Cultura

Festival de Cine de San Sebastián: un monstruo llamado Sigourney Weaver

La actriz estadounidense recibe este miércoles el premio Donostia en el Festival de Cine de San Sebastián.

La actriz estadounidense Sigourney Weaver posa  en San Sebastián donde esta noche recogerá el premio Donostia en reconocimiento a su carrera.
La actriz estadounidense Sigourney Weaver posa en San Sebastián donde esta noche recogerá el premio Donostia en reconocimiento a su carrera. EFE

La actriz estadounidense Sigourney Weaver ha leventado una nube de autógrafos y selfies nada más llegar al Hotel María Cristina, en San Sebastián, donde recoge este miércoles el segundo Premio Donostia de esta edición del festival de cine. Weaver es una de las protagonistas de la nueva película de Juan Antonio Bayona, Un monstruo viene a verme, que se presenta fuera de concurso en la sección oficial.

Weaver recibe esta distinción del Festival de San Sebastián en reconocimiento a toda su carrera. A sus 66 años, candidata al Óscar en tres ocasiones por la secuela Alien, Gorilas en la niebla y Armas de mujer, ha viajado a España para  recoger el premio honorífico del Zinemaldia, además de presentar largometraje Un monstruo viene a verme, de la que es protagonista junto a Felicity Jones,Lewis MacDougall, Liam Neeson, Toby Kebbell y Geraldine Chaplin. Será la tercera visita de Sigourney Weaver al Festival, tras presentar Alienen 1979 y Mi mapa del mundo en 1999. Es la vigésima actriz en recibir este galardón, que en 2016 cumple 30 años.

Tras su debut en 1976 con Woody Allen en un pequeño papel en Annie Hall, Sigourney Weaver se convirtió a finales de los 70, y sobre todo en los años 80, en una representación pionera de la mujer emprendedora, aguerrida y protagonista tanto de situaciones de acción y aventura, como en un clásico de la ciencia-ficción Alien de Ridley Scott, el enorme éxito popular de Los cazafantasmas, de Ivan Reitman, o Gorilas en la niebla, de Michael Apted, como en el mundo laboral en ‘Armas de mujer’, de Mike Nichols, junto a Harrison Ford y Melanie Griffith.Su rotunda personalidad dio lugar también a destacados papeles dramáticos, como los de La muerte y la doncella, de Roman Polanski o ‘La tormenta de hielo’, de Ang Lee en los años 90. En los últimos años ha encontrado su mayor éxito en ‘Avatar’, en cuyas secuelas previstas también participará. También volvió a trabajar con Ridley Scott en 2014 en Exodus: dioses y reyes. 

Los hitos de su carrera

Trabajó también con Peter Weir a Roman Polanski o Ang Lee, la protagonista de Cazafantasmas ha trabajado con algunos de los directores de cine más prestigiosos de las últimas décadas en títulos como "La muerte y la doncella", "El año que vivimos peligrosamente" o "La tormenta de hielo". Pero fue la saga de Alien -a la que regresará próximamente de la mano de Neill Blomkamp- la que la catapultó como primera heroína moderna del cine de acción. "Tuve mucha suerte al hacer un personaje como Ripley", ha señalado la actriz. "Creo que la ciencia ficción es un género no suficientemente apreciado, es un área en el que los creadores imaginan cómo será la vida en el futuro, y eso es cautivador y relevante", dijo en declaraciones a la prensa este miércoles, en San Sebastián.

"La ciencia ficción no va de efectos especiales y 'transformers', como muchos en Estados Unidos parecen creer, sino que se trata, como decía James Cameron, de lo que significa ser humano", ha precisado la intérprete, que precisamente rodará con Cameron las tres próximas secuelas de Avatar. Hija de un ejecutivo de televisión y de una actriz británica que se retiró para cuidar a su familia, Weaver estudió Literatura Inglesa en Stanford e interpretación en la Escuela de Yale, donde coincidió con Meryl Streep. "En realidad mis motivos iniciales para ser actriz son muy poco profundos", aseguró. "Pensé que sería divertido y no sabía qué otra cosa hacer. Me atraía la ecología, el periodismo, pero no me decidía y pensé en ser actriz durante un tiempo hasta tenerlo más claro".

Bayona, un monstruo con aplausos

Ahora, la actriz estrena Un monstruo viene a verme, el tercer largometraje de José Antonio Bayona (Barcelona, 1975), que cierra una trilogía de historias intensas protagonizadas, sobre todo, por el vínculo entre madres e hijos. Por su película de debut, El orfanato (2007), estrenada en la Semana de la Crítica de Cannes, Bayona recibió siete Goyas, entre ellos el premio al mejor director novel. La segunda, Lo imposible(The Impossible, 2012) se presentó en la Sección Oficial fuera de concurso en San Sebastián, y obtuvo cinco premios Goya, incluido el de mejor dirección, además de estar nominada en los Oscar y los Globos de Oro por la interpretación de Naomi Watts. El próximo proyecto de Bayona, que en 2013 recibió el Premio Nacional de Cinematografía en el marco del Festival, es la dirección de la secuela de Jurassic World.

Durante su estreno en el Festival, el filme conmovió en su presentación, fuera de concurso, en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián y que, según su director, aborda "el miedo que da enfrentarse a la verdad". "La verdad puede ser muy dura de escuchar", aseguró Bayona sobre esta cinta, un drama que adapta la novela homónima de Patrick Ness, acerca de un niño que recurre a su imaginación para afrontar la enfermedad terminal de su madre. Rodada a finales de 2014 entre Inglaterra (los exteriores) y unos estudios de Barcelona, Un monstruo viene a verme es una producción de Apaches y Telecinco Cinema que llegará a los cines españoles el próximo 7 de octubre. En Estados Unidos se estrenará en diciembre, en plena pretemporada de los Óscar, lo que hace augurar que tenga posibilidades para los premios de Hollywood.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba