Cultura

Cataluña debe devolver los frescos de Sijena, sí o sí: Aragón ejecuta la sentencia para recuperarlas

La portavoz cultural ha aclarado que no se trata de las 97 pinturas y piezas de arte, algunas de ella ya en Aragón, sino de los frescos.

La sentencia destaca que las pinturas murales fueron arrancadas en 1936 incumpliendo la ley de patrimonio artístico vigente en la época. Por tanto, Cataluña debe devolverlas a Aragón antes del 25 de julio.
La sentencia destaca que las pinturas murales fueron arrancadas en 1936 incumpliendo la ley de patrimonio artístico vigente en la época. Por tanto, Cataluña debe devolverlas a Aragón antes del 25 de julio. - Imagen museunacional.cat

La consejera de Educación y Cultura de Aragón, Mayte Pérez, ha anunciado que pedirá una "ejecución provisional" de la sentencia que insta a la Generalitat a devolver al Monasterio de Santa María de Sijena (Huesca) las pinturas murales reclamadas, al tiempo que se opondrán a las alegaciones presentadas por Cataluña. La portavoz cultural ha aclarado que no se trata de las 97 pinturas y piezas de arte también propiedad del convento, sino de los frescos.

El asunto viene de lejos. Aragón y Cataluña llevan más de dos años enfrascados en la disputa por el casi centener de objetos de arte. A ese conjunto se suma una segunda parte del reclamo:  una serrie de pinturas murales. Según la sentencia dictada por el tribunal de Primera Instancia de Huesca que ordenaba al Museu Nacional d'Art de Catalunya (Mnac) la inmediata devolución de las pinturas a la Sala Capitular del Real Monasterio de Villanueva de Sijena, estas fueron arrancadas en 1936 incumpliendo la ley de Patrimonio artístico vigente en la época.

Aquel documento echa por tierra la explicación de una supuesta venta, ya que estos no fueron objeto de una transacción económica. Estos fueron arrancados en dos tandas (la primera en 1936 y la segunda en 1960) y n trasladados a Cataluña únicamente para facilitar su restauración, no con ánimo de dejarlos allí de forma permanente. En otras palabras: se trataba estrictamente de un depósito en calidad tempora, que se extingue forzosamente cuando sus legítimos propietarios las reclaman. Para ello, la única condición era que estuviera restaurada la Sala Capitular del Monasterio de Sijena, restauración que culminó hace ya 25 años.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba