Al dente

"Uno de los tíos más importantes del puto planeta"

Francisco Camps perdió la oportunidad de reunirse con "uno de los tres tíos más importantes del puto planeta", dixit "El bigotes," ese amigo del alma que le organizó al entonces presidente de la Generalitat valenciana una entrevista con el que era en 2008 el gobernador de Nuevo México y luego secretario de Comercio con Obama, Bill Richardson. ¡Qué curioso! A Richardson se le acabó llevando por delante un caso de corrupción por favorecer a una empresa. Al final va a resultar que la influencia maléfica de los 'Correa boys' ha llegado hasta a los Estados Unidos después de pasar por Madrid y por la Comunidad valenciana.

El goteo de conversaciones telefónicas en el juicio del 'caso Camps' pone a prueba al más pintado,  aunque tenga un estómago a prueba de bombas y carezca del sentido de la vergüenza, incluso sin derivarse de muchas de ellas una actuación delictiva. Es verdad que cualquiera de nosotros no soportaríamos sin sonrojarnos la transcripción de nuestras llamadas y eso que no formamos parte de ese exquisito grupo que sirvió y se sirvió de cargos públicos del PP para vivir su millonario pelotazo.

No perdamos de vista lo que está pasando en Andalucía. Tres, tres informes hubo de la Intervención General de la Junta en los que cuestionaba el procedimiento administrativo por el que se financiaban los expedientes de regulación de empleo y a las empresas en crisis. El primer informe, de 2005, hablada de un desfase presupuestario de 38 millones de euros. En 2006 y 2007 ocurrió otro tanto, pero los responsables políticos de la Junta que recibieron dichos informes no consideraron esos millonarios desfases como algo que les debiera inquietar en demasía. Los argumentos esgrimidos después son de traca: los ERE estuvieron bajo control pero pudo haber un uso indebido (durante años, agrego yo) de los fondos ¿Y esto cómo se come?

Pues la intención es que se lo coma en exclusiva el ínclito ex consejero de Empleo Antonio Fernández Guerrero, quién confesó haber manejado sin control 647 millones de euros de los que se beneficiaron no sólo él, sino otros cargos públicos del Gobierno autonómico, dirigentes del PSOE y militantes amigos. Éste sí que debía sentirse "uno de los tres tíos más importantes del puto planeta". Mientras, los que debieron haber controlado, miraban para otro lado.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba