Al dente

Entre Rubalcaba y Chacón, Emiliano García Page

Muy crudo lo tiene el PSOE en su laberinto interior, tanto o más que de puertas afuera, entre otras cosas porque si las cosas fueran electoralmente bien, la madeja interna se desharía como por arte de magia. Cosas del poder, que une mucho y crea buenos compañeros de viaje. Ya se sabe que en la oposición hace mucho frío, y tal y como van los socialistas corren el riesgo de hibernar durante largo tiempo. En Ferraz hay quien recuerda aquellos 17 años que los socialistas franceses estuvieron fuera del Elíseo, matándose entre ellos, hasta que sobrevino la crisis y las urnas se llevaron por delante a Sarkozy.

En Ferraz se debaten entre la idea de que Rajoy no aguantará o, por el contrario, logre remontar con la ayuda de un cambio de ciclo europeo que venga a echarle una mano. Pero mientras esa duda se despeja, ellos tienen en sus manos la gestión de su crisis, una de las peores que se recuerdan, incluso más grave que aquella de 1979 cuando Felipe dejó el partido ante la resistencia de los suyos a abandonar el marxismo estatutario.

El batacazo de las vascas y gallegas y el más que previsible descalabro en las catalanas han agitado las aguas socialistas hasta provocar la reaparición de Carme Chacón, que con su proclama antiindependentista pretende que la caída electoral del día 25 no la arrastre al objeto de mantener intactas sus posibilidades de cara a las primarias. Frente a este movimiento, Alfredo Pérez Rubalcaba ha dejado claro que se queda, que continúa, que una mayoría lo puso en la secretaria general y que nadie le ha pedido que se vaya.

El enfrentamiento parece servido entre ambos, salvo que surja una tercera vía porque no son pocos los que se niegan a elegir entre papá y mamá. Ahí surge de nuevo el nombre del alcalde de Toledo, Emiliano García Page, cuyo principal hándicap es no tener un asiento en el Congreso de los Diputados, de lo que, por cierto, se encargó Rubalcaba a la hora de elaborar las candidaturas del 20-N, lo que merma mucho las posibilidades de encontrar un repuesto.

Sea o no con escaño en la Cámara Baja, García Page puede ser el que pesque finalmente en las aguas revueltas del socialismo español, después de que otras opciones, o "autoopciones", como la del líder de los socialistas madrileños, Tomás Gómez, provoquen estupor y asombro. García Page es de los pocos socialistas que consiguió aguantar el "oleaje" popular de mayo del año pasado y eso, a estas alturas, es mucho, muchísimo. De hecho, casi un milagro, aunque se trate de una formación laica.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba