MEDIOAMBIENTE

La noche polar está llena de vida

Un equipo de investigadores ha estudiado el ecosistema de la noche polar en uno de los fiordos de Svalbard durante tres inviernos seguidos. Su trabajo indica que hay mucha más vida de la esperada y que este periodo de oscuridad es muy importante para la reproducción de muchos organismos.

Los investigadores encontraron un sistema con una actividad biológica frenética
Los investigadores encontraron un sistema con una actividad biológica frenética Carsten Frenzl (Flickr, CC)

Durante muchos años se pensó que durante el frío y oscuro invierno en el océano Ártico reinaba la quietud y la mayoría de criaturas vivas estaban escondidas y aletargadas. Pero el equipo de Jørgen Berge  demuestra esta semana en la revista Current Biology que en realidad se trata de un vergel de vida donde numerosas criaturas se alimentan y reproducen. Los investigadores pasaron tres inviernos consecutivos en Kongsfjorden, en la isla noruega de Svalbard, y registraron las actividades de muchas especies durante el invierno polar. 

“Que tantos organismos estuvieran produciendo luz fue una señal” 

 “De una vez por todas la idea que tenemos de los ecosistemas marinos durante la noche polar”, afirma Berge, investigador de la Universidad del Ártico de Noruega y el Centro Universitario de Svalbard. “La noche polar no es un período si ningún tipo e actividad biológica, como habíamos supuesto. Oculto detrás de la oscuridad hay un mundo de actividad, belleza e importancia para el ecosistema”. 

Berge afirma que los investigadores se inspiraron para mirar más de cerca lo que ocurría durante la noche polar tras un encuentro fortuito que tuvieron en una pequeña barca en medio de un fiordo de Svalbard. “Sobre nosotros había una noche de invierno llena de estrellas, y debajo había incontables “estrellas” verdeazuladas en la profundidad”, producidas por organismos bioluminiscentes, afirma Berge. “Su belleza era tan impresionante, y el hecho de que tantísimos organismos estuvieran produciendo luz fue una señal clara de que el sistema no estaba en modo descanso”. 

En ese momento y lugar decidió hacer un estudio a gran escala y un estudio del ecosistema de la noche polar en uno de los fiordos de Svalbard durante tres inviernos seguidos. En lugar de un ecosistema que entraba en un estado latente, los investigadores afirman que encontraron un sistema con una actividad biológica frenética. De hecho, la diversidad y actividad reproductiva de algunas especies era en realidad mayor durante el invierno que en cualquier otra época del año. 

Un ejemplar de Lebbeus polaris, uno de los crustáceos estudiados (Imagen: Geir Johnsen, NTNU)

Los investigadores descubrieron, por ejemplo, que los copépodos y otros seres que forman parte del zooplancton se reproducían activamente mientras que las vieiras de Islandia seguían creciendo. Trampas con cebos a las que colocaron cámaras de time-lapse revelaron una comunidad activa y abundante de carroñeros en aguas superficiales, incluyendo buccinos, anfípodos y cangrejos. 

Berge afirma que él y sus colegas se sorprendieron sobre todo por los pájaros marinos. “No sólo siguen allí, sino que son capaces de encontrar su comida favorita en total oscuridad” dice, “No sabemos cómo pueden hacer esto, y no sabemos si esto es común en pájaros marinos que pasan el invierno en estas latitudes. Pero sabemos ahora que lo hacen”. 

La actividad de algunas especies es mayor durante el invierno que en otras épocas 

Los descubrimientos llegan en un momento importante, dado el cambio climático. También traen muchas nuevas preguntas sobre cómo estas especies marinas son capaces de subsistir a duras penas durante el invierno, según los investigadores. 

Cuando el hielo que se derrite abre nuevas áreas del Ártico a actividades humanas – desde la industria petrolera a la pesquera y turística, dice Berge. “No podemos asumir si más que la oscura noche polar es un período “seguro” en el que las cosas no están activas. Más bien, resulta que la oscura noche polar es un periodo muy importante para la reproducción de muchos organismos, y como tal, probablemente sea más sensible que durante otras épocas del año”. 

Referencia: Unexpected Levels of Biological Activity during the Polar Night Offer New Perspectives on a Warming Arctic (Current Biology) http://dx.doi.org/10.1016/j.cub.2015.08.024 | Imagen: Carsten Frenzl (Flickr, CC)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba