Museos

El Museo Thyssen se cubre con una nueva piel en otoño

El 8 de octubre de 1992 se inauguró la pinacoteca. Veinticinco años después renueva su aspecto, durante un mes.

Una imagen de las obras proyectadas sobre la fachada.
Una imagen de las obras proyectadas sobre la fachada.

El próximo 8 de octubre, el museo Thyssen- Bornemisza cumple 25 años. Desde aquel día de otoño de 1992 en el que abrió sus puertas al público, el museo ha ofrecido a madrileños y visitantes las joyas de la colección del barón Hans Heinrich, a las que se incorporaron las obras de Carmen Thyssen. A través de la continuidad que ofrecen ambas colecciones, el visitante puede hacer un recorrido a través de la historia de la pintura europea desde sus inicios en el siglo XIII hasta el final del siglo XX.

Para celebrar el aniversario, la institución ha puesto en marcha una serie de actividades, exposiciones e iniciativas. Una de ellas lleva por título La luz de la pintura. Se trata de una instalación que proyecta las obras más importantes de la colección en diversas pantallas situadas en las fachadas del museo. Una segunda piel que rejuvenece el Palacio de Villahermosa durante todo el mes de octubre, justo ese mes del año en el viento del otoño y la cercanía del invierno despelleja las balconadas y los muros de los edificios. 

70 obras de arististas como Zurbarán, Dégas y Juan Gris recubren el museo como una segunda piel

Las imágenes que podrán ver los viandantes se agrupan en siete secuencias temáticas, que incluyen lmás de 70 piezas, entre ellas:  la Santa Casilda, de Zurbarán y la Bailarina, de Dégas; también Botella y frutero, de Juan Gris; el Puente de Waterloo, de Dérain; la Giovanna Tornabuoni, de Ghirlandahio y Les Vessenots en Auvers, de Van Gogh, son solo algunas de las que se asomarán al Paseo del Prado y a la Carrera de San Jerónimo en los próximos días También se proyectarán vídeos en 3D que ofrecen un viaje por el interior de 12 cuadros que permiten que el público pueda vivir una experiencia diferente y disfrutar de la pintura de otra manera. 

Esta iniciativa busca acercar el arte a la calle, aseguran sus patrocinadores.
Esta iniciativa busca acercar el arte a la calle, aseguran sus patrocinadores.

El proyecto La luz de la pintura ha sido una iniciativa conjunta de la institución y  Endesa, la compañía eléctrica que lleva ya años trabajando en una línea de mecenazgo enfocada en llevar el arte a la calle. Divulgar la cultura en el espacio público. Una muestra del tipo de actividades orientadas a la divulgación tuvo lugar hace muy poco, en julio de este año, al patrocinar la retransmisión gratuita de la ópera Madama Butterfly, de Giacomo Puccini, que se representó en el Teatro Real de Madrid para cerrar la temporada. Más de 200 municipios en toda España disfrutaron de la conmovedora interpretación de la soprano Emornela Jaho en una montaje de Mario Gas.

"Endesa quiere mostrar su compromiso con la apertura del arte y la cultura a la sociedad, a todos los ciudadanos. Y queremos hacerlo prioritariamente a través fórmulas innovadoras, claramente relacionadas con elementos esenciales de nuestras actividades: la electricidad, la luz, las soluciones digitales...", explica Alberto Fernández Torres, director general de Comunicación de Endesa, al momento de aportar detalles sobre esta iniciativa: "En este caso, hemos colaborado con el Thyssen para desarrollar un sistema que saca las obras pictóricas a la calle para hacer del museo algo abierto y accesible. No hay excusas para no disfrutar de nuestras joyas artísticas cuando, simplemente dando un paseo, te encuentras en la calle con ellas. Y creemos también que ello te ha de invitar a dar un paso más para entrar en el museo y verlas al alcance de la mano".


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba