Al dente

Del cuñado del Príncipe de Asturias

El calendario político de la semana que viene es de auténtico vértigo. Los que estamos en este negociado llegaremos a la cena de Nochebuena derrengados, con pocas ganas de comentar con la familia los detalles de la composición del nuevo Gobierno, del discurso de Mariano Rajoy o las primeras decisiciones del Ejecutivo en un Consejo de Ministros que debe actuar y hacerlo rápido.

Lunes y martes debate y votación de investidura. Juramento del cargo de Rajoy. Reunión con Don Juan Carlos para comunicarle la composición del Gobierno. Miércoles, cena de Navidad del PP de Madrid con el jefe del Ejecutivo; la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, y Alberto Ruiz-Gallardón, quien, a estas alturas no sé si será ya ex alcalde, vicepresidente, ministro o vete tú a saber. Jueves, jura o promesa de los ministros. Fotos, muchas fotos de los traspasos de cartera. Entrante y saliente sonriendo, sobre todo el primero y no tanto el segundo. Lotería nacional, este año tampoco nos ha tocado. Viernes, Consejo de Ministros, más nombramientos y primeras medidas económicas. La lucha contra el déficit manda. Después de todo esto uno no puede llegar a la cena de Nochebuena el sábado en condiciones para aguantar a los cuñados,esa figura sin la cual la historia de las familias de España hubiera sido mucho menos sangrienta.

Hablando de familia política. No, nuestra semana de locos no terminará el viernes después del Consejo de Ministros. El sábado, antes de la cena y con las zambombas de fondo, nos acercaremos a la tele para ver el tradicional discurso navideño de Su Majestad el Rey.Todo oídos. El 'share' por las nubes. Da igual lo que diga sobre la crisis o el futuro porque lo interpretaremos en clave familiar, pero de la Familia Real. Habrá que calcular cuánto hay de aportación del Príncipe a ese discurso, porque Don Felipe está muy, pero que muy enfadado con su cuñado, Iñaki Urdangarin, y él no puede cambiarle a la sección de Deportes de la Zarzuela, como ha hecho el Museo de Cera de Madrid con su figura. Eso sí que es clarividencia.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba