Automoción

Prueba del MItsubishi Outlander PHEV

Mitsubishi es una de las marcas que claramente apuesta por la tecnología híbrida-enchufable, desarrollada sobre el Outlander PHEV; ofrece en ciudad las ventajas de un eléctrico y, en carretera, no sufre los problemas de falta de autonomía.

  • Mitsubishi Outlander PHEV.
    Mitsubishi Outlander PHEV.
  • Enchufándolo a una red convencional de 220V, la batería se carga en unas 5 horas.
    Enchufándolo a una red convencional de 220V, la batería se carga en unas 5 horas.
  • La palanca del cambio permite elegir diferentes modos de funcionamiento del sistema de regeneración eléctrica.
    La palanca del cambio permite elegir diferentes modos de funcionamiento del sistema de regeneración eléctrica.
  • El cuadro de instrumentos difiere de otros Outlander, con información específica del sistema híbrido.
    El cuadro de instrumentos difiere de otros Outlander, con información específica del sistema híbrido.
  • El salpicadero ofrece abundante información en la pantalla central.
    El salpicadero ofrece abundante información en la pantalla central.

Pulsas el botón de arranque y no hay ruido alguno que llegue al habitáculo. Un silencio que se mantiene al iniciar la marcha fruto de la entrada en funcionamiento de los dos motores eléctricos, uno por eje, encargados de la propulsión hasta los 120 km/h… siempre y cuando las baterías cuenten con algo de carga. Y lo hace con un empuje inmediato fruto de los 82 CV que desarrollan y proporcionando una conducción ante todo muy suave y agradable en ciudad, en la que aprovechando los distintos modos de recarga de las baterías –las levas en el volante nos permiten seleccionar entre cinco modos de frenada regenerativa- podemos llegar a disfrutar de verdad de los 50 kilómetros de autonomía que anuncia el Outlander PHEV.

Cuenta con otras dos opciones para salvaguardar las baterías, un modo “Save” que permite preservarla en carretera para luego utilizarla en ciudad y un modo “Charge” a través del propio motor de gasolina tanto en marcha como en parado, modo este último que, en poco más de media hora, puede recargarla por completo con un consumo aproximado de algo menos de 2 litros de combustible. Conectándola a la red eléctrica convencional de 230 voltios, necesita algo menos de cinco horas para cargarse completamente.

Hasta 120 km/h funciona como un híbrido no convencional, con el motor gasolina de 121 CV entrando en uso pero no para impulsar las ruedas, sino para cargar las baterías. Por encima de esa velocidad, el Outlander PHEV se convierte ya en un híbrido en el que el motor de gasolina es el principal impulsor pero recibiendo la ayuda del motor eléctrico trasero para entregar una potencia máxima conjunta de 203 CV. Quizás no da la sensación en carretera de estar ante semejante cifra de potencia –pesa cerca de 220 kilos más que un Outlander con motor diesel- pero se mueve con mucha soltura y mantiene elevados cruceros en carretera incluso cuando abordamos un tramo con mucha pendiente. Sientes en ese momento de iniciarlo cómo el motor eléctrico entra en acción manteniendo el ritmo de marcha con total sencillez.

En curva, con más peso y deriva en curva que el Outlander diésel, el PHEV se desenvuelve con menos agilidad, aunque mantiene un buen aplomo en la trazada y no obliga a bajar mucho el ritmo, pero en tramos de curvas muy seguidas no alcanza la eficacia de su hermano diésel. Eso sí, el confort en largas distancias es incluso superior, con una amortiguación muy equilibrada y un funcionamiento más agradable del sistema híbrido respecto al diésel.

Y como SUV que es, y más siendo un Mitsubishi, el PHEV también hace gala de un sistema de tracción total gracias a los motores eléctricos de cada uno de los ejes. Dispone de una tecla para el bloqueo manual del reparto de par, pero por peso y neumáticos -monta de carretera de baja fricción- pero no conviene meterse en demasiados líos con él fuera del asfalto, y mejor limitarse a pistas o caminos en mal estado.

Por dentro, la principal diferencia la encontramos en un cuadro de instrumentos adaptado a la información del sistema híbrido/eléctrico y a unas plazas traseras en las que se prescinde de la tercera fila de asientos para poder ubicar la batería de iones de litio debajo del habitáculo. Pierde unos 50 litros de volumen de maletero -que se abre y cierra de forma eléctrica- quedándose en 498. Un modelo, por tanto, de carácter familiar, muy agradable de conducir, con cinco amplias plazas, un buen maletero… y un precio elevado justificado por su tecnología. Moverse en ciudad en completo silencio y a coste muy bajo son dos argumentos que animarán a más de uno de darse este capricho en forma de un SUV diferente a todo.

FICHA:

DATOS COMERCIALES:  Modelo: Mitsubishi Outlander  Versión: PHEV Kaiteki  Precio: 39.395 euros (descuentos incluidos)

DATOS TÉCNICOS  Motor: 4 cil. en línea + 2 eléctricos con baterías de litio   Cilindrada: 1.998 cm3  Potencia máx. conjunta: 203 CV   Par máximo: 195 Nm   Tracción: Total permanente  Caja de cambios: Automática   Dimensiones: 4,65 / 1,81 / 1,68 m  Peso: 1.885 kg  Depósito de combustible: 45 litros  Capacidad del maletero: 498 l.

PRESTACIONES  Vel. máxima: 170 km/h  Acel. 0 a 100 km/h.: 11,1 seg  Consumo en recorrido de pruebas: 7,1 l/100 km  Autonomía en carretera: 634 km.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba