Libros Generación Z, los jóvenes que dejan viejos a los 'millennials': "Facebook es para padres"

La fundadora y presidenta de ATREVIA, Núria Vilanova, y el director de Deusto Business School, Iñaki Ortega, presentan una guía para entender a los jóvenes nacidos a partir de 1994 y que son 100% digitales 

Mientras que algunos aún están aprendiendo cómo se escribe el anglicismo 'millennial', posiblemente uno de los términos que más ha calado en la sociedad en los últimos años, llega otra "prole" de jóvenes que, con su forma de entender el mundo, les van dejando anticuados. Se trata de aquellos chicos y chicas nacidos a partir de 1994 bautizados como Generación Z y para entender quiénes son estos jóvenes y qué les diferencia con respecto a generaciones anteriores. 'Vozpópuli' entrevista a la fundadora y presidenta de la consultora de comunicación ATREVIA, NúriaVilanova, y al director de Deusto Business School, Iñaki Ortega, quienes acaban de presentar una guía basada en un estudio sobre estos nuevos clientes y trabajadores a los que tendrán que adaptarse los centros educativos y empresas. Son 100% digitales porque se han educado y socializado con internet plenamente desarrollado; el mundo analógico les suena a marciano y redes como Facebook son cosa de padres.

"Comienzan a salir de las universidades para incorporarse al mundo laboral y reclamar su sitio en el mundo. Son la primera generación que ha incorporado internet en las fases más tempranas de su aprendizaje y socialización, y también aquella a la que la crisis ha marcado más directamente su personalidad. Gracias a la democratización de internet, disponen de potentísimas herramientas para cambiar su entorno o el destino al que están llamados", explica Vilanova sobre una generación que supone casi ocho millones de personas según la estadística española y más de un 25% de la población mundial.

Son irreverentes porque no dudan en llevar la contraria a sus padres, profesores o mayores, entre otras cosas porque han sido autodidactas"

Pero si algo define a esta generación de acuerdo a los autores, son las denominadas '4 íes', que, junto a internet, serían: irreverencia, inclusión, inmediatez e incertidumbre."Son irreverentes porque no dudan en llevar la contraria a sus padres, profesores o mayores, entre otras cosas porque han sido autodidactas. Inmediatez como las redes sociales que frecuentan donde todo es rápido y fugaz. La economía colaborativa y la diversidad que abrazan les convierte en inclusivos. El mundo líquido en el que han nacido, en palabras del filósofo Bauman, donde nada es estable y todo cambia, hace que la incertidumbre sea su compañera desde que nacieron en plena crisis global", dice Iñaki Ortega.

Para el 76% de los Z entrevistados en el estudio, España está actualmente en una situación de "estancamiento". Dicen que les aburre la política, pero ejercen su derecho al voto de forma masiva, como refleja el índice de participación de los jóvenes Z mayores de 18 años en las últimas elecciones, que se sitúo en el 78%, superando a la media nacional. A esta 'desafección política' se suma que ya no se conforman con trabajar de porvida para la misma empresa, a un 36% les gustaría montar su propio negocio y sólo un 20,8% aspira a ser funcionario. En 'Generación Z: todo lo que necesitas saber sobre los jóvenes que han dejado viejos a los millennials', Vilanova y Ortega explican por qué todas las compañías deberían empezar a fichar a estos nuevos revolucionarios.

¿Por qué deciden analizar a la generación nacida a partir de 1994? ¿Creen que están acaparando menos atención que los conocidos como 'millennials'?

Iñaki: Creemos que los 'millennials' son una generación estupenda, pero están a caballo entre lo analógico y lo digital. En cambio, los Z nacen cuando internet está absolutamente desarrollado en los hogares y no hay mundo analógico que valga. Creemos que es la generación que dispone de unas herramientas magníficas para cambiar el  mundo. No sé si se hablará más o menos de ellos, pero los 'Z' son clave para entender el mundo actual, si las empresas no les entienden, están abocadas a cerrar.

Mucha gente aún estaba asimilando que significaba ser 'millennial'... ¿tan pronto les han dejado obsoletos? ¿En qué se parecen y en qué se diferencian ambas generaciones?

Iñaki: Los 'millennials' querían, pero no podían. Querían ser emprendedores, pero acababan trabajando por cuenta ajena; querían defender y aplicar todos sus valores en la empresa, pero acababan cediendo; querían la economía colaborativa, pero mataban por comprarse una casa... Les encantan las nuevas formas de viajar y de transporte, pero acaban optando por otras. En cambio, los 'Z' no tienen esas opciones porque para ellos no existe opción entre emprender, lo digital o las nuevas formas de consumir porque es lo único que han conocido.

Para ellos, tener una casa en propiedad o viajar en tu propio coche es una antigualla y el aspirar a tener un trabajo de porvida es una aburrimiento. ¿Qué parte hay de necesidad y de virtud? No lo sabemos. Lo que sí sabemos es que como no han conocido otra cosa y se han educado de esta forma, son las personas llamadas a protagonizar el cambio. Y por eso las empresas queremos tener a los 'Z' trabajando con nosotros, son el paradigma hacia el que caminar.

Para ellos, tener una casa en propiedad es una antigualla y el aspirar a tener un trabajo de porvida es una aburrimiento"

¿Cuándo se da un salto generacional?

Iñaki: Las generaciones se llevan estudiando siglos. Todo el mundo estaba preocupado por saber qué diferenciaba a un padre de un hijo. Tuvo que acercarse ya el siglo XIX para que se identificase que una generación llega cuando la educación y la cultura que reciben los nacidos en una época determinada les hace comportarse de un modo radicalmente diferente y el salto generacional que se ha dado ahora es tan grande que nosotros [los autores del libro] nos parecemos más a nuestros padres y abuelos que a nuestros hijos. La Generación Z es 100% digital y por eso hablamos de salto generacional.

En el libro mencionáis que los encuestados consideran Facebook como "una cosa de padres". ¿Estamos asistiendo a la muerte de Facebook? 

Núria: Yo creo que hay un gran cambio entre los 'Z' y los Millennials porque ahora no hay diferencia entre la vida con redes sociales, la vida en internet y la vida sin ello. No hay diferencia entre la vida 'on' y 'offline' más allá del sueño. Si estamos despiertos, tenemos el móvil en la mano. ¿Cuál va a ser la red social que apasione a los 'Z'? Va a cambiar. En España, nuestros jóvenes se despiertan y lo primero que miran es Instagram y WhatsApp. Parece que Facebook ha quedado apartado, pero sólo hasta que nos dé una sorpresa y lance una nueva versión que sea capaz de enganchar a esta generación. Si lo hacen bien, no les costará, porque es una generación que ha nacido en el cambio y lo ha asimilado, así que está dispuesta a cambiar continuamente.

Si estamos despiertos, tenemos el móvil en la mano. ¿Cuál va a ser la red social que apasione a los 'Z'? Va a cambiar"

Hay muchos españoles, incluidos empresarios, que piensan que estudios o libros como el suyo solo son un invento más de gurús del marketing con fines comerciales. ¿Qué les dirían?

Núria: La Generación Z hará mucho ruido. Los necesitamos. El mundo está ahora en un momento de cambio como nunca había sucedido. Esto no es la cuarta revolución industrial, esto es una revolución total y absoluta. Por tanto, un consejo para las compañías es que pongan un 'Z' en sus empresas. De lo contrario, no serán capaces de entender y gestionar el cambio a la velocidad que va el mundo.

Tengo una amigo empresario que reúne a los más inquietos de su equipo y les pide que piensen continuamente cuál será el 'Uber' que va a transformar el modelo de negocio de su sector. Les pide también que no pierdan ni un minuto en dedicarse a construir barreras, sino que abracen el cambio. A esos empresarios que piensan que el 'Z' es un invento de Deusto y ATREVIA, les diría nque loes incorporasen a sus compañías porque necesitan ese carácter que acepta la incertidumbre. Si no, desaparecerán.

En el libro mencionáis un artículo del periodista Joel Stein para la revista 'Time' titulado 'Millennials: Me Me Me Generation' que calificaba de egocéntricos, entre otros "elogios", a esta generación. Sin embargo, tiempo después, su percepción sobre ellos cambió. ¿Tendemos a menospreciar a las generaciones que llegan después que las nuestras?

Iñaki: Sí, siempre ha pasado. Hasta ahora había algo muy difícil de superar que era el principio de autoridad, si yo tengo edad, yo mando. Si yo tengo el poder, yo mando. Si la casa o el colegio es mío, yo mando. Ahora, tener el poder o la propiedad sirven de poco porque el que manda es quien tiene el conocimiento y lo tiene el que se mueve como pez en el agua en cuanto a digitalización.

En todos los sectores e industrias estamos encontrando un insurgente que está poniendo en peligro al poder establecido. En los seguros, en la banca, en la moda, en el periodismo... Chicos y chicas manejan esas herramientas sobre las que otros tenemos que aprender. En ocasiones tenemos esa soberbia de la edad, pero estos chicos lo traen en el ADN. Aunque primero llaman a la puerta, si no la abrimos, la saltarán.

Ahora, tener el poder o la propiedad sirven de poco. Manda quien se mueve como pez en el agua en cuanto a digitalización"

También habláis de la 'chutzpah', esa irreverencia de los jóvenes que según Saul Singer ha influido en que Israel se convierta en una 'Nación Start-up'. ¿Qué necesitan los jóvenes españoles o sus docentes para entender la irreverencia como algo positivo y no como una falta de respeto a la autoridad? 

Iñaki: No estamos acostumbrados a esa irreverencia, pero tenemos que acostumbrarnos. Esta sería mala educación si no llevase detrás el poder de la razón. Cuando un alumno tuyo te dice que tu cita está equivocada y compruebas que tiene razón, al día siguiente te preparas mejor la clase. Cometerías un error si le suspendes por llevarte la contraria. Además, ese alumno irreverente no va a parar y pedirá que se revise el examen, se irá a instancias superiores hasta demostrarlo y si no, lo publicará en Instagram.

Núria: No hay un problema de falta de respeto, sino de cómo nos podemos ganar ese respeto. Los padres en casa, los profesores en los colegios o los directivos en las industrias ya nunca más van a ser respetados 'porque yo lo digo' o 'porque yo lo sé', ya que, entre lo que sabe un individuo y Google, los 'Z' siempre creen a Google. Nos ganamos el respeto por ayudarles a plantear las preguntas correctas o o al recordarles los valores. El nuevo profesor o el nuevo directivo o el padre que se puede ganar el respeto hoy es el que vuelve al método socrático: 'no quiero apabullarte con lo que sé, sino darte la mano y ayudarte a plantear preguntas que nos ayuden a crecer'. Hoy el buen profesor es el que sabe preguntar escuchar y dialogar.

Por otro lado, aseguran que los contenidos escolares deben caminar hacia lo global, más que a lo local, pues se trata de una generación abierta al mundo. ¿Cómo encaja esto con las peticiones de una mayor autonomía en materia educativa por parte de algunas comunidades?

Lo global no es renunciar a lo local. Desde lo local tienes que llegar al mundo. El problema es cuando lo local se convierte en excluyente y eso es muy poco 'Z'. En internet no te preguntan dónde has nacido o qué idioma sabes, tú aceptas ser amigo de alguien o le das 'Likes' sin saber a quién vota. Sí a lo local, pero sí a la inclusividad y la cooperación. Los 'Z' son menos excluyentes que otras generaciones. Dicen que la política les aburre, pero votan masivamente. Hay compromiso. Es una generación global y abierta, justo lo contrario a nacionalismos o populismos extremos.

Es una generación global y abierta, justo lo contrario a nacionalismos o populismos extremos"

¿Es compatible ese compromiso, esa preocupación por problemas sociales con el egocentrismo que pueden aparentar al estar constantemente publicando fotos de sí mismos?  

Núria: Estamos en una cultura donde la imagen es muy importante. Hacerse un 'selfie' es la manera de compartir y de estar en contacto con tus amigos o con el mundo. No es un rasgo de frivolidad, sino un lenguaje y una manera de conectar. Son muy emocionales, tienen un nivel de implicación importante con todo el mundo. Cada vez hay más start-ups con impacto social que buscan cambiar el mundo. Como dice Iñaki, antes si querías transformar el mundo, creabas una banda de rock. Hoy creas una empresa.

Por un lado, son quienes pueden aprovechar al máximo los dispositivos que surgen. Por otro, pueden caer en el denominado autismo digital. ¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de ser un 'Z'?

Iñaki: Nos preocupa que se escriba más de las amenazas de intenet vinculado a jóvenes y no se hable de las herramientas que tienen entre las manos para cambiar la historia. Además, los mayores pasamos prácticamente las mismas horas delante de una pantalla. No ha habido otra generación con ese poder, los chicos y chicas deben saber que da igual donde hayas nacido, si tenías dinero o no, porque actualmente puedes cambar el mundo con solo disponer de wifi. Obviamente hay amenazas, pero pesan más las oportunidades.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba