Cultura

Eslava Galán y los pecados capitales de la historia de España: "Isabel II era adicta al arroz con leche y el sexo"

Si hay alguien que se ha dedicado a levantar una historiografía cotidiana de España, ése ha sido Juan Eslava Galán. En esta oportunidad, el autor se emplea a fondo con Lujuria (Destino), la primera entrega de la serie Pecados capitales de la historia de España a la que seguirá la dedicada a la avaricia, también escrita por Eslava Galán.

Desde el siglo XIX hasta la Transición, el escritor repasa con humor la historia de la sexualidad en España.
Desde el siglo XIX hasta la Transición, el escritor repasa con humor la historia de la sexualidad en España. EFE

Se pregunta quien lo escucha y lo mira, así, de lo más normal, sentado en un sillón blanco…¿Hay algo que Juan Eslava Galán no haya investigado? ¿Existe resquicio de la vida española que él no haya peinado con la lupa laboriosa del historiador? Parece que no, porque si existe algo así como una historiografía de lo cotidiano español, seguro lleva su impronta.

Desde el siglo XIX hasta la Transición, el escritor repasa la historia de la sexualidad en España, pasando de las aficiones de Isabel II y Alfonso XIII al "destape".

Tan sólo con su saga histórica para incrédulos –de la que sólo citaremos suHistoria de España contada para escépticos  para evitar la repetición- da para rato. Aunque en esta ocasión, el asunto varía. El escritor vuelve al ataque con Lujuria, un ensayo editado por Destino, la primera entrega de la serie Pecados capitales de la historia de España a la que seguirá la dedicada a la avaricia, también escrita por Eslava Galán.

Desde el siglo XIX hasta la Transición, el escritor repasa con humor la historia de la sexualidad en España, pasando de las aficiones de Isabel II y Alfonso XIII al "destape", de las épocas más liberales durante las dos Repúblicas a las situaciones "absurdas e hilarantes" provocadas por la Iglesia y la censura franquista en su cruzada antilujuria.

-¿Puede existir algo como la lujuria en España? Bueno, existiría, pero totalmente escondida. 

-Estuvo siempre diluida en la doble moral en la que siempre ha vivido España y que afectaba a las clases medias que no al pueblo más bajo ni la aristocracia, liberadas de aquella moral hipócrita volcada en el qué dirán.

-En el siglo XIX, que además lo alude en el libro, aun siendo un siglo tremendamente conservador, puede que tenga una de las monarcas más desenfrenadas sexualmente hablando...

-Bueno, eso hay que verlo en su contexto. Isabel II no era del todo muy lúcida. Se inició en el sexo a los 13 años. Isabel II se obsesionó con dos cosas: el arroz con leche, comía fuentes enteras de arroz con leche, y el sexo. Era como un cañón giratorio, se cepillaba todo lo que veía cercano.

"Isabel II se obsesionó con dos cosas: el arroz con leche, comía fuentes enteras de arroz con leche, y el sexo"

-En una España donde el sexo era un tema masculino. El adulterio no estaba planteaba para la mujer, por eso chirriaba el desenfreno de Isabel II.

-Por eso, porque fue un caso extraño. Bueno, la esposa de Carlos IV dijo a confesar que ninguno de sus hijos era del Rey. Esto viene a confirmar que en la aristocracia el tema de la doble moral, más bien poco.

-Pero bueno, todo sea dicho, pasan los años y la cosa sigue igual. Somos capaces de tolerar que los reyes tengan amantes pero no nos planteamos que una reina los tenga, por ejemplo.

-Esta sociedad es tradicionalmente permisiva con los hombres. El Rey tiene n rosario de amantes perfectamente conocidas, Corinna es la última.

-Es decir, para unos sí pero para otros no. Una expresión crónica de la doble moral.

-Desde siempre.

-¿Y cómo pasamos de la España católica a la del destape?

-En la España de la República en lo que a temas sexuales se refiere estábamos completamente equiparados con Europa, aquí había clubes nudistas, revistas pornográficas, literatura erótica. Aparece la colisión entre conservadores y liberales, que viene desde el XIX, y que se expresa en fascistas y republicanos. Una vez ganada la guerra, Franco deja en manos de la iglesia la moralidad pública. Los obispos imponen una moralidad estrecha. Hasta dictan la moda y por dónde debe ir la falda de la mujer. Todo eso está represado durante 40 años. AL morir Franco eso fue una explosión… Pero lo curioso es que se dio una evolución.

"En la España de la República en lo que a temas sexuales se refiere estábamos completamente equiparados con Europa"

-¿Cuál?

-Pues con el destape el pueblo español aparcó la doble moral. Cuando yo era joven era impensable que yo llevara una chica a casa. Las generaciones siguientes sí lo hicieron de manera más natural. Eso los alcanzó la sociedad española.

Juan Eslava Galán (Jaén, 1948) es doctor en Letras. Entre sus libros destacan: Historia de España contada para escépticos, Una historia de la guerra civil que no va a gustar a nadie, Los años del miedo, 1939-1952, El catolicismo explicado a las ovejas, De la alpargata al seiscientos, 1953-1959, Homo erectus y Templarios, griales, vírgenes negras y otros enigmas de la Historia. Es autor de las novelas En busca del Unicornio (Premio Planeta, 1987), El comedido hidalgo (Premio Ateneo de Sevilla, 1991), Señorita (Premio de Novela Fernando Lara, 1998), La Mula (2003) y Rey Lobo (2009).


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba