PREMIOS NOBEL

Nobel Física 2017 para los descubridores de las ondas gravitacionales

El Premio Nobel de Física 2017 ha sido concedido a Rainer Weiss, Barry C. Barish y Kip S. Thorne, de la colaboración LIGO/VIRGO, por su decisiva contribución a la detección de ondas gravitacionales, ondulaciones del espacio-tiempo producidas por un cuerpo masivo acelerado, según el fallo de la Academia Sueca.

Nobel Física 2017 para el descubrimiento de ondas gravitacionales
Nobel Física 2017 para el descubrimiento de ondas gravitacionales NOBELPRIZE

La Academia Sueca ha otorgado el Premio Nobel de Física 2017 a Rainer Weiss, Barry C. Barish and Kip S. Thorne por el descubrimiento de ondas gravitacionales. El fenómeno fue detectado el 14 de septiembre de 2015  por los dos detectores gemelos del Observatorio por Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO, por sus siglas en inglés), ubicados en Livingston (Louisiana) y Hanford (Washington, EE.UU). La existencia de este tipo de ondas fue predicha por Albert Einstein hace un siglo y su descubrimiento supone una revoluciono en la astrofísica y la apertura de una nueva ventana para conocer el universo.

El evento catastrófico que produjo la denominada onda gravitacional GW150914, tuvo lugar en una galaxia lejana a más de mil millones de años luz de la Tierra. Fue observado el 14 de septiembre de 2015 por los dos detectores de LIGO, uno de los instrumentos científicos más sensibles jamás construido. En dicha observación, se estimó que el pico de energía liberado en forma de ondas gravitacionales durante los momentos finales de la fusión de los agujeros negros fue diez veces mayor que la luminosidad combinada de todas las galaxias en el universo observable.

La academia sueca reconoce el trabajo de Weiss, Thorne y Barish que, tras varias décadas de trabajo, llevó al diseño del experimento y al descubrimiento de las ondas gravitacionales. Lo más interesante de este descubrimiento es que abre una nueva era en la historia de la observación astronómica, pues es la primera vez que obtenemos información del cosmos al margen de la radiación electromagnética. En otras palabras, es como si además de "mirar" el universo empezáramos a registrar cómo se altera el espacio-tiempo.

"Hace 400 años, Galileo miró al cielo y abrió la era de la observación astronómica", recordó David Reitzer, director ejecutivo de LIGO. "Ahora estamos haciendo algo parecido, abriendo la ventana de la astronomía gravitacional”. "Todas las otras ventanas en las que han mirado los astrónomos son electromagnéticas", recordó el propio Kip Thorne durante la presentación de los resultados. Cada vez que se ha abierto una de estas ventanas, ha recordado, ha habido grandes sorpresas. "Y las ondas gravitacionales son tan radicalmente diferentes que podremos tener mayores sorpresas que las que hemos tenido hasta ahora".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba