Al dente

Mari Carmen españolea en Olula del Río

Echo mano de google maps para ubicar la localidad almeriense de Olula del Río. No conozco la zona, pero todo el mundo habla ahora de ella tras haber sido elegida para el estreno de Carme Chacón como aspirante a la secretaría general del PSOE. Sus raíces familiares arraigan allí, pueblo que vio nacer a su padre. La página web de la localidad cuenta que la zona creció en el siglo XVIII gracias al cultivo de los gusanos de seda, lo que la convirtió en destino de los comerciantes genoveses, pero eso fue algunos siglos después de que los moriscos expulsados de sus tierras, durante la conquista de Almería por los Reyes Católicos, se echaran al monte donde "se transformaron en bandoleros sádicos y refinados de la sierra" (sic). Son solo dos apuntes, cogidos a voleo, y que retratan la historia de un pueblo que es la historia más o menos repetida de todos los pueblos de España, con sus luces, sus sombras y sus gamas de grises.

Y a ese pueblo y a esas historias ha regresado Carme Chacón, a los orígenes andaluces de su padre, para presentarse como candidata nacional, para despegarse adherencias del mismo PSC del que ha sido abanderada en los últimos lustros y entonar de nuevo ese ¡Viva España! que tanto gritó siendo ministra de Defensa y que a José Bono le parecieron pocos. Han hecho mella en ella no sólo las palabras de Bono sino, sobre todo, las de su oponente, Alfredo Pérez Rubalcaba, cuando en su primer discurso de candidato al liderazgo del PSOE dijo que los socialistas debían decir lo mismo en todos los sitios por ser un partido nacional, lanzando una andanada a un PSC que ya no sabe a quién apoyar porque se siente traicionado por todos.

Pero el problema para Carme Chacon es que también es prisionera de sus palabras ¿Qué va a hacer con su promesa electoral del pasado 17 de septiembre, día que fue ratificada cabeza de lista por Barcelona para las últimas elecciones generales? "Quiero encabezar un proyecto para Cataluña que tenga a los catalanes y a sus problemas en el centro de sus prioridades", dijo entonces. Ahora busca un baño de 'españolidad', una pátina, un barniz, que elimine las susceptibilidades de muchos sobre su auténtico sentido de Estado, de país. Tan sólo le falta trasnmutar su Carme por Mari Carmen. Tiempo al tiempo.

Todos a Olula del Río, convertido en símbolo de España.

(twitter: @delahozm)


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba