Cultura

Sobre Tito Caula y el prodigio de los que pertenecen al lugar que fotografían y no del que provienen

La Biblioteca de Fotógrafos Latinoamericanos PHotoBolsillo publica un volumen dedicado al fotógrafo Tito Caula, de cuya obra se ha expuesto una selección en las últimas ediciones de PhotoEspaña.

  • Desireé Rolando. Miss Venezuela,1973. © Tito Caula Esta es una de las imágenes incluidas en el libro.
    Desireé Rolando. Miss Venezuela,1973. © Tito Caula Esta es una de las imágenes incluidas en el libro.
  • Jorge Luis Borges, 1978. © Tito Caula
    Jorge Luis Borges, 1978. © Tito Caula
  • Luis Miquilena y Vidalina Bártoli,  en el Congreso de Venezuela. Caracas, ca. 1960. © Tito Caula
    Luis Miquilena y Vidalina Bártoli, en el Congreso de Venezuela. Caracas, ca. 1960. © Tito Caula
  • Ernesto Sábato, fotografiado en 1970.
    Ernesto Sábato, fotografiado en 1970.
  • Pablo Neruda, fotografiado en 1968.
    Pablo Neruda, fotografiado en 1968.
  • Rómulo Betancourt, Carmen Valverde, Jacqueline y John F. Kennedy. Caracas, 1961.
    Rómulo Betancourt, Carmen Valverde, Jacqueline y John F. Kennedy. Caracas, 1961.
  • Sin Título, ca. 1978.
    Sin Título, ca. 1978.
  • Modelo gatuna, ca. 1970
    Modelo gatuna, ca. 1970

Nació en Azul, provincia de Buenos Aires, pero casi toda su obra la hizo en otra ciudad latinoamericana: Caracas. Hijo de un electricista aficionado a la fotografía, aprendió desde muy pronto las claves del oficio con el que se ganaría la vida. Se trata de Tito Caula, alguien cuya obra pone de manifiesto de qué forma las personas pertenecen al lugar en el que miran y no del que provienen.

Cinco años después de haber sido creada por La Fábrica, la Biblioteca de Fotógrafos Latinoamericanos PHotoBolsillo publica un volumen dedicado al fotógrafo argentino, de cuya obra se ha expuesto una selección en las últimas ediciones de PhotoEspaña. Caula ha sido elegido para el inicio de un proyecto de colaboración de La Fábrica con el Archivo Fotografía Urbana, una institución venezolana dedicada a la conservación, difusión e investigación de los distintos tiempos de la memoria urbana a través de la fotografía y otros soportes.

Hijo de un electricista aficionado a la fotografía, aprendió desde muy pronto las claves del oficio con el que se ganaría la vida

Tito Caula (Argentina, 1926 - Venezuela, 1978) se inició en la fotografía muy joven, con apenas 20 años, como fotógrafo de cámara fija dentro de la industria cinematográfica. En 1960, cuando emigró junto a su familia a Venezuela, comenzó su labor como fotógrafo publicitario y documentalista. A la primera dedicó casi todo su quehacer profesional, aunque no pudo jamás dejar atrás la mirada del documentalista, reflejada en algunas de las 63 fotografías en blanco y negro que recorren su trayectoria desde el año 1945 hasta su muerte en 1978.

Según explica el comisario del archivo, Vasco Szinetar, en el prólogo del libro, Caula supo unir y alternar la fotografía por encargo y la desarrollada por la propia intención. Dibujó con su cámara el panorama social y político de la Venezuela del momento, que vivía sus años del Gran Desarrollismo. Reflejó desde sucesos destacados de la vida cotidiana del país, a conflictos y manifestaciones de la naciente democracia, que en aquellos años se abría paso tras la dictadura de Marcos Pérez Jiménez. Las fotografías de Caula sirvieron de crónica periodística, pero también de crónica urbana: en su obra abundan imágenes de la propia ciudad, de sus autopistas, construcciones y edificaciones.

"Tito Caula siempre abordó los temas con un aparente tono menor", asegura Szinetar. "Sin invadir con la cámara fue capaz de captar las miradas de los personajes en su intimidad urbana. No buscó el efecto inmediato sino más bien la sorpresa de los protagonistas en un silencio activo”. Esa capacidad de mirar sin asaltar el espíritu de lo retratado que apunta Szinetar se expresa en instáneas como la que hizo a Jorge Luis Borges, una fotografía en la que el escritor argentino permanece sentado en un sofá, aislado, sólo con ese aire desvalido y amenazante de quienes habitan una neblina.

"Tito Caula no buscó el efecto inmediato sino más bien la sorpresa de los protagonistas en un silencio activo”, asegura Szinetar

Su día a día era un desfile de personajes: misses, intelectuales, políticos. Entre sus trabajos fue reportero fotográfico en las revistas Élite, Momento, Páginas y Venezuela Gráfica, trabajó también para la Confederación de Trabajadores de Venezuela y fue acreditado por el Círculo de Reporteros Gráficos de Venezuela. En 1967 fundó su estudio Artyphot. No llegó a ver su obra expuesta en ningún museo, pues no sería hasta los años noventa cuando comenzó a ser considerado como autor más que un fotógrafo de encargos. Parte del cambio en la recepción de su obra provino de la exposición organizada en 1995 por la Galería de Arte Nacional de Caracas comisariada por José Antonio Navarrete. Para aquel entonces, Tito Caula llevaba 17 años muerto. Sometido a un frenético ritmo de trabajo, y castigado su cuerpo con una ingesta exagerada de tabaco y cigarrillos, se desplomó en su estudio tras sufrir un derrame cerebral.

Su obra, que se sujeta en una mirada contemporánea a pesar de haber sido hecha hace ya más de cuarenta años, ha sido revisitada por muchos creadores jóvenes, como es el caso de Ángela Bonadies, quien expuso recientemente Cartografías de un territorio compartido en PhotoEspaña. Bonadies, quien explora las posibilidades artísticas del archivo fotográfico, opone y revisita sus imágenes. La exposición, que se celebró en Zaragoza, proponía varios ejercicios de intercambio desde la fotografía, la memoria, el archivo y la copia, e indaga el archivo fotográfico desde la poética. En ocasión de ampliar la mirada y propiciar el debate para dar a conocer su obra, este miércoles 25 de noviembre la artista y comisaria Diana López y el escritor y editor Doménico Chiappe presentarán el libro y sobre el trabajo de su obra.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba