurxo Mariño, el lenguaje es la mejor herramienta que tenemos para la comunicación mente a mente. Cuando usted pronuncia unas palabras, en el cerebro de su interlocutor se pone en marcha un mecanismo de descifrado que permite trasplantar temporalmente los pensamientos de su mente a la de otra persona. Hace unos meses, el investigador de la Universidad de Princeton Uri Hasson demostró mediante resonancia magnética funcional que las áreas cerebrales del receptor se ponen en marcha de forma paralela a las del hablante y que cuanto mayor sincronización hay entre ambas, mejor es la comprensión del mensaje. Es decir, que nuestros cerebros se acoplan cuando hablamos.

En un trabajo publicado este lunes en Scientific Reports, el equipo de Hasan Ayaz, de la Universidad de Drexel, ha realizado la misma prueba pero con una tecnología que permite medir estas señales colocando un pequeño dispositivo en la cabeza de los sujetos. A diferencia de la resonancia magnética, que requiere que el sujeto esté tumbado e inmóvil en el interior de una cabina, esta pequeña cinta para la cabeza con un medidor de espectroscopia cercana al infrarrojo permite tomar la señal de varios sujetos mientras hablan cara a cara.

Para el estudio, el equipo de Ayaz reclutó a un hablante nativo en inglés y a dos hablantes nativos en turco y les pidió que contaran una historia personal mientras registraba su señal cerebral. A continuación, los investigadores pusieron las grabaciones a un grupo de 15 hablantes en inglés y registraron su señal cerebral mediante el dispositivo portátil de espectroscopia cercana al infrarrojo, con especial atención a la actividad de las áreas prefrontal y parietal. Su hipótesis era que solo habría correlación en ambas señales cerebrales cuando los oyentes escucharan un relato que pudieran entender (en este caso la versión en inglés y no la turca).

Estos datos pueden ayudarnos a conocer mejor cómo nos comunicamos en diferentes ambientes

Los resultados indicaron que la actividad cerebral (medida mediante los parámetros de oxigenación de la sangre en el cerebro de los sujetos) era coincidente solo cuando escuchaban un relato en una lengua que entendían, lo que descarta falsos positivos. Además, los datos eran coherentes con los que se había obtenido anterior mente mediante resonancia magnética funcional. Para los autores, esto muestra que la técnica de medición de señal portátil podría ser muy útil para analizar el acoplamiento en las interacciones mente a mente.

“La posibilidad de observar cómo interactúan varios cerebros es una necesidad creciente en la neurociencia social”, explica el autor principal. “Vivimos en un mundo social donde todos estamos interaccionando. Y ahora tenemos una herramienta que nos puede dar información más completa sobre lo que hace el cerebro durante las tareas cotidianas, como la comunicación natural, que no podamos obtener en las pruebas de laboratorio o con un solo cerebro”. Los autores creen que en el futuro estos datos pueden ayudarnos a conocer mejor cómo nos comunicamos en diferentes ambientes, como en una clase, una reunión de negocios o en la consulta del doctor.

Referencia: Measuring speaker–listener neural coupling with functional near infrared spectroscopy (Scientific Reports)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba